Como mejorar la gestión financiera en tu empresa o negocio

gestión financiera empresaSi el propósito práctico de un negocio es responder a las necesidades de un cliente, está claro que, desde el punto de vista del emprendedor, el objetivo es conseguir ingresos y rentabilidad. Para asegurarse de tener una buena gestión y de cumplir con las metas económicas fijadas, la empresa usa diversas funciones y técnicas de gestión financiera. Hablamos de planificación, del uso de recursos como cuentas para profesionales, o un seguimiento preciso de la contabilidad, entre otras cosas.

¿Qué es la gestión financiera en una empresa?

El dinero es un recurso escaso, que cualquier emprendedor tiene que optimizar lo mejor posible para procurar obtener buenos rendimientos sobre su inversión de tiempo y dinero en el proyecto empresarial.

La gestión financiera es la disciplina que se encarga de la gestión de los recursos financieros de una empresa, prestando especial atención a su rentabilidad y liquidez. La gestión financiera tiene un ámbito de actuación muy amplio dentro del negocio y se encarga de muchas de las actividades estratégicas de la empresa. En particular, engloba la organización, planificación, dirección y control de los recursos financieros pertenecientes a la empresa.

La planificación financiera

En el origen de cualquier buena gestión de las finanzas de una empresa está la función de planificación. Antes de iniciar un proyecto, toma la forma de un plan de empresa, es decir un estudio de viabilidad que repasa el conjunto de aspectos fundamentales de la idea de negocio, de la estrategia comercial e incluye unos estados financieros previsionales.

Más adelante, las empresas suelen preparar presupuestos anuales, para tener unos objetivos económicos concretos y darse los medios (humanos, materiales o financieros) para lograrlos.

La contabilidad en la gestión financiera de la empresa

Es una tarea que cumple varios propósitos. Por una parte, para la mayoría de las empresas es una obligación legal, y tiene que reflejar la realidad de la situación económica de la empresa. Sirve como base para la justificación de las bases imponibles del impuesto de sociedades, y suelen estar revisadas por auditores independientes.

Pero, en la gestión de finanzas interesa mucho más la contabilidad analítica, es decir registrar la información financiera de tal manera que luego pueda ser usada para el análisis y la toma de decisiones. De eso hablaremos más adelante con el control de gestión. Pero quería subrayar la importancia de tener una buena información de base, y eso pasa por registrar correctamente los movimientos contables.

Gestión de los flujos financieros y del circulante

Una empresa puede ser rentable y sin embargo quebrar por falta de liquidez. Eso demuestra la importancia de una buena gestión de los flujos financieros en una empresa. Se ven afectados principalmente por la rentabilidad del negocio, la evolución del circulante y por supuesto las inversiones.

Para conseguir ingresos netos de caja, evidentemente hay que recibir más dinero que lo que se paga, y eso suele empezar por sacar una rentabilidad. Es decir, conseguir un margen positivo entre el precio de venta del producto y servicio y todos los costes y gastos de la empresa.

Pero no basta, porque en los negocios muchos flujos de dinero se difieren en el tiempo. Por ejemplo, es habitual que los clientes paguen a plazo, al igual que podemos haber negociado condiciones de pago aplazado con nuestros proveedores. Y luego está el dinero invertido en las existencias. Todos esos elementos constituyen el circulante, y su optimización es vital para las finanzas de la empresa. En particular, hace falta un seguimiento muy cercano del cobro de los clientes y cuidar los stocks.

Finalmente, la empresa puede usar recursos financieros para invertir en nuevos proyectos, renovar maquinaria, etc. Son desembolsos generalmente muy significativos y con gran impacto sobre los flujos de caja.

Elección de herramientas financieras

Para poder hacer una buena gestión financiera en la empresa es importante contar con las herramientas financieras adecuadas.

Servicios bancarios y cuentas para empresas

Para ejecutar las operaciones de la empresa y garantizar el flujo de capital, resulta necesario contratar servicios bancarios que permitan gestionar las cuentas de la empresa. Este tipo de servicios incluyen las transacciones, pagos, depósitos y retiros de dinero.

Lo más recomendable para mejorar la gestión de las finanzas en este aspecto es recurrir a un tipo de cuenta para profesionales o empresas. Este tipo de cuentas se encuentran orientadas a la actividad comercial y empresarial, por lo que ofrecen condiciones ideales para ellas: sin comisiones, gastos de mantenimiento ni por transferencias.

Los servicios bancarios pueden incluir más herramientas, como tener acceso a un terminal de punto de venta, o soluciones para financiar el circulante, entre otras.

Programa de gestión financiera

El análisis financiero y el seguimiento de actividad de la empresa serían muy difíciles sin las herramientas informáticas modernas, en particular los ERP (sistemas de planificación de recursos empresariales). Son programas muy desarrollados que permiten tener el control de la información financiera y de la contabilidad, pero van mucho más allá e incluyen ventas, logística, inventarios, y mucho más.

Para la gestión financiera esos programas tienen multitud de informes de seguimiento que permiten tener una visión actualizada de la situación de la empresa.

Inversión

Un negocio suele necesitar invertir con frecuencia para mantenerse al día y seguir innovando para aportar mejores prestaciones a sus clientes. Como los importes que mueven las inversiones son muy significativos e implican desembolsos grandes, cada inversión se tiene que hacer con cabeza. En particular, es imprescindible haber estimado un retorno de la inversión para decidir sobre la idoneidad de esta.

La financiación en la gestión financiera

Las empresas disponen de diversos recursos y estrategias para financiar su actividad. Un modelo de negocio optimizado puede facilitar un ingreso anticipado de las ventas y minimizar la necesidad de dinero externo. Pero como no siempre es posible, en la mayoría de los casos hace falta la aportación de fondos mediante capital o recurriendo al crédito.

La ventaja de tener inversores privados es que su remuneración depende de los beneficios futuros del negocio, y toma la forma de dividendos. El crédito tiene como inconveniente suponer el pago de intereses y gastos financieros, pero es muy útil para financiar aspectos concretos de la actividad, mediante productos bancarios específicos.

Control de gestión

Dentro de la gestión financiera hay una función muy importante, que se dedica al seguimiento de unos indicadores económicos para hacer recomendaciones y tomar decisiones de mejora. Se trata del control de gestión, y analiza permanentemente las ventas, los márgenes, los gastos, los cobros y la situación financiera en general.

Habitualmente, el seguimiento se hace mediante un cuadro de mando, con unos indicadores estratégicos, y también contrastando los resultados reales frente a un presupuesto mensualizado, que fija el objetivo de referencia. La cuenta de resultados, el cuadro del Cash Flow y las ratios financieras no tienen secretos para un controller.

Control interno y procedimientos

Dentro del ámbito financiero, se suele incluir el control interno, cuyo principal objetivo es controlar los riesgos del negocio. Hay múltiples aspectos que hay que tener en cuenta para que un riesgo no acabe transformándose en un coste para la empresa. Hablamos de aspectos como el fraude, los impagados de clientes, los riesgos laborales, el tipo de cambio, las cláusulas de contratos, y mucho más.

Para evitar esos riesgos, las empresas suelen tener procedimientos basados en principios como la segregación de tareas o la transparencia de la información, además de contar con auditorías internas y de contratar seguros específicos.

 

Con ese artículo espero que te haya quedado más claro qué es la gestión financiera de una empresa, y las principales funciones en las finanzas de un negocio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.