Consejos para solicitar un préstamo para tu negocio

solicitar un préstamoMuchos emprendedores tienen una buena idea de negocio, pero les falta la financiación para llevarla a cabo. Otras empresas más asentadas necesitan una inyección de dinero para poder iniciar nuevas inversiones, hacer frente a tensiones puntuales de tesorería o financiar el crecimiento de las ventas. En muchas de esas situaciones, será necesario solicitar un préstamo para tu negocio. Te voy a dar algunas recomendaciones para maximizar tus opciones.

Define cuáles son tus necesidades de financiación

No vayas contactando con bancos y organismos de financiación sin haber primero analizado exactamente para qué necesitas el dinero. Hay muchos productos bancarios, y unos están diseñados para financiar inversiones, mientras otros sirven para el circulante. También tienes que saber cuánto dinero te hace falta, con qué horizonte, etc.

Busca información y compara

Hay un error que cometen muchos emprendedores, y también un gran número de particulares. Consiste en preguntar sobre préstamos solo a las entidades en las cuales tienen cuenta. El tema es que normalmente, tu banco no tiene incentivo para hacerte mejores precios que la competencia, porque ya te tiene en cartera. Por lo tanto, al igual que un particular busca información sobre créditos, hipotecas y tarjetas, tienes que ponerte a buscar datos sobre leasing, factoring, confirming o préstamos clásicos.

Ten en cuenta que hoy en día hay medios muy fáciles para comparar la información y las condiciones que ofrecen las entidades. Por ejemplo, en el caso de los microproyectos, que algunas personas financian con préstamos de poca cantidad a plazos muy cortos. Pueden optar por un comparador de créditos rápidos que les propondrá muchas opciones con los costes asociados. Es cierto que en general, las soluciones bancarias para empresas se hacen más a medida, y entonces la comparación la tendrás que hacer solicitando el préstamo en varias entidades. Pero es fundamental que compares. Es la única forma de saber que estás eligiendo el mejor servicio al mejor precio.

Prepara tu plan de empresa

Saber cuáles son las necesidades de financiación de tu empresa está bien, pero no es suficiente. Tienes que formalizar la información. Sin duda, a día de hoy el mejor formato para eso sigue siendo el plan de negocio. Básicamente, vas a explicar la evolución prevista de tu proyecto, tomando hipótesis razonables y considerando todos los costes asociados. Tendrás unos estados financieros previsionales que mostrarán la viabilidad de tu negocio.

Evidentemente, es fundamental que el plan de empresa muestre una capacidad para devolver el préstamo sin problema. Por eso incluye también una previsión de tesorería.

Tienes que ser muy profesional

Cuando vayas a hablar con el banco, tienes que mostrarte muy seguro y profesional. Se tiene que notar que has estudiado muy bien el asunto. Tienes que convencer a tu interlocutor que tus hipótesis son razonables y mostrar confianza en el futuro, pero sin parecer demasiado optimista.

Ensayar tu discurso puede venir muy bien. Si tienes algún amigo o conocido que sepa de finanzas empresariales, pregúntale si puedes ensayar con él y si te puede dar su opinión sobre tu planteamiento. Así te asegurarás de saber responder a las preguntas que te puedan hacer.

El delicado asunto de las garantías

Por desgracia, a menudo tener un proyecto sólido y argumentado es un requisito necesario, pero no llega a ser suficiente. Porque muchos bancos quieren tener más garantías. Por eso tienes que estar preparado en caso de qué te pidan aportar algún aval o similar. Si no dispones de garantías personales, pero tienes un buen proyecto, deberías probar suerte con las sociedades de garantía recíproca. Son organismos públicos cuyo propósito es fomentar la actividad empresarial, apoyando proyectos buenos que no se financiarían sin una garantía.

Artículos relacionados:

¡Compartir es vivir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *