Las ventajas de la producción bajo demanda para un nuevo negocio

producción bajo demandaIniciar una empresa de fabricación o transformación de productos suele suponer una inversión importante. Además, puede implicar tener que comprar maquinaria costosa o invertir en unas existencias de mucho valor sin saber la respuesta del mercado. Sin embargo, tienes a tu disposición algunas soluciones, como la producción bajo demanda, que permiten probar el concepto y minimizar la inversión. Vamos a ver las ventajas que tiene este tipo de modelo.

Un ejemplo concreto: productos personalizados

Imagina que eres una persona creativa y que has diseñado unas ilustraciones que quedan genial en camisetas, tazas o cualquier otro soporte. Si quieres convertir eso en un negocio, tradicionalmente tienes dos opciones. O comprar la herramienta para hacerlo tú mismo, o subcontratar el trabajo a otra empresa. En un caso necesitarás invertir en herramientas, en otro tendrás que comprar existencias de producto. En ambos casos puede representar una inversión importante.

Pero allí es donde surge el cambio de modelo. Hoy en día, puedes acudir a un negocio de impresión bajo demanda para ir preparando tus productos a medida que te vayan llegando los pedidos. Hay varias empresas que ofrecen este tipo de servicio. Algunos nombres, como Printful, te sonarán si alguna vez has estado buscando productos personalizados.

¿Qué ventajas tiene la producción bajo demanda?

Sigamos con el ejemplo anterior. Optar por subcontratar la personalización de tus productos tiene varias ventajas notables.

  • No tienes que invertir en la maquinaria.
  • Tampoco tienes que comprar lotes de productos que no sabes si vas a vender.
  • Si nadie te hace ningún pedido, te habrás gastado poco dinero.
  • Cuando recibas un pedido, pagarás solamente la fabricación del número de unidades que necesitas, siempre que el proveedor no pida un lote mínimo.
  • Algunos proveedores también ofrecen servicios de dropshipping, por lo que se te simplifica bastante todo el aspecto logístico.

También es un modelo válido como organización interna

En el ejemplo de productos impresos, he supuesto la subcontratación de la impresión. Sin embargo, no quisiera que te quedarás con que la producción bajo demanda es un modelo que solo funciona con externalización. Si fabricas tus propios productos, también lo puedes usar. De esa manera, te permite trabajar sin existencias, y creando productos que se ajustan perfectamente al gusto del consumidor.

Es una forma de trabajar que usan muchas empresas. Los constructores automóviles o los fabricantes de aviones, por ejemplo. Y a pequeña escala, negocios tan tradicionales como los sastres siempre lo han hecho. Incluso, se puede considerar que los modelos de suscripción, son, de alguna forma, una versión de la fabricación bajo pedido.

¿Cuándo compensa usar modelos de producción bajo demanda?

En mi opinión, es un modelo de negocio muy interesante cuando tienes un producto nuevo y todavía no estás seguro de tener mercado. Te permite comprobar si hay demanda sin gastar muchos recursos. Me parece bastante compatible con la filosofía Lean Startup.

Además de negocios nuevos, la producción bajo demanda me parece también un modelo muy aprovechable cuando trabajas con series de productos muy pequeñas y muy personalizadas. De esa forma, minimizas los riesgos y garantizas tus ventas.

Inconvenientes del modelo

La principal contrapartida de usar un sistema de producción bajo demanda es que no se aprovechan las economías de escala. Por lo tanto, el coste unitario de los productos es mayor que si optarás por una estrategia de fabricar a gran escala.

Pero este inconveniente creo que, en la mayoría de los casos, es menor que las ventajas. Digamos que fabricar por pedido te permite asegurarte tener un mercado. Gastas más por unidad, pero gastas únicamente cuando tienes una venta. Vas a lo seguro. Y, una vez que has comprobado que tienes demanda, puedes cambiar de modelo y producir cantidades mayores, si lo que quieres es abaratar costes.

Pero si estás en un sector donde se personalizan mucho los productos y no se compite por precio sino por calidad, hasta te puede dar igual el sobrecoste unitario.

Otro inconveniente puede ser el plazo de disponibilidad del producto. Está claro que, si trabajas con existencias, tus productos están disponibles inmediatamente. Si fabricas pedido por pedido, puede que tarden más. Pero si tienes una comunicación clara con tus clientes respecto a los plazos de entrega y los cumples, no tiene porque ser un impedimento grande.

 

¿Habías pensado en la producción bajo demanda para tu negocio? ¿Crees que podrías usar el modelo para arrancar tu empresa? ¡Piénsalo!

Artículos relacionados

¡Compartir es vivir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *