Opciones de ahorro para el futuro para profesionales autónomos colegiados

ahorro autónomos colegiadosEn España, algunas profesiones colegiadas tienen una situación un poco diferente del resto de los trabajadores, al menos cuando hablamos de los sistemas de previsión social. En este artículo, voy a hablar más concretamente de los autónomos colegiados. Vamos a ver las opciones de ahorro que tienen, algunas relacionadas con su colegiación, y otras con soluciones y productos a la que cualquier persona puede aspirar.

Los sistemas alternativos de previsión social

¿Sabías que algunas profesiones no tienen la obligación de cotizar a la Seguridad Social? Pueden hacerlo si lo desean, pero también pueden optar por una mutualidad de previsión social alternativa. Es un sistema que viene de hace tiempo, y está relacionado con las profesiones que exigen colegiación. Así, los abogados pueden optar por la Mutualidad de la abogacía, la mayor en volumen de activos gestionados, mientras las mutualidades de los arquitectos, de los médicos o de los pilotos también tienen una importancia notable. Y hay más, como las de los procuradores, policías, ingenieros técnicos o deportistas profesionales, aunque esas últimas son significativamente más pequeñas que las anteriores.

¿Cómo funciona el sistema?

Imaginemos el caso de Juan. Es abogado, y va a montar su propio bufete, como autónomo. Tiene la opción de elegir entre cotizar al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, o RETA, que para cualquier otro autónomo no colegiado sería obligatorio, o de optar por la Mutualidad.

Si opta por el primer caso, además de recibir los servicios de la Sanidad Pública, contará con una jubilación basada en el sistema de reparto. Es decir que los trabajadores del futuro pagarán su pensión. Si opta por la alternativa, entra en un sistema de capitalización, en el que cobrará todo lo que haya invertido durante su vida profesional, más la rentabilidad conseguida por la Mutualidad. Además, sus necesidades de salud también estarán cubiertas por el sistema alternativo. Tendrá que aportar, como poco, las cantidades mínimas que exigiría la Seguridad Social si cotizará como autónomo.

Una decisión importante para el ahorro a largo plazo

Cada uno tendrá su propia visión sobre los pros y contras de las alternativas. Sin duda una ventaja interesante de ser un autónomo colegiado es la posibilidad de elegir. Pero ese derecho tiene que venir acompañado de una responsabilidad a la hora de tomar la decisión. Por un lado, en el sistema público una persona con una esperanza de vida muy larga puede llegar a cobrar mucha pensión en total. Pero hay serias dudas sobre la sostenibilidad del sistema. Por el otro, en la alternativa de la mutualidad se cobra lo que se ha aportado, más intereses, lo que da una mayor visibilidad sobre los ingresos futuros, pero también exige planificarse muy bien.

Otras opciones de ahorro para autónomos colegiados

Ahorrar con un SIALP

Ya que estaba hablando de mutualidades y seguros privados, tiene sentido mencionar productos como el famoso plan ahorro 5, que generalmente se hace mediante un SIALP o Seguro Individual de Ahorro a Largo Plazo. Es un producto mixto, que incluye una parte de seguro de vida, y una parte de ahorro a largo plazo. Concretamente, tiene ventajas fiscales siempre que se mantenga el dinero invertido al menos durante 5 años. En caso de fallecimiento del titular, se paga una prima de indemnización a los beneficiarios.

Ahorrar con un plan de pensiones

Otra forma clásica para ahorrar para el futuro es mediante los planes de pensiones. Porque las cantidades cotizadas a la Seguridad Social pueden no garantizar muchos ingresos para el futuro. Las ventajas fiscales y los límites de aportaciones anuales deducibles pueden ir cambiando año a año, pero la lógica es siempre la misma. Durante la vida laboral, el autónomo, o el trabajador, puede aportar dinero a un plan de pensiones privado, y deducir la aportación dentro de la renta del año correspondiente, para así pagar menos IRPF. Sin embargo, el año en que se rescate el dinero, se pagarán impuestos.

Invertir en bolsa a largo plazo

Otra de las alternativas de ahorro interesantes es la posibilidad de invertir en bolsa a largo plazo. Hay quienes optan por fondos de inversión, mientras otras personas se limitan a invertir en índices, mediante productos como los ETF. También está la posibilidad de optar por comprar acciones individuales de empresas que reparten dividendos para ir cobrando esas rentas. Otros inversores compran acciones de empresas de crecimiento que no reparten dividendos, pero cuyo valor bursátil sube mucho. Hay muchas opciones.

Comprar activos inmobiliarios

En España, tradicionalmente la inversión en ladrillo ha sido una de las opciones favoritas para ahorra para el futuro. La idea es comprar un piso, o varios, que luego se ponen en alquiler, para así completar las rentas con los rendimientos de los inmuebles. Es una opción que tiene algunas ventajas fiscales, pero también conlleva unos riesgos de impago. Además, hay bastante incertidumbre jurídica, ya que la ley de arrendamientos urbanos se modifica frecuentemente.

Invertir en renta fija

Para aquellos inversores más conservadores, también está la posibilidad de comprar bonos del tesoro, u obligaciones de entidades muy seguras. En épocas de tipos de interés altos es una alternativa a la vez bastante segura y rentable. Pero cuando bajan los tipos no es tan competitiva.

 

¿Qué otras opciones de ahorro para el futuro debería mencionar en el artículo? No dudes en aportar tus ideas en la sección de comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *