¿Por qué un emprendedor debería saber un mínimo sobre contabilidad?

contabilidad para emprendedoresSeamos honestos, cuando hablamos de contabilidad la mayoría de la gente piensa en una disciplina aburrida llena de papeles y números. Tienen la vaga idea de qué tiene que ser algo útil o una obligación legal, pero nada más. Sin embargo, pese a tener tareas repetitivas y no siempre divertidas, la contabilidad es una mina de información sobre la situación de la empresa, y nunca debería menospreciarse. Es más, creo que cualquier emprendedor debería tener al menos unas nociones de la disciplina.

Tienes información por todos lados

Si tienes curiosidad por aprender sobre contabilidad, tienes a tu disposición centenares de páginas y recursos. Puedes seguir una formación con los fundamentos. Puedes ir a páginas especializadas y aprender a hacer registros. Por ejemplo, en este sitio tiene mucha información al respecto. Y por supuesto, puedes preguntar a tu gestor o la contable que trabaja en tu empresa si tienes cualquier duda.

¿Para qué sirve la contabilidad?

No voy a explayarme mucho en explicar los beneficios que aporta la contabilidad, porque ya publiqué un artículo al respecto hace algún tiempo. Bastará con que te diga que gracias a la contabilidad, tienes la posibilidad de conocer en tiempo casi real la situación de patrimonio de la empresa y la evolución de sus resultados financieros.

Para cualquier empresario o manager, una buena contabilidad analítica permite establecer un seguimiento de la actividad, con comparativas respecto a objetivos o ejercicios pasados. Todo eso a su vez permite pilotar el negocio, identificar puntos de mejora, y tomar acciones.

Y como la contabilidad es un registro financiero de todo lo que ocurre en el negocio, también es un útil excelente para evitar fraudes y saber en todo momento cual es la situación de la empresa.

¿Por qué un emprendedor debería tener nociones de contabilidad?

Yo veo al menos dos grandes motivos:

  • Por un lado, la contabilidad solamente sirve si se registra correctamente. Un empresario debe ser capaz de ver si los estados financieros reflejan fielmente la situación. Y además, los registros deben estar al día. No se puede ir contabilizando cosas meses después.

Un emprendedor que no entienda nada de contabilidad no será capaz de detectar este tipo de problemas.

  • Por otra parte, a veces es necesario tomar decisiones contables que afectan significativamente la marcha del negocio. Al contrario de lo que puede opinar la gente, una parte de la contabilidad es flexible y depende de decisiones y opiniones.

De nuevo, sin un conocimiento básico, el empresario no podrá determinar las decisiones a tomar por el bien de su negocio.

Una disciplina en evolución constante

El principio de contabilidad en partida doble que se inventó en la edad media se sigue aplicando hoy en día. Pero poco tiene que ver la disciplina actual con aquellos registros rudimentarios de los monjes de la época. Hoy la contabilidad es un campo muy amplio y complejo, que evoluciona constantemente.

Normalmente, el principal motor de esa evolución es la legislación fiscal, pero también influyen otros factores como la globalización de las normativas y el proceso de integración europea.

En España, el organismo que custodia los “libros sagrados” de la disciplina es el ICAC, o Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas, que depende del Ministerio de Economía. Si este artículo ha despertado en ti una sed insaciable de conocimientos contables, puedes visitar su web y consultar la normativa.

Artículos relacionados:

¡Compartir es vivir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *