Pasos y documentación para proteger y patentar una marca

proteger una marcaCuando creas una empresa, sueles también definir una marca o un nombre comercial para que en el futuro tus clientes potenciales asocien tus servicios o productos con un nombre. Para evitar que otros negocios se aprovechen de tu éxito, es recomendable proteger tu marca. La forma más eficiente es mediante el registro de la misma. Por eso, hoy vamos a ver por qué, y cómo patentar una marca para estar tranquilo.

¿Por qué proteger tu marca con un registro?

Si piensas que no pasa nada por no patentar tu nombre comercial, te equivocas. Porque, si empiezas a tener éxito en tu estrategia empresarial, la gente hará una asociación positiva entre tu marca y los productos o servicios que vendes. Eso podría incentivar a otras empresas a aprovecharse de tu imagen, para vender sus propios productos como si fueran los tuyos.

Si no registraste tu marca, no podrás hacer nada contra ello. Incluso, podría darse el caso extremo que otra empresa patente tu nombre comercial, y se quede con el derecho a usarlo. Porque esa es la gran ventaja del registro. Concede a la empresa un derecho exclusivo sobre la marca, impidiendo que otras compañías comercialicen productos idénticos o similares con el mismo nombre. Y la protección va más allá, porque también impide que los terceros usen una marca tan similar que pueda crear confusión a los clientes.

Ecwid

¿Quién se encarga de patentar las marcas?

En España, el organismo encargado de gestionar el registro de marcas, y otros muchos aspectos de la propiedad industrial, como las patentes, es la OEPM. La Oficina Española de Patentes y Marcas se define en la Wikipedia como “un organismo autónomo, adscrito al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, que realiza las funciones de recepción, estudio y concesión de las diferentes modalidades de propiedad industrial que se conceden en España, salvo las variedades vegetales y denominaciones de origen”.

Pero también puedes solicitar los servicios de alguna empresa especializada en gestión de patentes y marcas. Y esa empresa te ayudará con los trámites, puesto que estar en contacto directo con el organismo público a veces puede ser un poco complicado para personas que no estén familiarizadas con el sector.

¿Qué formatos de marca puedes proteger con el registro?

Cuando pensamos en una marca, lo primero que se nos viene a la cabeza es probablemente el nombre. Y, por supuesto, el distintivo denominativo es uno de los formatos de marca que puedes proteger con una patente. Pero no es el único. También puedes registrar un logotipo, o distintivo figurativo.

De hecho, la OEPM permite proteger una gran variedad de distintivos para tu marca, incluyendo tridimensional, de posición, patrón, color, sonoro, de movimiento, multimedia y hasta holograma.

Registrar una marca paso a paso

Si quieres patentar tu marca, lo puedes hacer en la misma página web del organismo público, siguiendo unos pasos sencillos.

  1. Acceder a la aplicación de registro (solicitud de marca o nombre comercial).
  2. Introducir tus datos de identificación como solicitante.
  3. Introducir los datos del signo distintivo (marca) que quieres proteger.
  4. Elaborar la lista de productos, servicios u actividades para los que quieres que tu marca esté protegida. Allí entra en juego el concepto de clases de productos y servicios.
  5. Adjuntar documentación. Normalmente para los representantes legales.
  6. Revisar el borrador de tu petición, para comprobar que está todo bien.
  7. Pagar la tasa. Sobre el tema económico hablaremos después.
  8. Sacar un justificante de solicitud.

Como ves, en teoría es bastante sencillo.

¿Cuánto cuesta proteger una marca?

Para calcular las tasas a pagar, entran en cuenta tres factores importantes, que tendrán un impacto notable sobre el precio total que te tocará desembolsar.

  1. El número de distintivos que quieres patentar. No es lo mismo registrar solo tu nombre de marca, que también añadir el logotipo y otros distintivos. Pagas por cada uno de ellos.
  2. Las clases de productos y servicios para las cuales registras tu marca. Se paga por cada clase, así que, cuanto más amplia sea la protección que quieras para tu nombre comercial, más tasas tendrás que pagar.
  3. El aspecto geográfico. Sale mucho más económico proteger tu marca solo en España que hacerlo al nivel internacional.

También puedes patentar tus productos e inventos

Si la base de tu negocio es la innovación mediante un producto, entonces te interesa proteger tu invento con un registro en la OEPM. Concretamente, puedes optar por registrar una patente, unos modelos de utilidad o incluso un diseño industrial.

Ten en cuenta que no se puede registrar una simple idea, pero si su diseño técnico. Por ejemplo, si quisiera registrar mañana la idea de coche volador, no me dejarían. Sin embargo, si aportase los planos de un prototipo de coche volador, sí que podría protegerlo con patentes mediante un registro. De esa forma, si un competidor inventa un coche volador que usa una tecnología totalmente diferente, estará en su derecho. Pero si usa una tecnología que he patentado, entonces habrá un litigio y tendré derecho a compensaciones.

Para registrar esa clase de documentación técnica, es recomendable contar con alguna empresa especializada, que sabrá como preparar y presentar las patentes. Es una actividad muy técnica, y es importante no cometer errores para conseguir la protección deseada para tus activos industriales.

 

Lo ves, merece la pena proteger tu marca y tus inventos. Piénsatelo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *