Amplia el negocio de tu bar o restaurante con una licencia de terraza

El negocio más común en España es el bar, pero también tenemos decenas de miles de restaurantes. Aprovechando el buen clima que suele reinar de mayo a octubre, los negocios de la hostelería pueden apostar con una ampliación natural, mediante la apertura de una terraza. Para hacerlo, necesitas una licencia. Te contamos como puedes aprovechar esa oportunidad al máximo.

La forma más rápida de hacer crecer tu negocio

Abrir una terraza tiene muchas ventajas. Por un lado, beneficias de repente de un espacio adicional, que dependiendo de la configuración de la zona pública cercana al establecimiento puede ser más o menos grande y provechoso.

Por otro lado, la terraza atrae a muchos clientes, especialmente en el caso de los bares. En cuanto hace buen tiempo, apetece tomarse la cerveza o el refresco al aire libre, y muchos clientes elegirán antes un negocio con terraza que uno que no la tenga.

Y por motivos obvios, la terraza hace que tu local sea mucho más visible. La mayor parte del tiempo, ocupan un espacio inmediatamente adyacente al local, pero no siempre, por lo que pueden dar visibilidad a locales que no tienen mucha, por ubicación o configuración de la calle.

Incluso con temperaturas extremas

En invierno, la solución para atraer a los clientes a tu terraza es tener una estufa a gas colocada estratégicamente entre las mesas. Lo ideal es combinarla con unas mantas polares a libre disposición de los consumidores. Así creas un ambiente cálido y una atmósfera agradable, donde las personas podrán quedarse un buen rato disfrutando de sus bebidas sin temer la intemperie.

En verano, es un problema opuesto. A muchos clientes les apetecería estar fuera pero el calor puede ser agobiante. Pero se puede solucionar con dos cosas. Por un lado, instalando un neubilizador para terrazas, que creará un microclima más fresco y agradable. Por otra parte, obviamente tendrás que contar con unas sombrillas con buena cobertura, para evitar que tus consumidores tengan que sufrir la exposición directa a los rayos solares.

Como conseguir una licencia para la terraza

Es difícil escribir un artículo estándar para los requisitos necesarios, porque las condiciones vienen impuestas por cada ayuntamiento, y cada municipio tiene ordenanzas diferentes.

Algunas ciudades dan autorizaciones para terrazas anuales, otras las limitan al verano (mayo a octubre).

En la mayoría de los casos, la petición se tiene que hacer el año anterior. Así que piensa en pedir la licencia con antelación, no te esperes a la primavera.

También hay plazos de tramitación, que pueden tardar varios meses, razón de más para anticiparse.

A parte del papeleo habitual y de un croquis de distribución, te pueden pedir la autorización del local vecino o de la comunidad de propietarios (si la zona es privada de uso público).

Implicaciones y costes

Una vez que te autoricen la licencia, tienes que tener en cuenta que tendrás que respetar a raja tabla toda la normativa correspondiente.

El aforo, la distribución de las mesas, las zonas de paso y los horarios de terraza son cuatro elementos que tienes que cumplir siempre, porque si no lo haces, algún vecino descontento o incluso un competidor tuyo podrían llamar a la policía y causarte problemas. Recuerda que las licencias también pueden ser retiradas.

El coste varía mucho según los municipios. Una mesa te puede costar entre 50 y 200€ al año, pero con el potencial económico de una terraza, es una inversión que se recupera rápido.

También tendrás que pensar en ampliar la plantilla. Tener más clientes potenciales significa que si sigues con el mismo número de camareros, es posible que los tiempos de espera aumenten, generando insatisfacción entre los consumidores. Tendrás que valorar el interés de contratar refuerzos o no.

Artículos relacionados:

¡Compartir es vivir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *