5 estrategias para aumentar los ingresos de tu tienda física

aumentar ingresos tienda físicaEl comercio es un sector muy competido, y conseguir que los clientes se gasten el dinero en tu establecimiento no es fácil. Para ayudarte a reflexionar sobre estrategias para aumentar los ingresos de tu tienda física, te propongo 5 opciones interesantes. Podrás analizar cada una, y valorar si podría funcionar en tu negocio. O quizás simplemente te sirvan de inspiración para encontrar otra estrategia efectiva que no habré incluido en el artículo.

Ofrecer productos adicionales

Diversificar la oferta es una gran opción para conseguir que tus clientes actuales acaben comprando más productos, o que nuevas personas vengan a visitar tu tienda. Obviamente, tienen que ser artículos relacionados con el nicho de mercado que estás explotando, pero pueden tener una relación indirecta. Por ejemplo, una perfumería puede vender algunos productos de bisutería, una tienda de ropa ofrecer complementos o una papelería vender chuches.

Pero también, y sobre todo, deberías analizar la posibilidad de ampliar la oferta dentro de las gamas de productos que ya tienes. Es decir, ofrecer más opciones a tus clientes para elegir, dentro de cada tipo de artículo que ya estás vendiendo. Está claro que puede tener un coste financiero, porque te obligará a tener más existencias de género. Pero no solo te puede permitir vender más, sino también conocer mejor lo que le gusta a tu clientela, y adaptar tu oferta en función de los productos que más se venden.

Colocar artículos en la línea de caja para aumentar los ingresos de tu tienda

En los últimos años, muchos tipos de comercios han adoptado esa estrategia. Se trata de colocar productos de precios relativamente bajos en el camino hacia las cajas. De alguna manera, es una ampliación del truco de toda la vida que usan los supermercados, exponiendo chicles y pilas al lado de las cajas.  Todo eso para provocar compras impulsivas.

Ahora las empresas lo hacen a otro nivel. En Primark, Decathlon o MediaMarkt, por citar solo algunas marcas, han llegado hasta el punto de crear unos pasillos enteros llenos de estos artículos, y que tienes que recorrer sí o sí para llegar a caja. En los aeropuertos, te obligan a pasar por las tiendas de Duty Free antes de ir a tu puerta de embarque. En las farmacias, han rediseñado la organización interior para que tengas que pasar frente a muchos productos de parafarmacia para alcanzar la caja.

Piensa en cómo puedes rediseñar la zona de cobro de tu tienda para poder aplicar una estrategia parecida. Y, por supuesto, tendrás que reflexionar sobre el tipo de productos que podrías exponer. Pueden ser artículos que ya estás vendiendo, o, volviendo al punto anterior, puede ser una forma de diversificar tu oferta.

Y ya que estás, piensa en si puedes reorganizar tu tienda en su conjunto para hacerla más atractiva, más eficiente, y con un mayor potencial de ventas.

Convertir tu tienda en punto de recogida de paquetes

En los últimos años, no son pocos los negocios de barrio que se han adherido a una o varias empresas de mensajería para gestionar la recogida de paquetes y las devoluciones correspondientes. Es una estrategia que tiene sus ventajas e inconvenientes.

En el apartado de beneficios, está por supuesto el hecho de que hace que muchas personas que no conocían tu establecimiento lleguen a entrar. Y eso puede permitirte vender más, tanto a corto como a largo plazo. Sin embargo, debes tener en cuenta que muchas de las personas que vengan a entregar o recoger un paquete no estarán interesadas en lo que vendas en la tienda. La otra ventaja es que las empresas de reparto te pagan una compensación. No es mucho dinero, desde unas decenas de céntimos hasta un poco más de un euro por paquete. Pero te puede aportar unos ingresos extras.

Sin embargo, esa estrategia tiene sus inconvenientes. El principal, sin duda, es el impacto logístico para tu tienda. No solo necesitarás espacio para almacenar temporalmente esos paquetes, sino que también dedicarás tiempo para atender a las personas que vienen a recoger o entregarlos. Y eso significa tener menos disponibilidad para tu propio negocio. Puede ser especialmente crítico en algunas épocas de grandes ventas, como el Black Friday, las rebajas o la Navidad. Coincidirá una gran afluencia de paquetes con tus momentos de mayores ventas.

Aumentar los ingresos de tu tienda con un sistema de fidelización

No hace falta ser una gran cadena para premiar la fidelidad de tus clientes. Tienes muchas maneras de incentivar que las personas vuelvan a comprar en tu tienda. Una de ellas es plantear una tarjeta de fidelidad. Lo normal es que sea gratis, aunque he visto comercios en los que cobraban una pequeña cantidad anual por emitirla. Luego, o se suman puntos que pueden dar lugar a regalos más adelante, o directamente ofreces un descuento en caja cada vez que tu cliente compra.

Los sistemas de fidelización suelen funcionar bastante bien porque juegan con la psicología del consumidor. El hecho de saber que por usar la tarjeta vamos a ahorrar algo motiva a comprar más, incluso si al final hace que hayamos gastado más. El cliente piensa que está haciendo una compra más racional e inteligente, y si usa bien su tarjeta de fidelidad, tiene razón.

Apostar por el marketing y la publicidad

Finalmente, no podía dejar de lado todo lo que el marketing y la publicidad te pueden aportar. Tienes muchas técnicas a tu disposición, desde aplicar descuentos y ofertas hasta encontrar la mejor forma de dar a conocer tu negocio.

Cada tipo de negocio puede tener unos canales de comunicación más o menos efectivos. Lo cierto es que, para una tienda independiente, técnicas tradicionales como el buzoneo o el reparto de folletos por la zona siguen funcionando. A eso tienes que sumar un trabajo en redes sociales y en el posicionamiento web, además de cuidar las opiniones de clientes en los portales de reseñas. También puedes contemplar la publicidad en buscadores y redes sociales, y la posibilidad de colaborar con influencers de tu nicho.

Un último apunte

Antes de terminar el artículo, quiero destacar que antes de ponerte a buscar estrategias para aumentar los ingresos de tu tienda, tienes que reflexionar sobre una cosa básica. ¿Estás dando a tus clientes la mejor experiencia posible? La calidad de la atención, el aspecto de la tienda y la disponibilidad de los productos son tres elementos fundamentales. Si son mejorables, es recomendable que empieces por allí antes de valorar las otras opciones que he listado.

 

¿Conseguiste aumentar las ventas de tu tienda física con algunas estrategias interesantes que no he citado? ¡Comparte tu experiencia con el resto de los lectores!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio