Hacer de tu negocio uno de los ejemplos de empresas ecológicas

ejemplos de empresas ecológicasVivimos a la hora del cambio climático otros muchos retos ecológicos. Es lógico que muchos emprendedores busquen formas de tener negocios más respetuosos para el medioambiente. Hoy vamos a ver qué puedes hacer en tu empresa para reducir tu impacto ambiental. Si pones esa prioridad dentro de todas las decisiones de tu empresa, puede que tu negocio se convierta en uno de los ejemplos de empresas ecológicas.

Crea tu propia fuente de energía

La producción de energía es sin duda una de las industrias más contaminantes. Pero hoy en día hay alternativas renovables. Por ejemplo, puedes aprovechar los tejados de tus instalaciones para colocar placas solares y producir tu propia energía. Dependiendo del tamaño del edificio y el tipo de actividad que tienes, puede que cubras la totalidad de tus necesidades o solo una parte. Pero ya habrás hecho un gran gesto para el medio ambiente. Y si te parece que es una inversión  importante, busca una empresa de renting fotovoltaico y verás como la ecología no tiene por qué salir cara.

Ten vehículos eléctricos

Aprovecha que tienes tu propia fuente de energía para instalar postes de recarga para vehículos eléctricos. Puedes optar por coches o por motos, según las necesidades de tu actividad. Como ya sabes, el consumo de energías fósiles en el transporte es la principal fuente de CO2 y el uso de vehículos eléctricos una excelente forma de cuidar el planeta.

Usa materiales reciclados y haz productos reciclables

En la naturaleza, todos los elementos se reciclan. Toda la materia orgánica acaba consumiendo por otra forma de vida, en un ciclo completo. Uno de los problemas de la sociedad industrial es que creamos productos que no se reciclan una vez que alcanzan el término de su vida útil. Puedes resolver el problema de dos formas. La primera es usar en tus procesos materiales reciclados de otras industrias. La otra es diseñar tus propios productos para que puedan ser fácilmente reciclados. Ambas estrategias se pueden llevar a cabo de forma simultánea.

Encuentra alternativas al plástico

El plástico es muy práctico, pero por desgracia acaba contaminando nuestros suelos y mares. Intenta encontrar alternativas para los envases de tus productos. Puedes ir trabajando en dos direcciones. La primera es reducir el volumen de plástico en los casos que es el único material que se puede usar. La segunda es encontrar alternativas, especialmente materiales que sean o reciclables, o biodegradables.

Elimina el papel de la oficina

La industria papelera es una de las que más contamina. En nuestra era digital no es tan complicado concebir una oficina que no use papel salvo en casos imprescindible. Muchos de los documentos pueden ser digitalizado, y conservados en este formato. Incluso en departamentos como finanzas y contabilidad, se puede apostar por las facturas digitales y animar a los proveedores a usarlas también.

Aísla tus instalaciones

España es un país con grandes variaciones de clima durante el año. Eso obliga a un consumo energético importante para calentar o enfriar las instalaciones, según la estación. Una forma de reducir notablemente el gasto energético es apostar por aislar correctamente el edificio o las oficinas, según tu caso. Y de paso ahorrar bastante en la factura de la luz.

Escoge tus equipos en función de su impacto ambiental

Invertir en equipos y maquinaria suele representar un desembolso importante de dinero. Las empresas analizan cada elemento con mucho cuidado, comparando coste y rendimiento. Pero, si quieres tener un impacto ecológico positivo, deberías también incluir la variable ambiental dentro de los criterios de selección.

Dedica parte de tus beneficios a acciones ecológicas

Otra forma de ayudar a cuidar el planeta es usar parte del presupuesto de la empresa para financiar proyectos ecológicos. Puedes simplemente dedicar un porcentaje de tus beneficios a tal fin. Si es un porcentaje pequeño o más significativo ya es decisión tuya.

Comunica sobre tus acciones

Está muy bien ser uno de los ejemplos de empresas ecológicas pero es todavía mejor si usas además el argumento para potenciar tu marca. Ya lo sé, hacer las cosas bien y comunicar sobre ello son dos cosas diferentes. Pero estás llevando a cabo un negocio, tomar decisiones que ayudan a conservar el medio ambiente a menudo cuesta más dinero que no hacerlo. Lo mínimo que puedes hacer es comunicar sobre tus acciones. Así, puede que parte de lo que inviertes en acciones ecológicas se convierta en un incremento de ventas.

Espero que esos ejemplos para unas empresas más ecológicas te puedan ser de ayuda para montar un negocio sostenible.

Artículos relacionados

¡Compartir es vivir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *