Como se hace un traspaso de negocio: pasos y consejos

como se hace un traspaso de negocioPuede que estés buscando la forma de emprender sin empezar de cero, y por lo tanto te interese comprar algo que ya esté en marcha. O quizás ya tienes el negocio, y te estás preguntando como se hace un traspaso de negocio para poder dedicarte a otros menesteres. Te voy a explicar los diferentes pasos e implicaciones de los traspasos, para que puedas realizarlo en las mejores condiciones.

¿Qué es un traspaso de negocio?

El nombre parece autoexplicativo, pero en realidad un traspaso de negocio es un acuerdo que cubre aspectos muy concretos respecto a la cesión de una actividad.

  • La cesión del contrato de arrendamiento de un local o de un negocio. Si el propietario previo del negocio también era dueño del local, en lugar de una cesión se firma un nuevo contrato de alquiler.
  • El acuerdo también incluye la cesión de los activos comerciales tangibles del negocio, como mobiliario, equipos, existencias de productos, etc.
  • La cesión de los activos comerciales intangibles, tales como el fondo de comercio y la marca.
  • Si hay trabajadores, se puede pactar unas condiciones de despido o la subrogación de personal. En ese último caso, los trabajadores seguirán con el nuevo dueño del negocio.

Normalmente, un traspaso de negocio se hace en el sector del comercio minorista, la hostelería y otros servicios. Los ejemplos más habituales son traspasos de bares, restaurantes, tiendas, peluquerías, etc.

Se negocia un precio entre el vendedor y el comprador.

Los diferentes actores del traspaso de un negocio

Para que haya traspaso, hace falta dos partes. Voy a detallar las situaciones más habituales.

El vendedor del traspaso

Hay muchos motivos por querer traspasar un negocio. Esos son algunos de los más habituales.

  • Jubilación del dueño.
  • Separación de una pareja que llevaba el negocio.
  • Cambio de objetivos profesionales y cansancio (el comercio y la hostelería son sectores exigentes).
  • Malos resultados del negocio.

El comprador

Normalmente, la motivación principal para comprar un traspaso es poder empezar rápidamente la actividad en un negocio ya en marcha. Eso evita todos los procesos administrativos, las obras y la búsqueda de clientes.

El propietario del local

En principio, como veremos más adelante, el propietario del local no tiene voz ni voto sobre como se hace el traspaso del negocio. Sin embargo, interviene en el proceso, ya que puede incrementar la renta al siguiente inquilino.

Como se hace la búsqueda de un traspaso de negocio

Si eres emprendedor y quieres comprar un traspaso, tienes que fijarte en varios aspectos esenciales.

  • ¿Qué rentabilidad tiene actualmente el negocio? Y no vale que te digan de palabra las ventas y costes. Pide información contrastada, como por ejemplo las declaraciones de impuestos, extractos contables, deudas, créditos por cobrar, etc.
  • ¿Cuál es la evolución del sector? Hay conceptos que podían triunfar hace unos años pero que no tienen futuro. Los hábitos de consumo cambian rápido. Hacer un estudio de mercado no está de más.
  • ¿Dónde está ubicado el local? A esas alturas, no debería repetirlo, pero en el comercio, la hostelería y los servicios de proximidad, la ubicación es un factor clave.
  • Visita el local, y mira si tiene algunas características que complicarían la buena marcha del negocio.
  • ¿Por qué se hace el traspaso de negocio? Casi nunca te van a decir que es porque la actividad no funcionaba, pero investiga el tema, para no llevarte una mala sorpresa.
  • ¿Hay alguna clausula particular en el contrato de arrendamiento? Algunos propietarios prohíben el cambio de actividad o que se hagan obras.
  • ¿Hay trabajadores? ¿Qué pasará con ellos?
  • Compara el precio que piden con las perspectivas del negocio, para valorar cuanto tienes que negociar.

Los elementos claves en un traspaso

Como se hace la cesión del contrato de alquiler en un traspaso de negocio

Por defecto, la Ley de Arrendamientos Urbanos estipula que el arrendatario no tiene obligación de pedir permiso al arrendador para ceder el contrato. Eso sí, el propietario podrá subir la renta al nuevo inquilino hasta un 20%. También es obligatorio que el nuevo arrendatario notifique formalmente al propietario el cambio de inquilino en un plazo de un mes.

Ahora bien, la ley permite a las partes firmantes del contrato de arrendamiento acordar libremente algunas cláusulas. El contrato de alquiler puede entonces prohibir específicamente la cesión de contrato, o establecer algunas condiciones.

En principio, el arrendador no tiene derecho a cobrar una parte del dinero del traspaso.

La licencia de actividad

El ayuntamiento emite la licencia de apertura para un titular. Si vas a comprar un traspaso mediante la cesión de un contrato de alquiler, tienes que ir a hacer el cambio de titularidad. Normalmente es un proceso puramente administrativo, siempre que se cumplan dos condiciones:

  • No se han realizado modificaciones de superficie, equipamiento o instalaciones respecto a la licencia concedida inicialmente.
  • Hay continuidad en la actividad. Es decir que no se debe haber abandonado la actividad durante un tiempo.

Si no se cumplen esas condiciones, habría que pedir una nueva licencia. Y allí puede haber complicaciones, necesidad de obras de adecuación, etc. Por eso es un tema que hay que mirar con cuidado.

Empleados previos

Si el negocio contaba con empleados, es importante ver qué va a ocurrir con los trabajadores. El cedente del traspaso puede finalizar sus contratos mediante un despido improcedente. El comprador del negocio puede también incorporar los empleados al nuevo negocio, especialmente si la actividad sigue siendo la misma.

En cualquier caso, te recomiendo que te informes sobre la subrogación empresarial en el caso de un traspaso, y que se hace en caso de tener personal.

Casos particulares que impactan lo que se hace durante un traspaso de negocio

Si la persona que traspasa es también propietaria del local, evidentemente no existe una cesión del contrato de arrendamiento. Lo que se hace es negociar un precio de alquiler y firmar un nuevo contrato.

Si el negocio está gestionado por una sociedad, en lugar de un traspaso se puede simplemente vender la sociedad. De esa forma no hace falta ni notificar al propietario del local. Eso sí, se compran todos los activos, derechos y obligaciones de la sociedad, por lo que hay que realizar una auditoría previa para no encontrarse malas sorpresas.

En caso de fallecimiento del arrendatario, sus herederos pueden subrogarse al contrato existente, y no existe la posibilidad de incrementar la renta para el propietario.

Aspectos fiscales cuando se hace un traspaso de negocio

Para el vendedor del traspaso

Siempre que se ceda el negocio en su totalidad, la operación de cesión del negocio en principio no está gravada ni por IVA ni por el ITP. El arrendatario que cede el contrato de alquiler y la actividad simplemente tiene que emitir una factura a la persona que adquiere el negocio.

Si se venden bienes por separado, estarán sometidos a los impuestos correspondientes, es decir el IVA para mobiliario y equipos y el ITP para vehículos y activos inmobiliarios.

La cesión de un negocio tributa como ganancia patrimonial en la declaración de la renta. Concretamente, se declarará el importe del traspaso, disminuido del valor neto de los activos traspasados. Hablamos de valores netos contables. Evidentemente, solo se puede deducir la parte de los activos que no se amortizó previamente.

Lo anterior se refiere a una persona física. En una sociedad la ganancia tributa por el impuesto de sociedades.

Para el comprador

El comprador se ve poco afectado fiscalmente por la compra del traspaso. Es un inmovilizado que puede amortizar con algunas condiciones, lo que tiene un impacto fiscal sobre sus declaraciones futuras.

Como dicho antes, si el negocio se cede en totalidad, no hay impuestos. Sin embargo, en caso de comprar bienes por separado, tendrá que pagar el IVA o el ITP según el tipo de bienes.

Para el propietario

Si existiese alguna condición que permitiese que el propietario del local cobrase una parte del traspaso, entonces ese importe se facturaría al arrendatario que cede el contrato, con IVA. Ese ingreso tributa como rendimiento del capital inmobiliario en la declaración de la renta.

Como se hace la valoración del precio en un traspaso de negocio

Un traspaso es una negociación entre dos partes, y tiene que haber acuerdo. Por lo tanto, no existe un valor predeterminado, sino uno que es donde se encuentran los objetivos del vendedor y del comprador, y sus situaciones personales. Dos negocios exactamente iguales podrían tener precios de traspaso muy diferentes, en función de esos criterios.

Factores que influyen en el precio de venta

  • El beneficio que genera la actividad. Evidentemente, cuando se compra un traspaso de negocio, lo que se hace es invertir en una actividad para obtener una rentabilidad a medio y largo plazo. Cuanto más rentable sea el negocio, más costará su traspaso.
  • La motivación del propietario actual por vender. Al igual que ocurre con los pisos, las prisas por querer ceder la actividad se suelen traducir con un precio más bajo.
  • El planteamiento de negocio del comprador. No es lo mismo querer comprar un traspaso para contratar empleados y poner un encargado que tener el plan de trabajar en autoempleo con varios socios. En el segundo caso, la rentabilidad potencial es mayor, y por lo tanto el comprador está dispuesto a pagar más.
  • El gusto De nuevo, ocurre lo mismo que cuando se compra un piso. Una cosa son las características técnicas del mismo, y otra es la sensación que tiene el comprador cuando visita la vivienda. Con un negocio ocurre lo mismo. El comprador puede estar dispuesto a pagar más, simplemente porque le gusta el local y el negocio.

Como calcular el precio para el traspaso

Por encima de cierto volumen de actividad, las empresas se venden y compran con valoraciones financieras profesionales. Se analizan balances, se calculan ratios, se aplican precios en función de otras operaciones similares en el sector, etc.

Pero la mayoría de los traspasos son de pequeños negocios, y por lo tanto el cálculo del precio suele ser algo mucho más arbitrario. El propietario quiere una cantidad porque así le parece.

Sin embargo, si quieres vender un traspaso, es buena idea que intentes ofrecer una explicación racional al precio. Por ejemplo, podrías aplicar un multiplicador de los beneficios anuales, de entre uno y tres años, y sumarle otras partidas.

Por ejemplo, si el restaurante deja un beneficio de 50.000 euros al año, puedes argumentar que pides 180.000 euros porque son tres años de beneficios, más las existencias y un equipo super bueno que acabas de comprar.

Al final, todo es una negociación

Puedes tener los mejores argumentos, pero al final la venta solo se hace si hay comprador, así que tienes que aceptar que el precio real del traspaso lo marcará el mercado. Si después de mucho tiempo, no has conseguido un comprador, analiza si deberías rebajar el precio.

Con ayuda, un traspaso se hace con más seguridad

Como has podido ver al leer este artículo, un traspaso es una operación relativamente sencilla, pero involucra aspectos fiscales, legales o financieros. Por eso, es muy recomendable que te asesores con profesionales.

Escribí este artículo intentado resumir lo mejor posible los aspectos más importantes de un traspaso. Sin embargo, puede haber imprecisiones, y la normativa puede haber evolucionado desde entonces, por lo que te recomiendo asesorarte.

 

Artículos relacionados

¡Compartir es vivir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *