Ser emprendedor es ser oportunista

emprendedor oportunistaSer emprendedor es decidir rápido y actuar, es decir: ser oportunista. Está bien analizar las cosas antes de tomar una decisión, pero pensar demasiado es malo y siempre será mejor una decisión equivocada a no hacer nada. La imagen que he puesto para ilustrar el artículo lo explica muy bien. “Queridos optimistas y pesimistas, mientras debatíais si el vaso estaba medio lleno o medio vacío, yo me lo bebí. Atentamente, el oportunista.”

Una imagen impactante para entender el concepto de emprendedor oportunista

Vi una imagen parecida a esa hace mucho tiempo, y entonces me impactó bastante. Cuando quería redactar un artículo al respecto, no la volví a encontrar, así que creé mi propia versión. Me parece una metáfora muy potente de lo que ocurre en los negocios. No se trata necesariamente de ser el primero en hacer algo, sino de aprovechar las oportunidades en cuanto las reconocemos.

Hay que reconocer que cuando intentas llevar adelante un proyecto empresarial, te enfrentas a muchas decisiones, a menudo en asuntos totalmente nuevos para ti, y por lo tanto puedes querer analizar muy bien los pros y contras de cada cosa antes de elegir una opción.

Pero ser oportunista, en mi modo de ver, implica reconocer en cada momento lo que realmente es relevante para tu empresa, y eso es fácil de identificar: son aquellas cosas que te ayudan a vender o a dar un mejor servicio a tu cliente.

Si traducimos la metáfora del vaso vacío al mundo de los emprendedores, podríamos decir que el vaso medio lleno es el cliente potencial, y que tanto los optimistas como los pesimistas son empresas que están debatiendo sobre estudios de segmentación, discutiendo sobre si ese cliente merece la pena, sobre la táctica a adoptar, y cosas parecida. Llega otra empresa, la oportunista, y concluye la venta antes de que las otras hayan siquiera acabado su análisis.

Saber cuando vender es solo un ejemplo de oportunismo

Vender quizás no lo sea todo, pero es la parte más importante de tu negocio. Por lo tanto, si quieres ser oportunista, pregúntate siempre si lo que estás haciendo te va a ayudar a cerrar una venta pronto. Ponte un objetivo de venta y ve por ello. Cada día que pasas pensando son varias oportunidades de venta aprovechadas por otros. No dejes el terreno libre a tus competidores.

Pero también, más generalmente, se puede ampliar el concepto a la importancia de tomar decisiones rápidas y aprovechar cualquier oportunidad. Unas ayudas, una situación económica, una tendencia… hay muchas formas de ser oportunista para un emprendedor, y voy a citar algunas a continuación.

Ejemplos de emprendedores oportunistas

El oportunismo consiste en reconocer una posibilidad de negocio y aprovecharla. Hay muchos ejemplos en la historia de los negocios, pero solo voy a citar algunos que me parecen relevantes.

  • Empresas que se pusieron a producir y vender mascarillas en España nada más ver la penuria de equipos de protección al inicio de la pandemia.
  • Emprendedores que aprovechan las ayudas para montar un negocio con un mínimo de riesgo financiero. Por ejemplo, abrir una casa rural en un pueblo aprovechando las ayudas LEADER de la Unión Europea.
  • El famoso caso de 3M, que había creado un pegamento débil pero reutilizable, y le dio una utilidad con el invento del Post-It.
  • En tiempos de crisis, se pueden comprar traspasos o equipos de segunda mano a muy buen precio.
  • Edward Lowe consiguió crear un negocio multimillonario vendiendo arcilla para rellenar los areneros para gatos. Era un producto mucho más absorbente que la arena que se usaba hasta entonces.
  • Ray Kroc vio mucho más el potencial de negocio de McDonald’s que los propios inventores del concepto, y por eso se empeñó a tomar el control de la empresa, que convirtió en una multinacional gigantesca.

 

Artículos relacionados:

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *