Como reformar un local al mejor precio para poner tu negocio

Los emprendedores que necesitan un local físico abierto al público saben muy bien que la reforma suele ser uno de los importes más elevados dentro de la inversión inicial. Sin embargo, hay varias formas de reducir el importe de la factura sin que impacte el resultado final. Voy a plantearte algunas de las posibilidades más interesantes. Tenlas en cuenta.

Comparar para ahorrar

A esas alturas, si eres un lector habitual del blog, deberías saber que siempre recomiendo comparar para ahorrar, y pedir varios presupuestos en cuanto lo que vayas a comprar tiene un coste significativo. En el caso particular de las obras de remodelación de un local, es evidente que tienes que solicitar precio a varias empresas o profesionales. Por suerte, tienes hoy en día comparadores que te permiten mandar solicitudes de presupuestos a distintos proveedores en cuestión de minutos, y así puedes fácilmente quedar con los que te parezcan más interesantes, ahorrando un tiempo valioso. Por ejemplo, puedes mirar empresas de reformas en Madrid (o en tu ciudad) gracias a una plataforma como Zaask.

Elegir la época del año

Puede parecer una tontería, pero hay épocas del año más propicias a una mejor negociación de precios para las reformas. Por lo general, en invierno las empresas tienen menos trabajo que en verano, y estarán más dispuestas a aceptar una rebaja en el precio. Tenlo en cuenta, y si puedes elegir cuando hacer la obra, mejor en enero que en junio.

Hazlo tú mismo

Si eres manitas, quizás haya algunas cosas de la reforma que puedas hacer por tu cuenta. Eso sí, no todo el mundo es capaz de hacer un buen trabajo, y si estás montando tu negocio, tendrás muchas más frentes abiertas, así que en muchos casos será mejor que delegues el trabajo a profesionales. Pero si tienes algo de tiempo, pintar un local sale mucho más barato si lo haces tú mismo, por citar un ejemplo.

Equipos de segunda mano

Que hagas una reforma no implica que tengas que poner todo nuevo. Las estanterías de tu almacén pueden ser de segunda mano: mientras sean buenas y más económicas, perfecto. Lo mismo ocurre con algunos de los elementos de la cocina de un restaurante. Si puedes conseguir un horno usado que esté bien, quizás no sea necesario que inviertas en uno nuevo.

Piensa muy bien antes de empezar las obras

Incluso voy más lejos: piensa bien antes de elegir un local. Antes de firmar para quedarte con un sitio, haz una estimación del coste de las obras. Si la inversión en la reforma es muy elevada, quizás te compensaría seguir buscando. Digo quizás, porque hay otros muchos aspectos, como la ubicación, el tamaño, la distribución, el precio del alquiler…

Si ya tienes el local, tienes que estudiar si el proyecto de reforma que has hecho es el más adecuado. Un aspecto fundamental, por ejemplo, es procurar no desplazar los puntos de agua, y limitar las modificaciones de puntos de luz. De esa forma puedes ahorrar mucho dinero en fontanería y electricidad, mientras obtienes un resultado final muy bueno.

Muestra tu proyecto a más personas, te pueden sugerir variaciones que te pueden hacer ahorrar mucho dinero en obras.

Usa materiales que imitan otros más caros

Hoy en día, puedes perfectamente encontrar una cerámica que imite el aspecto del parquet, pero con la ventaja de ser más fácil de lavar y mantener, y generalmente una mejor resistencia. Lo mismo ocurre con otros muchos materiales. Puedes conseguir visualmente unos grandes resultados pero gastando significativamente menos. No lo dudes.

¿Lo ves, con unos pocos consejos, la reforma de tu local no tiene por qué salirte tan cara? ¡Adelante!

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *