Como crear la identidad corporativa de tu negocio

como crear identidad corporativa negocioComo el público percibe tu empresa es un elemento fundamental para tu negocio. Esa percepción existe, y tu elección consiste en decidir si dejas que escape a tu control o si tomas medidas para procurar manejar la imagen de tu empresa. En el caso recomendable de que prefieras tomar el control, necesitarás saber como crear la identidad corporativa de tu negocio, y es precisamente lo que vamos a explicar en este artículo.

La importancia de la parte visual para la identidad de tu empresa

Estoy seguro de que una gran mayoría de los lectores piensa primero en un logotipo cuando lee el concepto de identidad corporativa. Eso no es casualidad, está claro que la percepción que antes comentaba tiene mucho que ver con aspectos visuales. Aunque, como explicaremos más adelante, la identidad va más allá.

La mayor parte de la creación de elementos visuales se encarga a diseñadores, es decir profesionales con creatividad, talento y conocimientos técnicos. Son personas que han seguido formaciones específicas, como ese curso de Adobe Illustrator impartido por CEI, y que son capaces de plasmar gráficamente las ideas de la empresa.

Se suele decir que una imagen vale más que mil palabras, y es cierto que la percepción humana se fija mucho en aspectos visuales, por lo que un elemento fundamental de tu identidad corporativa siempre va a ser el diseño de unos códigos gráficos, que luego usarás en todas tus comunicaciones.

Ecwid

La diferencia entre identidad corporativa de un negocio y la imagen de marca

Como la mayoría de los lectores del blog gestionan negocios más bien pequeños, principalmente porque están empezando, no suelen hacer una diferencia entre su imagen corporativa y la identidad de marca. El negocio es el producto o servicio, y viceversa.

Pero, en realidad, es una simplificación que no siempre sirve. Puedes tener una empresa pequeña y comercializar varias propuestas de valor, cada una con una estrategia de marca muy diferente. Y, aunque solo tengas un producto, no necesariamente vas a querer que tu identidad como empresa sea la misma que la de tu marca. Porque una cosa son los valores y la visión de tu empresa, y otra la imagen de marca que quieres proyectar para tu producto.

Sin embargo, a efectos de este artículo, vamos a hablar de ambas identidades como si fueran la misma, porque suele ser el caso en empresas pequeñas.

Como crear la identidad corporativa de tu negocio

Piensa primero en tu identidad como persona. ¿Quién eres? ¿Cuáles son las cosas que te importan? ¿Cómo te gustaría que los demás te percibieran? Enseguida, ves como surgen en tu mente palabras como valores, actitud, estilo de vida, modo de vestir.

Con tu empresa tienes que hacerte el mismo tipo de preguntas, aunque quizás suenen más abstractas. Pero, como emprendedor, conoces tu negocio, y cuando te pongas a reflexionar sobre la identidad corporativa, verás como todo es mucho más concreto de lo que pensabas.

Cultura y personalidad de la empresa

¿Qué valores tiene tu negocio? Hay muchas categorías, como los valores estratégicos (innovación, satisfacción cliente, calidad, servicio…), los principios sociales (igualdad, sostenibilidad…), los valores morales (integridad, respeto…), y muchos más, como expliqué hace tiempo en un artículo. Te recomiendo que lo leas porque te permitirá entender mejor tus prioridades.

Más allá de los valores, es importante fijarse en la cultura de empresa, su personalidad y su comportamiento, para ver si todos tienen coherencia entre sí. No tiene mucho sentido definir unos valores si luego la empresa actúa de otra manera. Sería el equivalente de una persona que intenta parecer de una forma, pero no engaña a nadie porque su manera de ser es muy distinta. Los clientes, empleados, socios y terceros varios lo percibirían.

¿Cómo definir tu estrategia para la identidad corporativa de tu negocio?

  1. Empieza por pensar de donde vienes. ¿Por qué motivos creaste la empresa? ¿Qué querías aportar? ¿Cómo lo querías lograr?
  2. Continúa haciendo un balance de su situación actual y de lo que ha cambiado desde los inicios. ¿Qué opinan tus clientes y tus empleados sobre tu empresa? Con este tipo de retroalimentación, podrás aprender mucho sobre la realidad de la imagen que proyecta tu empresa.
  3. A continuación, es recomendable que pienses en tu visión a medio y largo plazo. ¿Adonde quieres llevar tu empresa? ¿Cómo quieres que la gente la perciba dentro de cinco o diez años? Si hay mucha diferencia entre la situación actual y tus objetivos, ya tienes pistas para empezar a trabajar.
  4. Pero no basta con analizar solo tu negocio. Mira tu competencia. ¿Cómo la perciben los clientes? ¿Y sus empleados? ¿Qué identidad corporativa tiene? ¿Cómo podrías diferenciarte de ella? Porque, claro, también se trata de destacar, no quieres ser un clon de tus competidores.

Crear el diseño de tu identidad corporativa

Una vez que tienes claro sobre qué valores quieres comunicar, y teniendo ya una idea de lo que hace tu competencia, puedes empezar a pensar en los diseños que van a definir tu identidad visual.

La elección de colores

Si te preguntara por el color asociado a cada una de esas empresas, seguro que sabrías contestar muy rápido: ING, Santander, BBVA, Starbucks. Y no es casualidad que haya citado a tres bancos, precisamente porque el uso de los colores es una forma para ellos de diferenciarse entre sí. El color es lo primero que notas.

Algunos colores se suelen asociar con el lujo (el negro y el dorado, por ejemplo), mientras otros evocan el medioambiente (verde), la energía (naranja), la feminidad (rosa), la tranquilidad (azul), o simplemente impactan (rojo).

El logotipo y los textos

Sin duda el logotipo es el elemento más reconocible de una marca. Si consigues un diseño original, que destaque, y refleje fielmente los valores que intentas transmitir, entonces tienes una apuesta ganadora. Lógicamente, el logotipo suele dibujarse con los colores corporativos que decidiste antes.

Muchas veces, al logotipo le acompañan unos textos, por ejemplo, para comunicar el lema de la empresa. La fuente de letras que usas también es relevante. Para mantener la coherencia, será fundamental procurar conservar las mismas fuentes en toda tu comunicación.

El diseño web

Hoy en día, una visita a la página web de tu negocio suele ser el primer contacto que tiene un potencial cliente con tu empresa. Por eso es tan importante incluir el diseño web dentro de tu estrategia para crear tu identidad corporativa. Y, por supuesto, eso también implica hacer lo propio con las cuentas que tienes en las redes sociales.

La comunicación exterior

Además de la web, hay muchos elementos corporativos que pueden servir a vehicular la imagen de tu negocio. Hablamos de la firma en tus correos electrónicos, de tus tarjetas de visitas, tus facturas, sobres, envoltorios de paquetes, el rótulo de tu local y también una simple placa en la entrada del edificio donde tienes tus oficinas. Eso sin contar regalos publicitarios y otras acciones de marketing y publicidad que puedas llevar a cabo.

Crear la identidad corporativa es solo el primer paso

  • Tienes que usarla. Recuerda lo que decíamos al principio. Se trata de procurar manejar la percepción que tienen clientes, empleados y terceros respecto a tu negocio. No tendría sentido invertir tiempo y recursos en crear una buena identidad corporativa para luego no aprovecharla. Busca formas de comunicar tus valores a través de tu marca, por ejemplo, mediante la comunicación exterior que acabo de mencionar.
  • Tienes que actuar conforme a los valores que refleja. Vuelvo a insistir en ese punto. Si quieres que la imagen de tu empresa sea conforme a los valores que definiste, no basta con diseñar una estrategia de comunicación y un manual de marca, también tienes que actuar en coherencia con esos valores. Las personas no se quedan en la percepción visual, por mucho que sea un elemento estratégico. Valoran la empresa por la experiencia que tienen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.