Los 10 consejos de gestión empresarial más importantes para tu negocio

gestión empresarial negocioEmprender es gestionar. Tanto si has creado tu empresa como si administras un negocio que pertenece a otros, sin duda sabes que la gestión empresarial no es una materia que se improvisa. Voy a detallar a continuación los 10 consejos que me parecen más relevantes para cualquier persona que quiera gestionar un negocio con las mejores garantías.

Las 3 habilidades fundamentales para una buena gestión empresarial

Antes de entrar en el detalle de los aspectos claves en la buena gestión de un negocio, me parece importante destacar algunas de las habilidades más importantes que tiene que tener un empresario o gerente de una empresa.

  1. Trabajar orientado a resultados. ¿Qué significa eso? Simplemente que todo lo que se hace está pensado para lograr unos objetivos. Por supuesto quieres tener ventas y beneficios, pero también puedes tener en cuenta otros parámetros.
  2. Tomar decisiones y actuar con eficacia. En particular, es importante ser capaz de reaccionar a algunos cambios y corregir errores.
  3. Liderar y motivar el equipo humano. Tengo todo un artículo sobre como ser un líder, así que no voy a entrar más en detalle.

Planificar e implementar acciones para la gestión de tu negocio

La gestión empresarial consiste en una sucesión de proyectos que tienes que gestionar, y que requiere una buena planificación para maximizar las posibilidades de éxito. Empiezas por montar tu negocio, preparando un plan de empresa y diseñando tu estrategia, pero la planificación no para allí. En el día a día de tu negocio, tendrás nuevos proyectos, inversiones para mantenerte competitivo, campañas de marketing para llegar a tus clientes, y muchas más tareas complejas que requieren planificación.

Por suerte, tienes herramientas para ayudarte. Puedes usar un software de gestión gratuito, contar con un buen gestor de proyecto en tu equipo, y por supuesto formarte para reforzar tus habilidades de planificación e implementación.

Una buena gestión empresarial implica control

Si quieres saber como va tu negocio para poder tomar acciones y conseguir tus objetivos, necesitas un sistema de control. Y ese control de gestión no se limita a revisar los resultados, ni a seguir los indicadores claves para tu empresa. Va más allá, en particular sirve para gestionar los diferentes riesgos a los que está sometido el negocio. Medir los resultados y controlar los riesgos son dos aspectos esenciales de la gestión de un negocio.

Una empresa vive de sus ventas

Es imposible hablar de consejos de gestión empresarial sin mencionar la importancia fundamental de la labor comercial. Por eso es importante establecer una estrategia de ventas, con el apoyo, si es necesario, de campañas de marketing. Encontrar clientes, buscar los mejores canales para llegar hacia ellos, motivar a los vendedores, controlar los precios y los márgenes son tareas fundamentales para una buena gestión.

La importancia de las compras

Allí depende mucho del negocio. Si vendes servicios profesionales, probablemente dependas mucho menos de tus proveedores que si te dedicas a una actividad de distribución minorista.

Para muchas empresas, la relación con los proveedores es un aspecto muy estratégico. Es necesario no depender de una sola empresa, aprender a negociar los precios, y por supuesto conocer precisamente en cada momento los costes de venta y el precio de coste de cada producto.

Cobrar las ventas

De nada sirve vender si luego no cobras. Es más, si al final una venta acaba en un impago, habrá sido peor vender que no haber hecho nada. Por eso es tan importante tener una buena gestión del crédito a clientes, estableciendo límites adecuados para cada uno y teniendo un procedimiento ágil y rápido para actuar en caso de que un pago se retrase.

Gestión empresarial y control de gastos

Que sea en finanzas personales o en el mundo de las empresas, no gastar más de lo necesario es una estrategia con muy buenos resultados. De hecho, no hace falta que seas el gerente de una empresa para tener la responsabilidad sobre unos gastos. En las organizaciones grandes, es bastante habitual que cada responsable de departamento tenga que gestionar su presupuesto de gasto, con unos objetivos anuales.

Vigilar las existencias

En las actividades de distribución, la gestión de los stocks suele ser uno de los puntos más estratégicos para el negocio. Hay que conseguir acertar en las compras para tener las existencias más optimizadas que se puedan, cumpliendo con 3 objetivos:

  1. No tener un exceso de stocks, por el coste financiero que supone.
  2. No quedar en ruptura de existencias, por las pérdidas de venta y la mala imagen que implica.
  3. Evitar comprar referencias de productos que luego no se van a vender, y perderán valor con el tiempo, además de impactar la liquidez.

Un ojo siempre en la tesorería

La liquidez es quizás el elemento más crítico en una empresa. Son numerosos los ejemplos de empresas que, pese a tener buenos resultados, a crecer y tener buenas proyecciones, desaparecieron por falta de liquidez. Por eso es tan importante seguir la posición de tesorería, haciendo previsiones de los futuros cobros y pagos, y usando las soluciones bancarias adecuadas para financiar el circulante.

La calidad en la gestión empresarial

Es uno de los factores diferenciales más importantes para asegurar el éxito a largo plazo de una empresa. Un cliente satisfecho con la calidad del producto o servicio no solo volverá a comprar, también es posible que recomiende la empresa a sus contactos. Al contrario, una mala percepción de la calidad ofrecida puede implicar perder muchas ventas en el futuro.

Por eso es tan importante incluir la calidad en la gestión del negocio, y en particular tener un seguimiento de la satisfacción del cliente.

Impuestos y reglamentación

Finalmente, no podría hablar de la gestión empresarial sin mencionar los aspectos fiscales y legales a los que está sometido tu negocio. Por supuesto, dentro de todas las acciones que hagas como gestor, tendrás que asegurarte de que estás pagando el importe justo de impuestos, y que tu empresa cumple con todos los requisitos legales en todos los aspectos que puedes imaginar. Hay muchas normativas: laboral, medioambiental, fiscal, mercantil, protección de datos… No voy a detallarlo todo aquí. Pero tienes que contar con un buen asesoramiento.

Como ves, la gestión empresarial abarca muchos elementos, y solo he listado los 10 que me parecen más relevantes. ¿Qué añadirías a esa lista? Puedes compartirlo en la sección de comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *