¿Cómo empezar a vender productos y servicios por suscripción?

vender productos y servicios por suscripciónLos modelos de negocio de suscripción son unos de los más interesantes y rentables en nuestra economía digital. Aunque no tienen porque limitarse a los negocios digitales, lo cierto es que se adaptan muy bien al comercio electrónico. Por ese motivo, hoy vamos a ver como puedes empezar a vender tanto productos como servicios por suscripción. Aprovecharé para dar algunos ejemplos de ideas de negocio y también comentarte alguna herramienta útil para automatizar tus procesos y sacar todo el partido a tu estrategia de suscripción.

¿Por qué es interesante vender servicios y productos por suscripción?

Los modelos de suscripción implican una regularidad en las interacciones comerciales que garantizan unos ingresos estables para tu negocio. Teniendo en cuenta lo mucho que cuesta captar a un cliente, es muy rentable cuando se convierte en un comprador habitual, y el formato de suscripción lo favorece.

En un modelo tradicional, tienes que ir convenciendo cada vez a un cliente de que te vuelva a comprar, mientras con un sistema de suscripción, ocurre al revés. Es el cliente quien tiene que decidir darse de baja, y eso representa un mayor esfuerzo que simplemente no comprar. Mientras este satisfecho con lo que tienes que ofrecer, seguirá suscrito. En un formato tradicional, aunque el cliente tenga una buena opinión de tus productos o servicios, muchas veces prueba otras opciones, porque lo tiene fácil.

Vender productos y servicios por suscripción es fácil con las herramientas modernas

La otra ventaja de este tipo de modelo de negocio es que hoy en día existen herramientas que te facilitan la vida para gestionar las suscripciones y optimizarlas. Ya no tienes que llevar a mano el control de los abonados a tus servicios o productos. Por ejemplo, con una plataforma como Pai Suscripciones puedes crear planes de suscripción para tu pequeño negocio de forma muy rápida, en minutos y sin conocimientos técnicos.

No solo automatizarás el proceso de registro y de pago periódico, también tendrás herramientas para retener tus suscriptores, conocer sus valoraciones sobre tus productos o servicios, y por supuesto conocer las principales métricas de tu negocio de suscripción, para tomar medidas correctoras.

¿Cómo empezar tu propio modelo de suscripción?

Analiza cuáles de tus servicios se adaptan a un modelo de suscripción

Imaginemos que tienes un negocio tradicional de servicios, por ejemplo, una peluquería. Tienes algunas clientas que vienen una vez al mes a que les hagas un corte, una permanente, un tinte, o cualquier otro servicio. Para esas clientas, podrías diseñar un servicio de suscripción, donde por una cuota mensual tendrían acceso a uno o varios servicios.

La suscripción costaría algo menos que ir pagando cada vez, lo que daría un incentivo a la clienta para apuntarse, además de la comodidad de no tener que ir pagando cada vez que visita tu peluquería. Para tu negocio, la ventaja es asegurar un ingreso estable con todas las clientas que se apunten a la suscripción.

El modelo puede funcionar con muchos negocios de servicios, en salud y belleza (fisioterapia, medicina, estética), en el sector del motor (revisiones periódicas), en la educación (clases presenciales y online), el deporte (gimnasios), y muchos más.

Opciones de modelos de suscripción con productos

Las ventas recurrentes también se pueden hacer con productos físicos. Una floristería puede vender ramos por suscripción para otros negocios que necesitan decoración, como por ejemplo un restaurante de alto standing. Una bodega puede vender una botella a la semana a un club de aficionados al vino. También se pueden vender productos de higiene o cosmética, ya que se usan cada día. Hay muchas posibilidades.

Define las condiciones de la suscripción

  • El precio. Evidentemente, el negocio tiene que ser rentable para ti. En un modelo totalmente digital, con un coste marginal casi nulo, puedes ser más agresivo y apostar por el volumen. Pero si tienes costes asociados, como el precio de compra del producto, la mano de obra necesaria o el gasto de transporte, los tienes que tomar en cuenta.
  • La frecuencia del pago. Lo más habitual es tener un modelo de suscripción mensual, pero también podrías contemplar otras opciones, como trimestrales, semestrales o anuales. Generalmente, se ofrece un mayor descuento para renovaciones anuales, pero también te aseguras mayores ingresos.
  • Las condiciones para interrumpir la suscripción. En la mayoría de los casos, el cliente puede darse de baja antes del siguiente pago. Es importante dejar libertad a tus suscriptores para irse, porque eso facilita mucho que se apunten a la suscripción. Y, mientras estén satisfechos con lo que ofreces, no tendrán incentivo para marcharse.
  • Tu propuesta de valor. Es fundamental dejar muy claro lo que viene incluido en la suscripción. Si mandas cada mes por correo un kit de afeitado, tus clientes deben saber exactamente lo que contiene. Si ofreces un servicio de peluquería al mes, también tendrás que definir lo que está incluido y lo que no, para que no haya malas sorpresas.
  • Cambios en las condiciones. Si tienes que aumentar el precio, o cambiar alguna de las condiciones de la suscripción, tendrás que avisar con un tiempo prudencial a tus abonados, para que decidan si quieren seguir.

Automatiza el proceso de suscripción

No importa si tienes un negocio físico, como un gimnasio o una academia de idiomas, o si has montado una plataforma totalmente online. Para que tu negocio de suscripción funcione de forma óptima, tienes que automatizarlo. Lo más fácil es que permitas a tus nuevos usuarios registrarse, usando una herramienta como la de Pai Suscripciones que cité antes.

Si tienes un negocio físico, puedes tener una tablet en la recepción, donde tus clientes podrán hacer su registro. También lo puedes hacer por ellos en el ordenador de tu negocio. Obviamente, en caso de tener un negocio online, simplemente tendrás un formulario de registro en pocos pasos.

Vigila de cerca la opinión de tus suscriptores

Una vez hayas lanzado tu negocio, tendrás que dedicar mucho esfuerzo en ofrecer una gran calidad en tus productos o servicios. Tu objetivo es, evidentemente, que tus suscriptores se queden el mayor tiempo posible contigo. Para ello, vigilarás algunos indicadores de satisfacción, y métricas como el porcentaje de clientes que se dan de baja después de unos meses, o la duración media de una suscripción. También podrás aprender de los errores que han cometido otros negocios similares.

En un futuro, posiblemente haga un artículo sobre conceptos como el CLV (Customer Lifetime Value), y otras métricas muy importantes en negocios online, y particularmente en modelos de suscripción.

 

Pero, de momento, creo que con este artículo ya tienes unas bases para empezar a plantearte un negocio de suscripción para vender tus servicios y productos. ¿Tienes una duda? ¡Compártela en los comentarios!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.