Los modelos de declaraciones para autónomos que tengo que presentar a Hacienda

presentar modelos haciendaMe suelen hacer bastantes preguntas prácticas sobre los impuestos que pagan los autónomos o las declaraciones obligatorias. He pensado que podría ser interesante explicar qué modelos para autónomos tengo que presentar yo cada trimestre y anualmente a Hacienda. Lo veo como un punto de entrada para explicar algunas de las obligaciones fiscales más comunes. Además de los que presento yo, también citaré algún otro modelo muy habitual.

¿Por qué los autónomos tienen que presentar modelos a Hacienda?

Declaraciones para pagar impuestos

El caso más frecuente de las declaraciones que tienen que presentar los autónomos es que sirven como base para pagar impuestos. Hablamos principalmente del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA). Los modelos correspondientes detallan las bases de cálculo y la cantidad de impuesto a pagar, o no.

Declaraciones informativas

Hacienda también pide otro tipo de modelos a los autónomos, conocidos como declaraciones informativas. Esas no sirven para pagar un impuesto, sino para mandar información adicional a la Agencia Tributaria. A veces es más detalle para completar las declaraciones trimestrales, otras, se informa sobre terceras partes. Más adelante te pondré ejemplos.

¿Cuáles son los modelos que tengo que presentar a Hacienda?

Modelo 130 (IRPF) – Trimestral

Responde al bonito nombre de “Pago fraccionado del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas para actividades económicas en estimación directa”. Eso es por si te preguntabas por qué se usan los números de modelos en lugar de los nombres oficiales.

Es un modelo que tienen que presentar aquellos autónomos que están registrados en actividad empresarial, porque no tenemos retención de IRPF en nuestras facturas. Y no las tenemos, porque vendemos principalmente a particulares. También tienen que presentar ese modelo aquellos autónomos cuyos ingresos sin retención han superado el 30% de la facturación.

Básicamente, declaro mis ingresos, los gastos fiscalmente deducibles, y entrego el 20% del resultado del trimestre como pago a cuenta del IRPF.

Modelo 100 (IRPF) – Anual

No voy a explayarme mucho con ese modelo, porque es uno que conoce todo el mundo. Se trata de la declaración anual de la renta, que se hace en primavera del año siguiente. Allí, además de los ingresos del negocio, que quedaron registrados en los modelos 130, voy indicando deducciones, otros ingresos, y situaciones particulares. Al final, sale cuanto tendría que haber pagado de impuestos, y me toca pagar de más o recuperar el sobrante, según el caso.

Modelo 303 (IVA) – Trimestral

Se trata de la “Autoliquidación del Impuesto sobre el Valor Añadido”. Como mi actividad está sometida a IVA, en cada una de mis facturas repercuto ese impuesto a mis clientes. Luego, cada trimestre, preparo esa declaración, donde básicamente sumo lo que he facturado de IVA y resto el IVA de mis compras profesionales. La diferencia la tengo que pagar a Hacienda.

La gestión del IVA no tiene impacto sobre la rentabilidad de mi negocio, solamente cobro el impuesto en nombre de Hacienda y se lo entrego periódicamente. Pero sí tiene un impacto sobre la tesorería, porque el IVA de tres meses de facturas puede representar una cantidad significativa.

Modelo 349 (IVA) – Trimestral

El modelo se llama “Declaración recapitulativa de operaciones intracomunitarias” y es la primera declaración en la lista que es estrictamente informativa. Es decir que no se paga nada, solo se manda información.

En nuestra economía globalizada es habitual tener clientes en otros países de la Unión Europea. Para poder facturar servicios sin IVA a empresas de la UE, hace falta estar listado en el Registro de Operadores Intracomunitarios, y también hacer declaraciones trimestrales de los importes de facturación (o compra) con empresas europeas, mediante el modelo 349.

Modelo 390 (IVA) – Anual

Como el modelo 303 es bastante sencillo, Hacienda pide a empresas y autónomos que pongan un poco más de información una vez al año. Concretamente, pide el detalle del IVA devengado y deducible por tipos aplicables (4, 10 y 21%), además de otros datos informativos.

Modelos para autónomos que no tengo que presentar a Hacienda, pero son habituales

Modelo 131 (IRPF) – Trimestral

En España hay todavía un buen número de actividades que funcionan con el sistema de estimación objetiva, más conocido como “módulos”. Los autónomos acogidos a ese sistema presentan trimestralmente un modelo diferente al que entrego yo. Se trata del modelo 131, y es bastante más complejo que el mío. Básicamente, cada año se publican los criterios para hacer la estimación objetiva de los rendimientos para cada tipo de actividad, y se calcula el IRPF a pagar en base a ello.

Modelos 111 y 190 (IRPF) – Trimestral y Anual

Las empresas y autónomos que compran servicios de autónomos registrados en actividad profesional tienen que gestionar el IRPF retenido en las facturas. En la práctica, presentan cada trimestre el modelo 111, y pagan el importe correspondiente. Luego, hacen una declaración informativa, el modelo 190, con todos los datos del año.

¿Es mejor presentar tú mismo tus modelos a Hacienda?

Depende. En mi experiencia personal, hay personas que no tienen ningún problema en hacer sus propias declaraciones de impuestos. Pero, la mayoría lo ve como algo muy misterioso y complicado, y prefieren confiar en profesionales.

Todo empieza por la información

La mejor forma de actuar, en mi opinión, es empezar por informarte muy bien de lo que tienes que presentar y pagar. Lo puedes hacer dirigiéndote a la administración pública, o acudiendo a una gestoría. Una vez que tengas una idea más clara de tus obligaciones, puedes decidir si prefieres aprender a preparar los modelos o si subcontratas el tema.

La ventaja de contar con una gestoría es que no tienes que actualizarte cada año de los cambios fiscales y legales que afectan tu negocio, tu proveedor lo hará por ti. Y además te descargas de trabajo administrativo. Recuerda que aprender a delegar algunas tareas suele merecer la pena.

Cada situación es diferente

También depende del volumen de trámites que tengas que hacer. Un autónomo registrado en actividad profesional y que trabaja en un sector donde hay exención de IVA puede encontrarse en la situación de solo tener que presentar el modelo 100 una vez al año. Otros, como yo, tienen que mandar 5 modelos distintos en 14 presentaciones individuales durante el año, lo que ya supone un poco más de trabajo.

Al final, la decisión la tienes que tomar tú, siempre con buena información. No vayas a hacer tú mismo tus modelos si no tienes ni idea ni vas a tomar el tiempo de aprender.

 

¿Echas de menos un modelo en esa lista? ¿Cuál? No dudes en compartir tus opiniones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio