5 frases de Bernard Arnault, fundador de LVMH

frases de bernard arnaultFoto: Jérémy Barande

Es el fundador del imperio del lujo LVMH, y uno de los hombres más ricos del mundo. Consiguió crear un grupo juntando muchas marcas prestigiosas como Dior, Louis Vuitton, o Loewe (por citar una marca española). La empresa es una de las más rentable del mundo, gracias a los márgenes elevados de sus productos. Veamos algunas de las frases más interesantes de Bernard Arnault sobre negocios.

Frases de Bernard Arnault sobre las cualidades de un líder

Creo que en los negocios tienes que aprender a ser paciente. Quizás no sea muy paciente. Pero creo que lo que más he aprendido es esperar por algo y conseguirlo cuando es el momento adecuado.

Ya hemos comentado muchas veces sobre la importancia de la perseverancia para los emprendedores, que no es otra cosa que la paciencia aplicada a la espera de los resultados del esfuerzo constante. Es interesante que Arnault destaque la virtud de la paciencia. Quizás porque, en los negocios, es muy habitual pensar en una solución o una acción, y querer ponerla en marcha inmediatamente, cuando quizás no sea el momento adecuado. Hay que saber esperar y planificar.

De vez en cuando, el Filarmónico de Viena podría tocar sin director de orquesta, porque son tan buenos.

Imagino que se refiere a crear un equipo humano tan bueno que puedan pilotar el negocio incluso sin que esté el presidente, fundador o emprendedor. Pero, al mismo tiempo, dice “de vez en cuando”, sugiriendo que el líder tampoco se puede ausentar durante mucho tiempo.

Reflexiones del presidente de LVMH sobre la globalización

Lo que hacemos en nuestro grupo es lo opuesto a los malos efectos de la globalización. Producimos en Italia y Francia y vendimos en China, cuando habitualmente es lo contrario.

La cita me ha parecido muy interesante, porque, efectivamente, el lujo es uno de los pocos sectores capaz de hacer eso. No es el único. Por ejemplo, Alemania vende maquinaria industrial de calidad por todo el mundo, incluso en China. Pero, lo cierto, es que son casos aislados.

Soy y seguiré siendo un residente fiscal en Francia y en este aspecto cumpliré mis obligaciones fiscales, como cualquier ciudadano francés.

Sin caer en comentarios ingenuos, porque seguro que tiene muy buenos abogados que le permiten pagar menos impuestos que lo que uno podría esperar de un multimillonario, la afirmación es interesante. Efectivamente, si las personas más ricas cumpliesen todas con sus obligaciones fiscales, sería una ayuda importante para la financiación de las cuentas públicas nacionales.

Una cita sobre distribución

Si controlas tu distribución, controlas tu imagen.

El grupo LVMH es un ejemplo de integración vertical, ya que tiene varias cadenas de distribución especializada, tanto en grandes almacenes como en perfumería, por citar unos ejemplos. Puesto que vende productos de lujo, puede usar sus tiendas propias para cuidar mucho la relación con el cliente y la imagen de marca. Es una forma de controlar el negocio y no depender en exceso de terceros.

Frases de Bernard Arnault sobre la industria del lujo

Los productos de lujo son el único sector en el que se puede hacer márgenes lujosos.

Con una facturación de 53.700 millones de euros en 2019, el grupo LVMH hizo un beneficio de unos 11.500 millones. Eso es un 21,4%, una cifra altísima. Por poner una referencia, la petrolera francesa Total facturó 200.316 millones de euros en 2019 para obtener un beneficio de 11.400 millones, un 5,6%.

La estrategia de LVMH es, entre otras cosas, comprar marcas muy rentables, aprovecharse de sus márgenes altos para comprar más marcas y hacerlas muy rentables. Por eso tiene un crecimiento tan sostenido.

Un buen producto puede durar para siempre.

Otro aspecto muy interesante de la industria del lujo es que, a diferencia de la inmensa mayoría de las otras industrias, no apuesta por la obsolescencia programada. Hace lo contrario. Vende un producto muy caro, pero de buena calidad, que durará mucho tiempo. O quizás solo es que los compradores cuidan más sus productos precisamente porque son muy caros. Por cierto, esa frase recuerda el eslogan: un diamante es para siempre.

Lujo asequible – esas son dos palabras que no encajan.

La clave del lujo es precisamente jugar con la noción de exclusividad, principalmente gracias a precios altos, pero también con ediciones limitadas y estrategias similares.

Una reflexión sobre Francia

Cuando hay que hacer algo, ¡hazlo! En Francia tenemos muchas buenas ideas, pero raramente las ponemos en práctica.

Esa afirmación se podría considerar un estereotipo, o incluso un prejuicio sobre la cultura francesa. Sin embargo, es posible que haya una parte de verdad. Parece que muchos países de cultura latina, como España, Francia o Italia, tiene una cultura orientada más a la creatividad que a la ejecución, al contrario de países anglosajones como Alemania o Reino Unido. Por supuesto, es una generalización tremenda, pero podría albergar parte de razón.

 

¿Qué opinas de esas frases de Bernard Arnault? ¿Crees que malinterpreté algunas de sus palabras? Puedes compartir tus opiniones en la sección de comentarios.

Artículos relacionados:

¡Compartir es vivir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *