5 consejos si estás pensando en contratar a un empleado

consejos contratar personalSi estás pensando en abrir tu negocio, o tu empresa está creciendo, es muy probable que estés valorando la posibilidad de tener a alguien en nómina. Ya he detallado en el blog en otras ocasiones los pasos para contratar a un empleado, por lo que en este artículo quiero centrarme en algunos consejos concretos que te pueden resultar muy útiles.

Prepárate para las obligaciones legales

Tener empleados en nómina implica una serie de requisitos legales, pagos de impuestos y declaraciones. No es sencillo, pero tampoco es tan complicado, especialmente si te preparas y te equipas de forma adecuada. Como mínimo necesitarás un programa de gestión de nóminas para que puedas elaborarlas cumpliendo con todos los requisitos. No te preocupes, que las soluciones informáticas modernas te lo ponen fácil. Además de preparar las nóminas, te permiten generar los archivos que tienes que tramitar online, como partes de alta y baja, comunicación a la contratación, etc.

También puedes hablar con algún asesor de la Seguridad Social para que te explique tus obligaciones, o pedir consejo a alguna gestoría.

No olvides que todos trabajamos por dinero

Algunos emprendedores tienen la tentación de querer contratar personal con el salario mínimo posible, con el objetivo de minimizar el gasto.

Aunque sea perfectamente entendible querer gastar poco, ofrecer un salario demasiado bajo suele ser contraproducente, por varios motivos:

  • Una persona que cobra poco no se siente motivada en su trabajo, y por lo tanto no va a tener una productividad muy alta.
  • Las personas con más potencial no van a venir a trabajar contigo si el sueldo no es suficiente.
  • Incluso si alguna persona con potencial opta por tu empresa porque le interesa el proyecto, se irá a corto o medio plazo si sus condiciones no se mejoran. La rotación de personal es un freno a la productividad.

Por eso, es recomendable que analices bien el mercado de trabajo, incluso que hables con alguna agencia de recursos humanos para determinar cuál es el valor de mercado de los puestos de trabajo que propones.

Pero tampoco todo es dinero

Un salario justo es necesario, pero no es suficiente. Las personas también valoran muchísimo el ambiente de trabajo y el interés del mismo. Y, por suerte, puedes actuar sobre esos dos factores también.

  • Como empresario, jefe y compañero de trabajo es tu responsabilidad preocuparte por que haya un buen ambiente en el trabajo. Y eso se puede hacer simplemente con un trato respetuoso para todos y también resolviendo los conflictos que puedan surgir.
  • Además, como tú diseñas los puestos de trabajo, puedes adaptar un poco la definición de puesto al perfil de cada persona para que le sea más interesante. Hay personas que disfrutan con números, unas necesitan creatividad, otras quieren interactuar con personas… todos somos diferentes. Si lo entiendes puedes hacer pequeños ajustes que harán que cada uno disfrute más en su puesto de trabajo.

Objetivos, refuerzo positivo y crítica constructiva

Una de las mejores formas de conseguir que los empleados estén motivados es establecer unos objetivos claros. Es importante comunicar regularmente sobre esos objetivos, y escuchar la opinión de la persona sobre los mismos.

Nos solemos fijar más en las cosas que no funcionan que en las que están bien. Es humano. Sin embargo, para ser un buen líder, es recomendable evitar limitarse a criticar. El refuerzo positivo es una excelente herramienta de motivación.

No quiero caer en el buenismo. Por supuesto hace falta criticar y explicar a las personas como pueden hacerlo mejor. Pero se tiene que hacer de forma constructiva. Un buen consejo que me dieron hace tiempo es empezar por las críticas y acabar con las cosas positivas. Así el mensaje de puntos de mejora se transmite, y la persona con una impresión general positiva, lo que ayuda a que se motive.

Una entrevista al año no es tan mala idea

Recuerdo que cuando trabajaba en grandes multinacionales, los directivos tenían la obligación de organizar una entrevista anual con sus empleados para hablar de sus carreras, resultados y objetivos. Mucha gente lo consideraba un trámite y una pérdida de tiempo, pero la verdad es que creo que no es una mala idea.

El tiempo pasa muy deprisa, y más en el trabajo. Siempre hay mil temas que resolver. Pocas veces hay tiempo de pararse a hablar de cosas con visión a largo plazo. Por eso es recomendable obligarse a tener una entrevista cada año con cada empleado. Y hablar de sus resultados, de sus expectativas, de perspectivas de evolución, de una eventual subida de sueldo, etc.

En las relaciones humanas hay muchas cosas que se asumen e interpretan. A veces se acierta, a veces no. Por eso es recomendable sentarse a hablar y aclararlo. La entrevista anual es una oportunidad para saber lo que piensa tu empleado, y encontrar una mejor forma de colaborar, si necesario.

Artículos relacionados:

 

¡Compartir es vivir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *