¿Es necesaria la formación en emprendimiento?

¿El emprendedor nace o se hace? Para mí, está claro que ambas cosas tienen su importancia. Creo que algunas aptitudes innatas ayudan al éxito, pero también está claro que sin experiencia y formación, no se puede triunfar. Conseguir que funcione un negocio es cuestión de método y de saber hacer. No basta con una buena idea. Tienes que tener conocimiento, adquirido mediante un máster de emprendimiento (u formación similar), a través de la experiencia, o mejor aún, de ambas maneras.

Una idea solo es buena si sabes implementarla

La diferencia entre el éxito y el fracaso de una idea de negocio depende en su mayoría de múltiples pequeñas decisiones de implementación. Dos personas que pongan en marcha la misma idea lo harán de manera diferente, porque escogerán caminos distintos cada vez que se vean frente a una decisión práctica. Y quien triunfe no será la persona que tenga la mejor idea, sino la que haya tomado las mejores decisiones al ponerla en marcha.

Nuestras decisiones son el resultado de nuestro conocimiento

Párate un momento y piensa en eso. Cuando tienes que tomar una decisión, ¿de dónde sacas la respuesta? Algunas veces, es una situación conocida, y simplemente aplicas tu experiencia anterior y tus conocimientos. Otras veces, es algo novedoso, y tienes que informarte, o simplemente sigues tu instinto y a ver qué pasa. Pero claro, con esa última opción, el resultado es muy imprevisible, y es muy probable que te equivoques. Sin embargo, cuando te basas en tu experiencia, tu conocimiento, o en la búsqueda de información específica, sueles tomar la decisión correcta.

¿Dónde conseguimos el conocimiento?

En mi opinión, hay dos grandes vías para obtener información:

  • La experiencia es el conocimiento adquirido por la práctica. Por ejemplo, si trabajas durante unos años como gerente de un restaurante, seguro que acumulas un montón de saber hacer en todos los aspectos de este tipo de negocio. La experiencia es una gran fuente de información, pero tiene sus límites. Por ejemplo, puedes estar años haciendo algo de una forma cuando se podría hacer de otra más eficiente.
  • La formación es acceder a la suma del conocimiento disponible sobre una temática concreta. Las personas que han diseñado los cursos de una materia no lo han hecho solo sacando conclusiones de su experiencia personal, sino que han buscado en fuentes y referencias contrastadas para aportar una visión sintética y completa sobre la temática, con metodología y buenas prácticas.

¿Hay que formarse para ser emprendedor?

Indudablemente, sí. Cuando montas una empresa, tienes que enfrentarte a muchas decisiones y muchos retos. Una persona que haya recibido una formación adecuada sacará una gran ventaja sobre las demás: tendrá conocimientos y metodologías para enfrentarse a la mayoría de las situaciones. Emprender es complicado, y en mi opinión, si los haces sin experiencia ni formación, tienes muy pocas posibilidades de éxito, porque no sabrás como priorizar tus acciones y probablemente dediques mucho esfuerzo y tiempo en tareas no estratégicas.

No lo dudes. Antes de emprender, haz un balance de tus competencias y experiencias, y encuentra una formación que te permita tener las armas para triunfar con tu proyecto.

Artículos relacionados

¡Compartir es vivir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *