El éxito de las plataformas de préstamos rápidos

exito prestamos personalesEs un sector que me parece muy interesante, porque ha permitido aportar innovación al sector financiero, ofreciendo un tipo de servicio financiero que hasta ahora no existía como tal en la oferta de los operadores del mercado. Por ello, hoy vamos a analizar el éxito de las plataformas de créditos rápidos, y como han aprovechado la tecnología para triunfar y crear un nuevo nicho de mercado.

Un cambio tecnológico que facilita la tramitación

No es la primera vez que cito en el blog el ejemplo de las webs de crédito rápido como un perfecto aprovechamiento de la tecnología actual para ofrecer un servicio nuevo a los usuarios, pero creo que no había explicado nunca los motivos de este éxito.

El modelo de negocio de esas plataformas es ofrecer préstamos rápidos que se pueden devolver en un plazo a elección del cliente, normalmente a unas pocas semanas, y por cantidades más pequeñas que los préstamos tradicionales.

Antes de Internet, los gastos de gestión y los plazos de tramitación de los créditos hubieran hecho muy complicado que un negocio de créditos inmediatos pudiera ser rentable. Operaban algunas empresas por teléfono, sí, pero para importes y plazos mayores a los que ofrecen las financieras de las que te estoy hablando.

Quizás sea más visual explicarlo con un ejemplo. Pongamos los préstamos rápidos que ofrece la empresa Crédito Victoria. En su página, puedes ver cómo puedes solicitar un crédito entre 50 y 800€ con un plazo de devolución hasta 30 días. Los clientes que hayan devuelto el préstamo pueden luego solicitar cantidades superiores.

Los trámites se hacen online, con un simple formulario, y no se piden muchos documentos ni justificantes. La empresa procura dar una respuesta en 24h. Todo eso simplifica mucho la gestión, y hace que pueda ser rentable para la plataforma prestar cantidades muy pequeñas aun plazo corto.

Un nicho de mercado que responde a una necesidad

Hasta hace poco, no existía un servicio que proporcionará ese tipo de cantidades con este tipo de plazos, y sin embargo, existe una gran demanda para ello. Te voy a poner algunos ejemplos:

  • Personas que necesitan reservar y pagar sus vacaciones ya, y no pueden esperar a cobrar la próxima nómina. Pueden usar un préstamo rápido, comprar en el momento, y devolverlo una vez hayan cobrado la nómina (o la extra de verano).
  • Emprendedores que han cerrado una operación comercial pero no tienen en ese momento la tesorería suficiente para pagar la compra de las existencias necesarias. Como saben que van a cobrar la venta pronto, pueden valorar la opción de contratar un préstamo rápido para adquirir la mercancía y poder realizar la operación.

El punto en común entre todos los clientes de este nicho de mercado es que necesitan el dinero de manera puntual. Se trata de gente que va a cobrar un importe dentro de poco, pero que necesita el dinero de forma urgente, y no se puede esperar.

Por supuesto, es un servicio que tiene un coste, con unos intereses más elevados que otras soluciones de crédito, pero cuando lo analizas desde el punto de vista de la empresa que presta, tiene lógica. Hay que recordar que son operaciones a corto plazo con importes pequeños, y por lo tanto los intereses tienen que compensarlo. Por ley, las financieras tienen la obligación de informar claramente a sus clientes del precio de los servicios, por lo que los usuarios usan el servicio con conocimiento del coste.

Una alternativa a la financiación tradicional

Hace unas semanas, el Banco de España daba a conocer que en el primer trimestre de 2019, y por primera vez en 3 años, los créditos a ciertos segmentos han bajado, en particular aquellos destinados a empresas, hogares y consumo.

Y la verdad es que esas plataformas de créditos inmediatos constituyen una alternativa al circuito de financiación tradicional, que además puede funcionar bastante bien en todas las épocas. En periodos de crecimiento, como el que hemos conocido durante los últimos años, pueden beneficiarse de la mayor demanda de financiación. En épocas en las cuales la financiación tradicional es más difícil de obtener, representan una alternativa para las personas que tienen una necesidad puntual.

Un sector muy competido

El sector de las plataformas de préstamos rápidos es muy interesante, y desde luego han aparecido muchas empresas en los últimos años. Se trata de una actividad donde las barreras de entrada no son muy altas (aunque el legislador exige algunos requisitos financieros para poder operar), y no tiene unos costes muy altos de gestión, ya que operan principalmente por Internet y con sistemas muy automatizados.

El resultado es que se trata de un sector muy competido, lo que en teoría tiene que repercutir favorablemente para el cliente, en términos de precios más competitivos y una mejor calidad de servicio.

Artículos relacionados:

¡Compartir es vivir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *