¿Qué puede hacer un autónomo en caso de sobreendeudamiento?

sobreendeudamiento autónomoUno de los inconvenientes de la forma jurídica de autónomo es que no se hace ninguna distinción entre el patrimonio personal y el de la empresa. Lo que significa que un autónomo podría tener que responder con sus bienes personales para pagar deudas de negocio. Y también lo contrario. Un crédito contratado a nivel particular podría llegar a afectar activos de la empresa. Entonces, ¿Qué puede hacer un autónomo en caso de sobreendeudamiento?

¿Cuándo ocurre el sobreendeudamiento?

Los autónomos pueden caer en un exceso de deuda como cualquier otro particular, por ejemplo, acumulando préstamos al consumo y deudas por tarjeta de créditos hasta niveles insostenibles. Sin embargo, el riesgo específico más notable para un autónomo es caer dentro de un efecto dominó de impagados.

En una época de crisis y de cierre de negocios, como la que estamos viviendo en esos momentos, es bastante habitual que una empresa se encuentre con dificultades de tesorería. Si se trata de un cliente importante para el autónomo, rápidamente el profesional puede encontrarse con unas facturas sin cobrar, que le ponen a su vez en dificultades económicas. Quizás hasta el punto de no poder cumplir con sus propias obligaciones. Entonces es cuando aparece el sobreendeudamiento, y la incapacidad de pagar las deudas.

Como el autónomo es responsable con todos sus activos personales, puede suponer algunas complicaciones importantes.

¿Qué puede hacer el autónomo cuando tiene deudas excesivas?

Cuando un particular no puede hacer frente a sus obligaciones financieras, suele dudar entre reunificar deudas o Ley de Segunda Oportunidad como opciones para solucionar el problema. Veamos en detalle esas dos posibilidades.

La reunificación de deudas

Es una solución que, a primera vista, podría parecer interesante. Consiste en sumar todas las deudas existentes, y meterlas en un préstamo grande. Habitualmente, lo que se hace es ampliar una hipoteca, para que absorba también las otras deudas. En teoría, permite rebajar las mensualidades de los préstamos y aliviar la situación de tesorería.

En realidad, tiene varios inconvenientes notables.

  • El primero es que no se trata realmente de una solución. La deuda sigue allí, pero con otro tipo de crédito. De alguna forma, solo estás aplazando el problema, y puedes caer en lo que describe el refrán: “pan para hoy, hambre para mañana”.
  • Otra limitación es que, si pagas menos intereses y cuotas cada mes, a la larga pagas mucho, porque los créditos se suelen reunificar dentro de un préstamo hipotecario, que suelen extenderse en el tiempo.
  • Y, finalmente, es una solución que pocas entidades financieras aplican hoy en día. Ten en cuenta que el perfil de riesgo de una persona que necesita una reunificación de deudas es elevado. No es un tipo de cliente que las financieras busquen.

La Ley de Segunda Oportunidad

Otra opción a disposición de particulares y autónomos para librarse de las deudas es la famosa Ley de Segunda Oportunidad, que se aplica desde el 2015. Si la persona cumple algunas condiciones, podrá quedarse libre de deudas.

La primera fase, que es imprescindible para poder acogerse luego a la Ley, es negociar un acuerdo extrajudicial con los acreedores. En ese caso, lo que se suele hacer es establecer un plan de pago realista, y negociar alguna quita para aliviar la situación económica de la persona.

En caso de no llegar a un acuerdo, o de no tener respuesta, se puede pasar al concurso consecutivo, que permitirá la exoneración de las deudas.

Eso sí, hay que tener en cuenta algunas cosas importantes:

  • Las deudas con la administración u obligaciones como una pensión alimentaria no se exoneran.
  • El deudor tiene que demostrar que actuó de buena fe.
  • La persona que solicita el concurso perderá todos los activos que tenga en propiedad. Evidentemente, no se puede conservar una vivienda, por ejemplo, y conseguir la exoneración de todas las deudas.

Hay más condiciones y limitaciones, pero para el propósito del artículo, creo que eso es lo más importante.

Es importante usar las herramientas de financiación adecuadas

Una de las posibles causas de sobreendeudamiento por parte de un autónomo es no haber escogido una herramienta de financiación acorde a sus necesidades. Por ejemplo, un error clásico es intentar financiar los activos fijos con soluciones que están pensadas para financiar el circulante, o viceversa. No se puede usar un crédito a corto plazo para financiar una inversión a largo plazo, o su contrario. De hacerlo, cualquier situación de tensión de tesorería, podría convertirse en un problema de solvencia. Todo eso, no porque la empresa vaya mal, sino porque haya elegido una solución financiera equivocada.

Pocos autónomos conocen las soluciones al sobreendeudamiento

A pesar de que la Ley de Segunda Oportunidad ya lleva en marcha desde el 2015, todavía son pocos los autónomos que se han acogido a ella. Por ejemplo, en el año 2019 fueron solamente algo más de 400 los particulares con actividad económica que optaron por esa vía.

Ahora que atravesamos un periodo de turbulencias económicas, es buena idea conocer las opciones legales para poder librarse de las deudas. Así que, si te encuentras en esa situación, no dudes en consultar con un abogado especializado para ver si te puede interesar iniciar el proceso concursal.

 

Eso es lo que te quería comentar sobre las opciones para un autónomo en caso de sobreendeudamiento. Si quieres compartir tu experiencia al respecto, no dudes en escribir en la sección de comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *