Cómo puede ayudar un Máster a los emprendedores

máster para emprendedoresEstudiar un máster de administración de empresas (más conocido como MBA) tiene varias ventajas para un emprendedor.  Y van más allá de los simples conocimientos teóricos aportados por los cursos. Es también una oportunidad para tejer una red de contactos, aprender sobre el mercado y obtener conocimientos prácticos. Sin olvidar las posibilidades de empleo si al final tu proyecto no cuaja.

Las ventajas de una formación teórica organizada

Hoy en día, es cierto que la información está disponible por todas partes. Si quieres, puedes aprender sobre cualquier tema solo buscando en blogs, publicaciones online o portales como Wikipedia. Sin embargo, aprender por tu cuenta es una tarea muy complicada, simplemente porque no necesariamente vas a saber diseñar un programa adaptado.

Si optas por estudiar un máster en management, sea un MBA online o una formación presencial clásica, cuentas con la ventaja de seguir un plan de estudio preparado por profesionales con mucha experiencia.

Además, tienes a un profesor, que te va a dar las pautas necesarias, insistir sobre los puntos importantes y resolver tus dudas cuando las tengas.

¿Por qué cuento todo eso? Porque la formación teórica es una ventaja comparativa tremenda para emprender. No voy a decir que es imprescindible, porque no es cierto. Todos conocemos casos de personas sin estudios universitarios que han montado imperios empresariales. Sin embargo, como en cualquier aspecto un poco complicado en la vida, tener un conocimiento teórico previo te da ventaja.

¿Quieres ejemplos? Si sabes hacer un plan de negocio, podrás valorar inversiones y proyectos empresariales con criterios mucho más objetivos. Si tienes conocimientos en marketing, sabrás mucho mejor qué tipo de comunicación utilizar para dar a conocer tu empresa. Si sabes de contabilidad y control de gestión, podrás identificar mucho mejor los puntos de mejora para tu futura empresa. Podría seguir con más ejemplos pero creo que has captado la idea.

Las redes de contacto

Inscribirse a un MBA también es la oportunidad de hacer networking. Y esa posibilidad no solamente existe para las formaciones presenciales. Algunos másters online también permiten que sus alumnos puedan conocerse e intercambiar ideas.

La gran ventaja de eso es que vas conociendo a personas que tienen las mismas aspiraciones que tú. Puede que algunos sean tus futuros clientes, o proveedores. Quizás incluso sean tu competencia. O, a lo mejor, te asocias con otro alumno para montar tu propio negocio. Hay muchas posibilidades.

Además, cuando se crea una comunidad con personas que comparten objetivos, esa red puede servir de apoyo y consejo cuando más adelante tengas retos empresariales. Quizás otro que haya pasado por lo mismo te pueda ayudar. O simplemente compartir unas palabras de ánimo.

Aprender sobre el mercado

Cuando estudias en un MBA, puedes aprovechar para preparar tu futuro proyecto empresarial. Si tienes claro lo que quieres hacer, esta fase de estudio es ideal para aprender sobre el mercado en general y sobre el sector en el que quieres operar en particular.

Lo tienes muy fácil si tienes clara tu idea de empresa. Cada vez que tengas que preparar algún trabajo, puedes ambientarlo sobre tu mercado objetivo. Cada vez que estudies algo que te parece interesante, puedes ver su aplicación en el sector de tu futuro negocio. Es más, cuando te salga alguna duda en concreto, puedes preguntar su opinión al profesor.

De esa manera, poco a poco aprovechas tu periodo de formación para ir preparando tu proyecto. Eso sí, tener una idea de negocio está muy bien, pero no debes caer en el exceso de verlo todo bajo ese prisma. Aprovecha para aprender sobre otros sectores, modelos de negocios y mercados. Porque precisamente, de la diversidad del conocimiento puede venir la inspiración para la innovación.

Un buen máster es altamente práctico

Una de las grandes ventajas de estudiar un MBA es que no se queda en conocimiento teórico. Los programas incluyen muchas aplicaciones prácticas y concretas. Me refiero a tareas que tendrás que hacer cuando te pongas a emprender. Y para ello la formación suele tener muchos ejercicios prácticos.

Voy a ponerte un ejemplo. Imagina que tienes una clase que te habla del Business Model Canvas (el lienzo del modelo de negocio). Está muy bien contar en qué consiste cada apartado, pero es mucho mejor si luego te obligan a preparar uno para una empresa ficticia. Porque solamente haciendo esos ejercicios te darás cuenta de si has entendido correctamente los conceptos. Y cuando te toque hacerlo de verdad para presentar tu startup a inversores o business angels, sabrás de lo que estás hablando.

Un máster cubre todos los aspectos de la gestión empresarial

Muchas personas optan por seguir un MBA para mejorar su carrera profesional. En este caso, probablemente les contraten para trabajar en finanzas, o en marketing, o en recursos humanos, etc. Porque las organizaciones están divididas en funciones operativas con responsabilidades muy diferenciadas. Pero no ocurre lo mismo con un emprendedor.

Si vas a montar un negocio, necesitarás saber de ventas, de finanzas, de gestión de personal, de marketing, un poco de fiscalidad y derecho. El emprendedor es un perfil multitareas, que tiene que saber de todo, al menos sobre las cosas importantes. De esa manera puede tomar las decisiones correctas cuando le toca.

Si el proyecto empresarial no cuaja, tienes una formación muy valiosa

Emprender no es fácil. Puedes ser la persona mejor preparada del mundo, tener talento por los negocios y una idea brillante y que no funcione. Puede que el mercado no acepte tu idea. Puede que la competencia sea terrible. Puede que te asocies con una persona inadecuada. O simplemente es posible que te vaya bien pero que te canses del peso de llevar a cabo tanta responsabilidad. Muchas cosas pueden pasar.

Pero si has estudiado un MBA, tendrás la suerte de poder “venderlo” para conseguir un trabajo de mucha responsabilidad y con un sueldo interesante. Si a eso le sumas la experiencia adquirida emprendiendo, tendrás un currículum muy atractivo para muchas empresas que buscan perfiles con formación y conocimientos prácticos. Es un plan B bastante bueno, la verdad.

Artículos relacionados

 

¡Compartir es vivir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *