Como aprovechar los calendarios corporativos para hacer marca

calendarios corporativos¿Cómo hacer que los clientes se acuerden de tu marca a lo largo del año? Como empresario, tienes muchas opciones y estrategias de marketing a tu disposición. Una de ellas, muy eficiente y poco costosa, es aprovechar los calendarios corporativos. Siguen siendo herramientas muy prácticas y visibles. Te voy a dar algunos ejemplos de como aprovecharlos para sorprender a tus clientes y apuntalar tu imagen de marca.

Las ventajas de usar calendarios corporativos en tu estrategia de marketing

Un objeto siempre a la vista

Hay varios tipos de calendarios para empresas, que se colocan de diversas maneras. Pero todos tienen un punto en común: siempre están a la vista. Cuando usas el calendario como un regalo para tus clientes, obviamente lo diseñas de tal forma a que siempre se vea tu marca. Así, cada vez que un trabajador de la empresa cliente necesite echar un vistazo, volverá a recordar tu nombre comercial.

Ecwid

Los calendarios corporativos son regalos publicitarios económicos

Dentro de las múltiples opciones de artículos promocionales, los calendarios corporativos son uno de los formatos más económicos. Eso se debe a varios factores. Uno de los más importantes es la modernización tecnológica del sector de la imprenta. Hoy, con la impresión digital, consigues grandes resultados accediendo a proveedores experimentados en solo unos clics. Además, muchos modelos de calendarios son objetos relativamente sencillos, lo que facilita su fabricación y abarata costes.

Siguen teniendo ventajas sobre las versiones digitales

Como lo he comentado muchas veces en el blog, el formato de papel sigue siendo un soporte muy útil en muchos casos. Para los calendarios corporativo, la ventaja que veo más clara es su disponibilidad inmediata. Para comprobar cuando cae un día concreto solo necesitas echar una mirada rápida, no te hace falta meterte en una aplicación, ni hacer clic en tu calendario digital. Y lo mismo ocurre para las anotaciones. Las haces sobre la marcha, y quedan a la vista. Por el mismo motivo seguimos usando pósit, a menudo pegándolos sobre un calendario, dicho sea de paso.

¿Qué tipos de calendarios corporativos puedes regalar a tus clientes?

El calendario de sobremesa: un clásico

Me refiero a esos calendarios de cartón, que se doblan de forma triangular, y que suelen llevar 6 meses por un lado y 6 meses del otro. Cada trabajador coloca el suyo sobre su escritorio, bien a la vista, para poder comprobar en un instante una fecha concreta. Hay versiones troqueladas, otras con espirales, e incluso modelos que van con bloc de nota incluido. Pero el triángulo no es el único formato. También hay versiones portalápices, cuadradas o hexagonales, sin olvidar la forma piramidal.

Calendarios de pared

Si quieres algo más que conocer cuando caen los días, entonces está la opción de los calendarios de pared. Generalmente, son más grandes que sus primos de sobremesa. Muestran una página por mes, con algo de espacio en cada día para que puedas apuntar notas y comentarios. También hay versiones más sencillas con todo el año en una sola hoja. La forma de marcar el paso del tiempo varía también según los formatos. En algunos modelos, simplemente giras una hoja. En otros, se arranca la página anterior, eliminando el pasado.

Calendarios tipo bloc de notas

Un formato muy útil para las personas que tienen una agenda muy llena, o que necesitan apuntar muchas cosas, son los calendarios de gran tamaño con formato de bloc de notas. Concretamente, muestran una hoja estándar DIN A3, con una columna por cada día de la semana, donde puedes anotar todo lo que necesitas. Cuando se acaba la semana, o el espacio disponible, puedes arrancar la página y tendrás una nueva a tu disposición.

Todos son formatos muy visibles

Hay más modelos de calendarios corporativos, pero creo que he citado los principales. Como puedes observar, son todos unos formatos muy visibles. Eso significa que tus clientes verán tu marca varias veces al día, todos los días del año. Por lo tanto, se percatarán del nombre de tu empresa, conscientemente o no, en un gran número de ocasiones.

Procura regalar algo práctico y estético

Cuando obsequias un calendario corporativo a uno de tus clientes, tienes dos objetivos en mente. El primero es que el cliente esté agradecido por el detalle, lo que repercute en tener una buena percepción de tu negocio. El segundo es que la persona use realmente el calendario, y que así pueda visualizar tu marca repetidamente.

Para lograr esos objetivos, tienes que prestar atención al tipo de calendario que vas a regalar, para que pueda ser útil a esa persona. A algunas personas les sirve más el formato de sobremesa, a otras el de pared, a un tercer grupo los blocs DIN A3, etc. Además, es recomendable que cuides el diseño del calendario, para tener un resultado estético. Eso aumentará la probabilidad de que tu cliente lo use.

 

Como ves, con los calendarios corporativos tienes una estrategia económica y efectiva de reforzar tu imagen de marca, con además una gran variedad de opciones para elegir. Piénsatelo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.