Frases de Frédéric Mazzella, cofundador de Blablacar

En Europa también tenemos algunas startups exitosas. Hace unos meses compartí en el blog las reflexiones del fundador de Spotify. Esa vez le toca el turno al creador de Blablacar, Frédéric Mazzella. Bueno, oficialmente es el cofundador, ya que inició el proyecto con otras 2 personas, que tienen la misma participación en el capital que él. Uno de los socios aporta el aspecto técnico, y el otro es el hombre de las finanzas. Pero, normalmente en los medios habla más Mazzella, que parece que fue quien tuvo la idea. Vamos a compartir algunas de sus frases y reflexiones, ya que pueden ser inspiradoras para los emprendedores.

1º Sobre perseverancia

Es un punto en común en prácticamente todo los artículos que he publicado desde el inicio del blog sobre reflexiones de empresarios exitosos. Todos hablan de una forma u otra de la importancia de perseverar. Aquí tienes tres frases sobre el tema.

«La mitad del éxito es el deseo de lograrlo y la otra mitad es trabajar duro para conseguirlo.»

«En los Estados Unidos, lo que me impactó, es la capacidad de creer que todo es posible.»

Mazzella estuvo estudiando unos años en Stanford después de su carrera académica en Francia y se empapó de la cultura emprendedora de aquel país. Esas dos frases lo demuestran.

«Todo el mundo me dijo que no funcionaría.»

Cuando volvió a Francia y empezó a desarrollar el proyecto de lo que es hoy Blablacar, recibió mucho feedback negativo. Obviamente eso de que todo el mundo le dijo que fracasaría es una exageración, pero me puedo imaginar las reacciones, especialmente cuando se trata de una cosa tan privada como el coche. Basta ver la opinión de muchas personas todavía ahora, cuando el éxito del concepto ha quedado demostrado. Hay muchos reacios a compartir su vehículo, y es su derecho. Pero la idea era buena, está claro. Y tuvieron razón en insistir.

2º Sobre hacer evolucionar el negocio

«Hemos probado nada menos que seis modelos de negocio. Poca gente se acuerda, pero al principio nuestro modelo era ir a vender plataformas de coche compartido a las empresas.»

Blablacar ha probado diversos modelos de ingresos, incluidos sistemas de llamadas a un teléfono de pago y modelos de suscripción (que de hecho sigue aplicando en algunos países). En otras palabras, cuando Blablacar funcionaba con dinero en efectivo, aun no tenían pensando pasar al formato por tarjeta y cobrar una comisión por el servicio. Cuando llegaron a tener una masa crítica, lo probaron, y la apuesta funcionó. Era arriesgado, porque los usuarios se podrían haber mosqueado y haberse ido a plataformas de la competencia. Pero el cambio benefició a los conductores, bajando significativamente el porcentaje de pasajeros que fallaban a última hora, y eso ayudó a mantener la oferta de viajes.

«Hay una cita de Heráclito que me gusta: la única constante es el cambio.»

«Tenemos un principio que dice: el fracaso, el aprendizaje y el éxito.  Hay derecho a equivocarse, hay derecho a probar algo que no funciona. Sin embargo, no hay derecho a no aprender de los errores. Lo tenemos escrito en nuestras paredes.»

Para mi quien mejor resumió este concepto fue Henry Ford con su frase “fracasar es la oportunidad de empezar de nuevo de una manera más inteligente”. El tema es que las ideas son geniales en el papel, pero el talento real consiste en adaptar la idea a la respuesta del mercado para encontrar una forma que funcione. Y eso, Blablacar lo ha conseguido.

3º Sobre el papel de los empleados en una startup

«Cuando una empresa crece rápido, los empleados tienen que tomar decisiones a menudo. Sin embargo, no pueden ir a pedir consejo siempre a los jefes, y menos aún a los fundadores.»

Según Mazzella, una estructura jerárquica como la que tienen muchas grandes empresas asentadas no puede funcionar en una startup porque la paralizaría. Cada empleado tiene que tener necesariamente un nivel de libertad importante para poder tomar decisiones y que el proyecto siga avanzando. Y seguramente, el concepto de aprender del fracaso completa muy bien esa idea. Los empleados pueden equivocarse, pero si aprenden del error, al final la empresa mejora.

4º Sobre el control de gastos y el nivel de vida

«En preferente no llegas antes.»

Mazzella sigue usando el coche compartido de manera regular, pero a veces tiene que usar el tren o el avión. Prefiere viajar en clase económica, porque se llega igual de rápido.

«¿Ser millonario? No significa nada. Lo que quiero es ganar lo suficiente para poder iniciar otros proyectos.»

En 2015, la última entrada de capital en Blablacar valorizaba la empresa en unos 1.400 millones de euros, es decir que pertenece al exclusivo club de los unicornios. En los años siguientes, ha tenido algún frenazo en su crecimiento internacional, pero en 2018 llegó a la rentabilidad y está pensando en salir en bolsa en 2020. Sin embargo, su cofundador no ha cambiado mucho sus costumbres y de momento, tiene un nivel de vida más de ejecutivo medio que de millonario.

5º Sobre el descanso

«Duermo 12 horas las noches de los fines de semana. Es el método que encontré para recuperar. De lunes a viernes solo duermo 5 horas.»

No creo que sea un ritmo de vida muy saludable, pero al menos aprovecha los fines de semana para recuperar, algo que muchos emprendedores famosos no hacen, porque están obsesionados con sus proyectos y nunca dejan de trabajar.

6º Una frase graciosa para terminar

«¿Qué haría James Bond?»

Por lo visto, cuando tiene una duda o un obstáculo, Frédéric Mazzella suele pronunciar esa frase. Pero, más allá de la broma, me parece interesante porque es una forma de plantearse el problema de otra forma, pensando desde la perspectiva de otra persona, aunque sea ficticia. Y eso siempre es positivo para encontrar soluciones originales y efectivas.

Artículos relacionados:

antoine 80
Me llamo Antoine Kerfant y llevo 7 años asesorando a emprendedores.

Descubre ya mismo si tu idea de negocio es buena gracias a mi ebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*