10 negocios americanos que no existen en España

Ideas de empresas para importar, con negocios de Estados Unidos que no hay (aun) en España. Para copiar, adaptar o simplemente inspirarse. Se trata de aprovechar unas tendencias de fondo que quizás lleguen pronto a nuestro país, o quizás no. A veces, las diferencias culturales o de nivel de vida pueden complicar el éxito para conceptos importados. Pero primero veamos de qué estamos hablando.

Entrega de gasolina donde estés

Ahora que en España se están poniendo de moda los servicios de entrega a domicilio como Glovo o Deliveroo, en Estados Unidos han ido más allá, con conceptos más especializados. Por ejemplo, la empresa Booster  viene a repostar tu coche donde esté.

Bueno, no van a venir a salvarte si te has quedado tirado con el tanque vacío en medio del campo. El servicio está más bien pensado para unos clientes urbanos que no quieren perder el tiempo yendo a repostar el coche.

Un profesional llega en una hora con un pequeño tanque móvil y llena el depósito. Seleccionan la gasolinera más barata de la zona para aprovisionarse, y cobran una pequeña cantidad por el servicio.

Hay servicios similares en diferentes ciudades de Estados Unidos, como Filld o Gas Ninjas.

Alquiler de piscinas privadas por horas

Si Airbnb revolucionó la forma de irse de vacaciones, con el alquiler de habitaciones y pisos entre particulares, uno de los negocios americanos que no existe en España es Swimply, una plataforma que permite a los propietarios de piscinas alquilarlas por días u horas.

En España, podría ser más complicado poner el concepto en marcha, pero también hay muchas piscinas privadas. Incluso podría ser una posibilidad para las comunidades de vecinos de abaratar el coste de mantenimiento en verano. Cobrar la entrada a un número reducido de personas cada día podría cubrir el coste del socorrista.

Aprovechar las bodas canceladas

A veces, una desgracia puede dar una idea de negocio muy rentable. Es lo que ocurrió al creador de Bridal Brokerage, un americano cuya boda se canceló cuando todo ya estaba reservado, y sin posibilidad de recuperar el dinero.

Tuvo la idea de crear una plataforma para que las personas que se quieren casar más rápido se pongan en contacto con aquellas que cancelan el evento, para poder aprovechar las instalaciones y los gastos ya realizados. Unos ahorran y otros recuperan parte de lo que de otra forma hubiesen perdido.

En 2016 se calcula que tuvieron lugar 2,2 millones de bodas en Estados Unidos, y que se cancelaron unas 250.000. En España el número de bodas es de 170.000 aproximadamente. No sé si podemos extrapolar y considerar que entre 15.000 y 20.000 bodas se cancelan. Es posible que haya mercado, pero sin duda habría que ampliar el concepto a Europa para mayor escalabilidad.

Plataforma colaborativa para el coworking

Ya sé que el artículo trata de negocios de Estados Unidos que no hay en España, pero últimamente el crecimiento de algunas empresas es tan rápido que se internacionalizan enseguida.

Ese ha sido el caso de Wework, que podría ser considerado algo como el Airbnb del coworking. Es decir, las empresas y los profesionales ponen en alquiler el espacio que tienen disponible. De esa manera consiguen unos ingresos, mientras otros profesionales tienen acceso a un lugar de trabajo más económico que si tuvieran que alquilar una oficina propia.

Un sistema para servir cerveza más rápido

Cansado de tener que esperar a que le sirvieran su pinta de cerveza, un americano diseño un sistema revolucionario para llenar rápidamente los vasos, por abajo.

El resultado es la empresa Bottoms up Beer que comercializa sus soluciones para los bares de Estados Unidos y todo el mundo.

Kit de afeitado por suscripción

Lo que al principio parecía un negocio de nicho se ha convertido en un mercado millonario. Hace unos meses, la multinacional Unilever compró el pionero Dollar Shave Club por mil millones de dólares.

Y es que el negocio de vender kits de afeitado por suscripción es muy rentable. Aquí mismo en el blog entrevistamos a un emprendedor americano con un concepto muy similar, y que le permitía vivir muy bien mientras viajaba por el mundo.

Plataforma colaborativa de transporte

Hace ya años que comenté la posibilidad de sistemas parecidos a Uber y Blablacar aplicados al transporte de mercancías. Y es que me parecía evidente que era buena idea crear una plataforma para poner en contacto los transportistas y las empresas que necesitan mandar sus productos.

El concepto está funcionando muy bien en Estados Unidos, de la mano de la plataforma Convoy, un nombre sencillo y claro.  En España, el sector del transporte es muy atomizado, y los autónomos y pequeños transportistas podrían aprovecharse de una plataforma de esas características para encontrar negocios y evitar viajar de vacío.

Una aplicación de citas para mayores

En el negocio del amor, la revolución de los últimos años ha sido sin duda Tinder. Pero es que el mercado de las personas mayores es diferente. Es algo que la empresa americana Stitch ha entendido, ya que el enfoque no es solamente tener citas, sino también participar a actividades de grupo, conocerse, hacer amigos.

El cinema a la vez es restaurante, o viceversa

Eso sí que es un negocio muy americano, y de momento no creo que exista en España. La idea es muy sencilla: crear una sala de cine donde los clientes pueden cenar cómodamente mientras están viendo la película. Se llama Alamo Drafthouse, y de momento está funcionando muy bien.

Dicen que la mitad de la facturación proviene de la comida, y la mitad de las entradas para las películas. En España, país con mucha tradición culinaria de tapeo y comida para compartir, se podría adaptar el concepto con cine y tapas. ¿Cómo lo ves?

Eso sí, los nutricionistas no recomiendan comer mientras se está haciendo otra actividad (ver la televisión, por ejemplo), porque eso hace que comamos de manera automática y rápida, y en general se come demasiado.

Un sistema de seguridad conectado

Todo empezó con una idea de negocio muy similar a la que comenté hace años en el blog, sobre conectar el telefonillo con el móvil. El creador americano de Ring primero pensó que cuando estás en una casa grande, a veces no escuchas el timbre, y pensó en conectarlo con el móvil.

A continuación, pusieron a disposición de sus clientes toda una gama de soluciones de seguridad, que permite monitorizar la casa a distancia.

Las dificultades de copiar modelos americanos

Hay varios inconvenientes a la hora de querer copiar o adaptar negocios americanos que aún no existen en España:

  • Las diferencias culturales. El modo de vida no siempre es idéntico. Por ejemplo, en Estados Unidos una proporción importante de las familias vive en casas con jardín, incluso en grandes aglomeraciones. En España, la gente vive más en pisos. Y no hablemos de la legislación.
  • La internacionalización del concepto original. Por mucho que hayas creado un concepto exitoso copiando un modelo americano, es posible que cuando llegue a España (si lo hace), venga con tanta fuerza que no puedas competir. ¿Os acordáis de Tuenti? (la copia de Facebook, no la marca barata de Movistar). Pues eso.
  • El tamaño del mercado. La población de Estados Unidos es aproximadamente 7 veces la de España, y el nivel de vida medio es más alto también. Por lo tanto, algunos mercados rentables del otro lado del Atlántico pueden ser meros nichos en España, o incluso ser insuficientes para un negocio rentable.

 

Artículos relacionados:

antoine 80
Me llamo Antoine Kerfant y llevo 9 años asesorando a emprendedores.

Descubre ya mismo si tu idea de negocio es buena gracias a mi ebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*