Préstamos para abrir un negocio: todo lo que tienes que saber

¿Dónde conseguir el dinero? ¿Qué requisitos te van a pedir? ¿Qué cantidad puedes obtener? Te damos las respuestas a esas preguntas y muchas más. Obtener la financiación para un proyecto empresarial no siempre es fácil, pero como ves tienes al menos cuatro grandes opciones para lograr que te presten el dinero necesario.

¿Dónde conseguir la financiación?

Puesto que la temática de este artículo es hablar de préstamos, voy a descartar como fuente de dinero la aportación de capital por parte de inversores, las subvenciones y otras financiaciones que no sean créditos.

Tampoco voy a entrar en detalle en los diferentes productos bancarios, ya que hace unas semanas publiqué unos artículos al respecto.

Pues bien, cuando buscas un préstamo para montar tu empresa, principalmente tienes cuatro grandes opciones:

  1. Ir directamente a la banca tradicional o a las entidades financieras.
  2. Conseguir una garantía por parte de un organismo público, y luego ir a una entidad que trabaja con esa garantía.
  3. Pedir dinero a un prestamista privado.
  4. Acudir al crowdlending, que es el primero del crowdfunding, pero enfocado a los créditos en lugar de una financiación sin contrapartida.

A continuación analizaré cada aspecto de la solicitud de un préstamo, detallado por cada canal de financiación.

Opción 1: La banca tradicional

Cuando pensamos en préstamos para abrir un negocio, sin duda lo primero que nos viene a la cabeza, a la mayoría de nosotros, es ir a tocar la puerta de la sucursal de nuestro banco de toda la vida.

Si es cierto que el propósito del sector bancario es financiar a las familias y a las empresas, no tienes que limitarte a tu oficina habitual, sino que deberías presentar tu proyecto a todas las entidades que puedas. Por un lado maximizarás tus opciones, y por el otro podrás comparar precios y condiciones y elegir lo que más te guste.

A los bancos conocidos de todos, hay que sumar las entidades de financiación, que normalmente se especializan en soluciones para activos fijos, con productos como leasing o el renting, o con préstamos que tienen como garantía el activo subyacente (un bien inmobiliario, un vehículo, una maquinaría, etc).

¿Qué requisitos te va a pedir la banca tradicional?

Cualquier persona o entidad que presta dinero tiene dos prioridades:

  1. Asegurarse de que si por algún motivo no puedes pagar el crédito, recuperaran el dinero prestado.
  2. Asegurarse de que tienes la capacidad para devolver el préstamo y pagar los intereses correspondientes.

La primera prioridad explica que la entidad busque toda clase de garantías.

  • Revisarán las listas de morosos para asegurar que no figures en ellas.
  • Si lo que financias es un activo fijo, muy probablemente el crédito se hará con la garantía del bien, que como ocurre con la hipoteca o la compra de un coche, solo será realmente tuyo cuando acabes de pagar el préstamo.
  • Si el proyecto no dispone de bienes tangibles para garantizar la operación, o su valor es insuficiente, entonces el banco te pedirá garantías personales, que normalmente se harán sobre tu vivienda en propiedad, o que te avale alguien que tenga activos.
  • En contados casos, el proyecto le parece tan interesante a la entidad que lo financia sin pedir garantías, pero tengo que ser muy claro: eso es extremadamente raro, no creas que te vaya a tocar a ti porque es muy improbable. No basta con que tengas un proyecto rentable, profesional, original, o lo que sea. Les tiene que haber seducido la idea tanto que estén dispuesto a arriesgarse más de lo normal.

La segunda prioridad es más complicada en el caso de un proyecto de nueva empresa. Los ingresos de tu negocio aún no se conocen. Es muy diferente a lo que ocurre cuando se le otorga un préstamo a un empleado con nómina. Pero la entidad financiera tiene algunas soluciones para que asegurar la capacidad de devolución del crédito no sea un mero acto de fe.

  • Lo primero que te va a pedir cualquier banco es un plan de empresa. Es decir, un estudio de viabilidad del proyecto. Si está bien hecho, con datos razonables y fuentes contrastadas, ayuda a estimar lo que puede ocurrir con el futuro negocio en condiciones normales (ni optimistas, ni pesimistas).
  • Soy experto en elaboración de planes de negocio, he ayudado a decenas de emprendedores a preparar el suyo, así que si quieres contratar mis servicios, te invito a que visites mi web profesional.
  • Otro elemento fundamental es que el perfil del emprendedor encaje con su proyecto de empresa. Si te vas al banco para financiar la apertura de un mesón tras haber sido durante años el gerente de un restaurante exitoso, parecerás más fiable que una persona que no tenga ninguna experiencia en hostelería pero quiera abrir un establecimiento porque “siempre fue su sueño”.
  • Finalmente, hay un aspecto más intangible, que es la capacidad para gestionar con éxito un negocio, que no se puede medir con datos objetivos, pero sí que se puede intuir mediante el análisis de las conversaciones y actitudes del emprendedor. Es una parte subjetiva, pero tiene peso para la decisión final.

Además, los bancos suelen vincular la aprobación del crédito a la contratación de otros servicios.

¿Cuánto dinero te va a prestar la banca tradicional?

Aquí la respuesta es fácil. Depende. Esos son los factores que pueden influir:

  • El valor de tus garantías. La mayoría de las entidades no va a prestarte más que un cierto porcentaje que el valor teórico de los activos que sirven de garantía.
  • La capacidad de tu negocio para generar flujos de caja (cash flow). Aunque tengas garantías de mucho valor, si el banco cree que los ingresos futuros del negocio solo permiten pagar una cantidad inferior, esa cifra será la que valdrá.
  • Esas dos reglas pueden no aplicarse si la entidad tiene una política más agresiva y más arriesgada para ciertos proyectos, en particular algunos vinculados con la innovación.

En cualquier caso, por norma general los bancos tienden a prestar menos de lo que crees que necesitas. Así que probablemente tengas que ser imaginativo para funcionar con menos dinero.

Para ampliar información: lista de los bancos que operan en España

Opción 2: La sociedades de garantía recíproca

Si no tienes una garantía para ofrecer al banco pero tienes un buen proyecto, lo que puedes hacer es buscar el apoyo de alguna entidad pública. En España hay una sociedad de garantía recíproca prácticamente en cada comunidad autónoma, que suelen funcionar de la mano con las consejerías responsables de promover los proyectos emprendedores.

¿Qué hace una sociedad de garantía recíproca?

Simplemente da al banco la garantía de que si tu negocio no llega a honrar sus compromisos y a pagar la deuda contratada, lo harán ellos. Es decir, te avalan.

¿Qué requisitos te van a pedir?

  • La buena noticia, es que no te piden garantías personales, y eso permite el acceso a la financiación a muchas más personas.
  • Sin embargo hay requisitos sobre el tipo de negocio, que suelen estar relacionados con la política de emprendimiento de la comunidad autónoma. Es decir, que si una comunidad apuesta por la innovación, y los proyectos que cuidan el medioambiente, si tu proyecto es abrir un bar tradicional probablemente no te ayuden.
  • Además, como en el caso de los bancos, van a querer ver un buen plan de empresa, que demuestre el potencial del proyecto. También van a fijarse en el perfil del emprendedor y en su supuesta capacidad para llevar a cabo el negocio. En resumidas cuentas, los requisitos son generalmente los mismos que los bancos, salvo el tema de garantías.
  • Y como la sociedad de garantía recíproca te avala pero no te da financiación, después tendrás que irte al banco a presentar de nuevo tu proyecto. No podrás ir a cualquiera, ya que las SGR trabajan con entidades específicas.

¿Cuánto dinero puedes tener mediante un préstamo garantizado?

Normalmente son cantidades pequeñas, pensados para proyectos de poca inversión. La cantidad máxima la determina la sociedad de garantía recíproca. Por cantidad pequeña me refiero a importes de entre 20.000€ a 50.000€ (en ocasiones más que eso), que pueden ser muy interesantes para muchos emprendedores.

Las cantidades varían según las comunidades autónomas y las políticas de las propias entidades, así que lo que he mencionado solo es orientativo.

Para ampliar información: lista de las SGR con ubicación y datos de contacto

Opción 3: Los prestamistas privados

Cuando no se consigue el dinero de la forma tradicional, puede ser tentador valorar la opción de acudir a un prestamista privado, que puede ser un particular o una empresa.

¿Qué es un prestamista privado?

Son personas (o empresas) que prestan dinero a empresas o particulares mediante un contrato privado, y con la garantía de un bien (normalmente un activo inmobiliario). No están sujetos a la reglamentación financiera habitual (como lo son los bancos), lo que tiene aspectos buenos y malos.

  • El aspecto positivo es la flexibilidad. Con un prestamista privado se puede conseguir el dinero de forma rápida y sin mucho papeleo. Además, suelen prestar a personas que tengan un historial crediticio malo, como aquellas que están en las listas de morosos.
  • Los inconvenientes son que los intereses son altos, y que en algunos casos, algunos prestamistas privados pueden usar técnicas poco éticas (como la intimidación) para cobrar sus deudas. Sin embargo, también hay muchos prestamistas que se atienen a un código de conducta estricto y son grandes profesionales.

En cualquier caso, antes de contratar un crédito para abrir tu negocio mediante un prestamista, infórmate de su reputación, y no dudes en usar los consejos de un abogado para revisar las condiciones del contrato.

¿Qué condiciones te va a poner el prestamista privado?

Ten en cuenta que un prestamista privado está arriesgando su propio dinero, y por lo tanto te va a pedir una garantía importante, habitualmente un bien inmobiliario que vale muchísimo más que el préstamo.

Además, el tipo de interés aplicable será muy alto, cercano a la usura, posiblemente entre 10 y 20% anual. Hay que recordar que los prestamistas privados suelen ser un canal de financiación de último recurso, para personas que no consiguen créditos de otra forma, normalmente porque tienen un historial crediticio malo.

Algunos te pedirán el plan de negocio, otros no se preocupan tanto por tu capacidad a pagar la deuda, porque ganarán tanto si pagas (intereses altos) como si no (garantía inmobiliaria por un valor muy superior al préstamo).

¿Cuánto dinero te puede dar un prestamista privado?

Eso depende de su propia estrategia, pero puedes estar seguro que será una cantidad muy inferior al valor del activo que des como garantía.

Opción 4: el crowdlending

El último canal posible es relativamente nuevo, y consiste en acudir a plataformas online de financiación colaborativa, o crowdlending.

¿En qué consiste el crowdlending?

Se trata de una plataforma, donde las personas que disponen de una pequeña cantidad de dinero para invertir la van prestando a diferentes proyectos, a cambio de un tipo de interés superior a lo que podrían darles opciones más tradicionales.

La plataforma estudia los diferentes casos, fija un tipo de interés en función del riesgo, y abre la financiación al público. Si una persona necesita 30.000€, por ejemplo, se pueden apuntar decenas de prestamistas con importes de 500€, 800€ o 1.000€ por poner un ejemplo.

Al repartir la inversión entre diferentes préstamos, los inversores reparten el riesgo de impago, al mismo tiempo que las personas que necesitan un crédito consiguen el dinero que buscan.

¿Qué requisitos te ponen las plataformas de crowdlending?

Cuando hablamos de préstamos para abrir un negocio, por lo general, las marketplaces de crowdlending son menos exigentes que los bancos, principalmente porque ellos no van a arriesgar su propio dinero. Sin embargo, tienen que hacer un filtro, para descartar aquellos proyectos menos solventes. También suelen clasificar los proyectos con distintos niveles de riesgo, para informar a los usuarios de la plataforma.

  • Revisarán si figuras en alguna de las listas de morosos.
  • Comprobarán si las previsiones de ingresos de tu negocio te dan la capacidad de pagar la deuda, pero este estudio suele ser menos intensivo que en los departamentos de riesgos de los bancos tradicionales.
  • Dependiendo de la plataforma, te pueden pedir más garantías, pero suele ser más flexible que lo que piden los bancos.
  • El tipo de interés suele ser más interesante que lo que ofrece la banca.

¿Cuánto dinero puedes pedir mediante crowdlending?

Los analistas de la plataforma determinarán la cantidad del préstamo en función de cada caso, y de la política del portal. Dado que muchos ofrecen una garantía de recompra a sus usuarios, suelen limitar el riesgo evitando que las cantidades prestadas sean muy altas.

Para ampliar la información: pronto escribiré un artículo con una lista de plataformas de crowdlending

 

¿Lo ves? Hay muchas formas de conseguir el préstamo para abrir tu negocio. Así que no te desesperes, y encuentra el canal de financiación más acorde a tus necesidades y objetivos.

Artículos relacionados

¡Compartir es vivir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *