El renting de coches para tu empresa: la alternativa de los vehículos de segunda mano

renting de coches para empresaCuando una empresa está buscando soluciones de movilidad para sus comerciales y otros empleados, una de las opciones más habituales es optar por el renting de coches. Pero esa opción no solo existe con vehículos nuevos. Perfectamente se puede hacer un alquiler a largo plazo de coches de ocasión. Vamos a ver algunas de las ventajas de esa alternativa, que además suele venir con la posibilidad de quedarte los vehículos, incluso antes de que se finalice el plazo del renting.

¿Qué es el renting de coches de segunda mano?

Se suele llamar renting de vehículos a un contrato de alquiler a largo plazo, es decir, que dure varios meses, incluso años. La empresa firma un contrato con un proveedor y paga unas cuotas mensuales, que suelen incluir el mantenimiento y el seguro de los vehículos. No hay diferencia significativa entre el renting de coches de segunda mano y de vehículos nuevos, salvo por el hecho obvio de que, en el primer caso, el contrato se hace con un coche que ya ha sido usado.

Además de las ventajas que explicaré más adelante, una de las principales diferencias entre el renting de vehículos de ocasión y el alquiler de coches nuevos es la duración del contrato. Las fuentes consultadas explican que, generalmente, con vehículos usados se hacen contratos de duración más corta, aunque no es una obligación. En palabras de María Martínez (CEO de +QRenting): ”El contrato de renting de segunda mano dura 12 meses y, a partir de los 6 meses, puedes comprar el vehículo en caso de que esa opción te interese”.

Principales ventajas de optar por el renting de coches usados para tu empresa

No voy a citar las ventajas del renting en general, una opción muy interesante para financiar inversiones en tu negocio. Me limitaré a hablar de los beneficios de optar por un renting de coches usados.

El coste del renting es menor

Ya sabes que un vehículo nuevo se deprecia mucho más durante el primer año que en ejercicios posteriores. Eso tiene un doble efecto positivo en el caso del renting de coches usados. Se hace con vehículos de menor valor, y además el diferencial entre el valor del coche al inicio del renting y su valor residual también es menor. Eso se traduce en cuotas de renting mucho más baratas.

Son coches seminuevos

Hablar de vehículos de segunda mano puede llevar a confusión. Puede que no sean nuevos, pero generalmente son coches muy recientes, que antes estuvieron en otro renting. Eso significa que tu empresa tendrá las ventajas de contar con un vehículo casi nuevo, pero a un coste mucho más barato.

Hay posibilidad de adquirir el vehículo a buen precio

Como comentamos antes, al ser coches usados el valor residual es mucho más bajo. Puedes entonces optar por comprar el coche, al finalizar el contrato, o incluso antes, a los 6 meses de usarlo, como en el ejemplo que citaba. Así podrás adquirir un vehículo a un precio muy competitivo. Y no cualquiera, sino uno que llevas varios meses usando, y por lo tanto que ya conoces muy bien.

La flexibilidad de contratos más cortos

No es raro que un renting de un coche nuevo se haga por 2 o 3 años, a veces más. Eso significa que estás atado a tu elección durante mucho tiempo. Si las circunstancias o las necesidades de tu empresa cambian, no podrás adaptar tu solución de movilidad. Sin embargo, si tienes un contrato de renting de un coche de segunda mano a solo 12 meses, cuando venza el plazo podrás elegir otro vehículo. Te da mucha más libertad y flexibilidad.

Mayor disponibilidad

Cuando se pide un coche nuevo, normalmente hay plazos de fabricación, y, en ocasiones se pueden dilatar mucho. No hace tanto, había problemas con los chips y también con la cadena de suministro. En cambio, si optas por un renting de coches usados, tienes acceso inmediato a vehículos disponibles. Y también puedes aprovechar la variedad de modelos y marcas disponibles para escoger.

El renting de coches de segunda mano minimiza el impacto ambiental de tu empresa

Seguramente sabrás que la fabricación de un coche supone una huella de CO2 notable. Para un coche de combustión puede ser la mitad del impacto carbono del vehículo en toda su vida útil. Por ese motivo, si tu empresa opta por el renting de coches usados, está dando un segundo uso a los coches, y evitando que se fabriquen nuevos modelos. El impacto ecológico es enorme, y todavía mayor en el caso de vehículos eléctricos, que contaminan mucho más en su proceso de fabricación que en su uso diario.

Los coches de renting se cuidan más

Una de las preocupaciones que pueden tener las personas respecto a los coches de segunda mano es la mayor probabilidad de averías y el consiguiente coste de mantenimiento. Sin embargo, en el caso de los vehículos de renting de segunda mano, esa preocupación no está muy fundamentada.

Primero porque se trata, como expliqué antes, de coches con poca antigüedad, y por lo tanto menos susceptibles de averías. Y, segundo, y más importante, en el caso del renting el mantenimiento está a cargo de la empresa de alquiler. Como los vehículos son suyos, suelen cuidar mucho el aspecto técnico. Y como los coches usados suelen proceder de flotas de renting, se han cuidado así desde su puesta en funcionamiento.

 

Por lo tanto, el renting de coches usados es una opción interesante para una empresa. Es una alternativa más económica, ecológica, y que te da la oportunidad de adquirir un vehículo seminuevo que conoces por haberlo llevado. Es algo que merece la pena valorar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *