¿Cómo emprender un negocio desde cero?

como emprender desde ceroEmprender un negocio desde cero requiere de metodología, pasión y mucho esfuerzo. Si estás en un punto en el qué te gustaría empezar pero no sabes muy bien como dar el paso, no te preocupes. Te voy a dar unos consejos para que puedas poner en marcha tu empresa con las mejores posibilidades de éxito que puedas. ¡No te los pierdas!

Elige una actividad que te apasione

Una de las frases más famosas de Steve Jobs insiste sobre eso. Si todavía no has encontrado lo que te gusta, sigue buscando. Vale para cualquier trabajo, y por supuesto es muy importante si quieres montar un negocio. Empezar una empresa es una tarea que exige muchas horas de esfuerzo y mucha dedicación durante meses, hasta llegar a hacerla rentable.

Si eliges una actividad que no te interesa, corres el riesgo no solo de aburrirte, sino de desanimarte. Sin embargo, optando por una de tus pasiones, convertirás tu trabajo en una actividad placentera. Merece la pena buscar algo que te guste, créeme.

Estudia tu mercado

¿Sabes cómo triunfa una empresa? Simplemente haciendo las cosas mejor que las demás. Es decir, aportando valor al cliente. No hace falta que sea un cambio tecnológico revolucionario. Pero sí necesitas que los compradores noten la diferencia y vean que tu oferta de producto o servicio es mejor.

Para eso necesitas ir investigando tu mercado. Analiza lo que hacen los demás. Mira como podrías hacerlo mejor. Pregunta a los clientes qué es lo que echan de menos. Si te dedicas en serio a ello seguro que encuentras varios puntos de mejora. Serán los puntos fuertes de tu empresa y tu oportunidad para destacar.

¿Qué es lo mínimo que necesitas?

Ahora te hace falta un poco de planificación financiera. Prepara un plan de empresa, y lista todo los medios que vas a necesitar para lanzar tu negocio. Pero hazlo con una visión minimalista. Busca la forma de emprender con lo mínimo posible, sin que ello perjudique la calidad de tu oferta de servicio o producto.

¿Por qué ser minimalista? Simplemente porque cuando tú idea de negocio se convierta en un producto real, es muy probable que necesites adaptarla en función de la respuesta de tus clientes, especialmente si se trata de un concepto innovador.

Por eso, no esperes a tener algo perfecto para lanzarte. La perfección no la decides tú, sino tus consumidores. Y no lo hacen mediante estudios y encuestas, sino con su decisión real de compra.

Si empiezas con lo mínimo necesario, reservas recursos para poder adaptar tu estrategia y dar a tu proyecto más oportunidades de éxito.

Financia tu idea

Todos los negocios requieren una inversión. Puede que la era digital haya permitido reducir mucho el coste de lanzar una empresa, pero siempre hace falta invertir en algo. Y hasta que tus ventas te permitan cubrir tus gastos necesitarás disponer de un colchón financiero.

Tienes muchas opciones para conseguir financiación cuando quieres emprender tu negocio desde cero. Puedes ahorrar antes de montar tu empresa, pedir dinero a familiares y amigos, ir a ver a los bancos. También puedes optar por un préstamo en línea, y pedir un crédito online en Creditea. Sin olvidarnos de opciones como el crowdfunding, especialmente si tu propuesta de valor es muy innovadora.

Date de alta como autónomo

Salvo que tengas una inversión muy importante, con muchos empleados y una estructura grande, olvídate de momento de montar una sociedad. Cuando el volumen de actividad lo justifique, ya estarás a tiempo de registrar una SL si fuera necesario.

De momento date de alta como autónomo. Solo hace falta que lo hagas en Hacienda y la Seguridad social, o en alguna de las ventanillas únicas que hay en las cámaras de comercio.

Desde la ley de apoyo al emprendedor  publicada en el BOE hace unos años,  las cuotas de autónomos los primeros meses son muy económicas (del orden de 60€). Así que puede perfectamente lanzar tu proyecto y ver si funciona, al menor coste.

Escucha a tus clientes y se flexible

Una vez que hayas lanzado tu producto al mercado es cuando lo interesante empieza. Tienes que escuchar cuidadosamente a tus clientes. Mantén una mentalidad flexible. Si escuchas correctamente, encontrarás puntos de mejora muy importantes.

¿Sabes lo típico que ocurre? Lanzas un servicio y no funciona muy bien. Pero luego te das cuenta que otro servicio, que pensabas que iba a ser accesorio, tiene buena recepción por parte de los clientes. Entonces refuerzas ese servicio, pivotas hacia otras actividades, y encuentras tu mercado.

Ocurre muchísimo, especialmente en proyectos innovadores, precisamente porque con la innovación, no está definido aún el mercado. Lo crean tus clientes cuando deciden comprarte.

Aprende de tus errores sin desanimarte

Emprender puede ser frustrante. Cuando inicias un negocio, te das cuenta que tus previsiones de ventas, que pensabas pesimistas, en realidad no se están cumpliendo. Por otro lado, tus gastos son mayores a lo que habías creído. Dedicas mucho esfuerzo, pero las ventas no se cierran.

Puede ser muy frustrante, pero tienes que saber que les pasa a casi todos los emprendedores. No significa que vayas a fracasar. Significa que existe una curva de aprendizaje. También hay plazos para que la gente empiece a conocerte y confíe en tus servicios. Y por supuesto hay que ajustar las cosas para que encajen con lo que el mercado realmente quiere. Todo eso requiere tiempo.

No te desanimas, pero mantén una visión objetiva. Si la progresión es lenta pero ves que las cosas van a más, puedes ser optimista y seguir. Si no hay progresión independientemente de las diversas estrategias que tomas para enderezar las cosas, entonces en algún punto tendrás que ver si seguir o hacer algo diferente.

Lo más importante es que cada fracaso, cada dificultad, se convierta en una lección. Muchos de los emprendedores más exitosos han pasado por momentos muy complicados. Pero aprendieron de ellos. Tú también puedes.

¿Estás listo para emprender tu negocio desde cero?

¡Compartir es vivir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *