Como tener ideas para los artículos de tu blog

Más de una vez he tratado por aquí la importancia de este medio. Hoy no voy a explicar cómo hacer un blog, sino contar cómo encontrar ideas cuando te quedas bloqueado. No suele ser mi caso, ya que hace tiempo que superé los 1.000 artículos. Pero entiendo que, sobre todo al principio, y después de un esfuerzo inicial por proporcionar contenidos interesantes, te pueda costar más. No te preocupes, porque te voy a dar pistas.

Tu propia experiencia

Normalmente escribes sobre una temática que conoces muy bien, y por lo tanto tienes experiencias que podrían servir para un artículo. A mí me suele pasar. A veces recuerdo algo antiguo. En otras ocasiones, sucede algo, y en un rincón de mi mente pienso “eso podría ser un buen tema para un post”. En este caso, es buena idea apuntarte el planteamiento o la temática en una lista de futuros artículos, que te podrá servir cuando te falle la imaginación.

Un vistazo a la competencia

Cuando escribes un blog es recomendable que hagas un mínimo de benchmarking. Deberías saber cuáles son los principales competidores para tu temática. Y de vez en cuando, si no tienes ideas, no tiene nada de malo que vayas a ver los artículos que han redactado. No se trata de copiar, sino de inspirarse. Leer un post de la competencia te puede dar pistas para otros planteamientos relacionados.

Vuelve a leer tus posts antiguos

Llevo más de ocho años escribiendo artículos para este blog, a un ritmo medio de dos a la semana. Por supuesto, a veces vuelvo a tratar de temas que ya abordé en otros artículos en años pasados. No tiene nada de malo aportar un contenido nuevo, con un planteamiento diferente. Tienes varias opciones:

  • Actualizar el post antiguo, añadiendo información, o simplemente actualizando datos.
  • Leer el artículo de nuevo para inspirarte con ideas relacionadas.
  • Volver a escribir un nuevo post sobre el mismo asunto, pero con un enfoque diferente.

Pregunta a tus compañeros de trabajo

Si estás redactando los contenidos del blog de tu empresa, puede que tengas una visión parcial de las cosas. Hablar con compañeros que tienen otras responsabilidades puede darte nuevas ideas de artículos. Déjame darte un ejemplo. Si trabajas en ventas, puedes pensar en muchos posts relacionados con la parte comercial. Pero quizás haya artículos muy interesantes por escribir sobre el proceso de producción en tu empresa.

Sigue la actualidad

Las noticias en general, y las de tu sector en particular, pueden ser una excelente fuente de ideas para escribir artículos. Eso sí, el problema es que a veces esos posts pueden quedarse desfasados con el tiempo, más que otro tipo de contenido. Y las noticias no son lo único que puedes seguir, sino también las tendencias de tu negocio y de la comunicación, por ejemplo viendo los hashtags que más se mueven en las redes sociales.

Comentarios y correos

A veces son tus propios lectores quienes te pueden inspirar. Te dejan un comentario preguntando una cosa concreta en uno de los posts del blog. Te escriben un correo electrónico para pedir información. Y en ocasiones, esas preguntas te ayudan a entender que hay una temática interesante por desarrollar, y que además les gustará a tus lectores porque ya sabes que una o varias personas te han preguntado acerca de ello.

Más allá de la idea

Una cosa es encontrar el tema que puedes tratar en un artículo y otra muy diferente es desarrollarlo. La mayoría de las veces, conoces muy bien de lo que hablas, y no necesitas buscar más información. Pero, en algunos casos, no está tan claro. Por eso quiero compartir contigo tres fuentes interesantes de contenido para aprender más sobre algunas temáticas.

  1. Quora. La página de preguntas y respuestas proporciona a menudo una información muy detallada y argumentada para un sinnúmero de temáticas. Leerla puede ser buena idea para refrescar las ideas antes de escribir un post.
  2. Google. El buscador es una herramienta fundamental para encontrar información. Sin embargo, a veces tendrás que ingeniártelas para encontrar las palabras claves correctas para acertar con los resultados relevantes.
  3. Wikipedia. Una fuente de información muy extensa. En ocasiones no hay más remedio que consultar la versión en inglés para tener una visión más completa de un asunto en particular.

Ya lo ves, no tienes que tenerle miedo al síndrome de la página en blanco.

Artículos relacionados

antoine 80
Me llamo Antoine Kerfant y llevo 7 años asesorando a emprendedores.

Descubre ya mismo si tu idea de negocio es buena gracias a mi ebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*