Como financiar la inversión inicial en un pequeño negocio

financiar inversión inicial negocioPara muchos emprendedores, la pregunta principal antes de lanzar el negocio es conseguir el dinero suficiente para financiar el proyecto. Incluso para negocios pequeños e inversiones de poca cantidad, no siempre se dispone del capital necesario. En este artículo, vamos a repasar algunas de las opciones para financiar la inversión inicial en un pequeño negocio. Hablaremos de créditos, por supuesto, pero también de otras posibilidades.

#1 Trabajar y ahorrar

Quizás te sorprenda esa posibilidad. Pero, si estás pensando en montar un negocio y no cuentas con el dinero suficiente, ponerte a trabajar como empleado y ahorrar durante unos meses puede ser una solución interesante. Y no solo se trata del dinero. Muchas personas quieren emprender sin tener una experiencia real en el sector donde van a montar su negocio. Estar durante una temporada como empleado permite aprender muchas cosas de los entresijos de la actividad. Eso permitirá evitar errores cuando montes tu negocio.

#2 Solicitar un préstamo

Recurrir al crédito es la opción natural cuando necesitas financiar la inversión en tu proyecto. Tienes distintas posibilidades, según la cantidad de dinero que necesites y las garantías que puedas ofrecer.

Dentro de la financiación más fácil de obtener están los préstamos sin papeles, es decir los créditos rápidos que generalmente se consiguen en plataformas financieras especializadas en Internet. Pueden ser una opción para cantidades más bien pequeñas, es decir no superiores a unos pocos miles de euros. Es una posibilidad flexible y rápida, pero es importante que te fijes en el coste del crédito, medido por la TAE, para comparar préstamos antes de contratarlos.

Luego están los créditos bancarios más clásicos, que requerirán normalmente algunas garantías personales, salvo que se pueda contar con el aval de una sociedad de garantía recíproca. En cualquier caso, será necesario preparar un plan de empresa para mostrar la viabilidad del proyecto.

#3 La ayuda de familiares y amigo

En el mundo emprendedor, hay un concepto interesante, que se llama el “dinero del amor”, y que consiste en préstamos, donaciones o participaciones por parte de familiares y amigos. Como se puede entender, antes de meter asuntos financieros en medio de las relaciones afectivas, hay que pensarse muy bien las consecuencias.

Uno de los aspectos más importantes es dejar las cosas claras. Si se trata de un préstamo, hay que formalizarlo, indicando las condiciones en las que se devolverá. Si la inyección de dinero en el proyecto coge la forma de una participación en el capital, también se tiene que dejar patente.

Otro elemento fundamental es explicar muy bien los riesgos del negocio, porque la motivación principal de familiares y amigos será ayudar, y quizás no miren en detalle en qué está invirtiendo. De nuevo, haber preparado un plan de empresa, aunque sea pequeño, podrá ser de gran ayuda.

#4 Contar con las ayudas públicas

No voy a listar todas las ayudas que tienen los pequeños negocios en España, porque ya tengo un artículo detallado al respecto. Insistiré sobre dos cosas solamente. La primera es que el pago único es una excelente forma de conseguir financiación si estás en el paro con derecho a prestación. Generalmente, se autoriza y se paga rápidamente, por lo que te permite iniciar la actividad con algo de capital.

El segundo comentario es que el resto de las ayudas puede tardar mucho en concretarse y pagarse. Eso no quita que haya que solicitarlas por si acaso, pero contar con ellas para arrancar es una equivocación.

#5 Inversores privados

Otra alternativa para financiar un pequeño negocio es ir a buscar a un inversor privado. Son más difíciles de conocer, pero en el mundo emprendedor, hay muchos empresarios que han tenido éxito y que quieren participar en proyectos interesantes. También hay inversores que se han especializado en meter dinero en empresas con potencial.

Claramente, es un tipo de financiación que funciona mejor si se trata de un proyecto escalable, es decir que sea capaz de generar unos beneficios casi exponenciales a medida que vaya creciendo. Para otros negocios más tradicionales, posiblemente sea más difícil conseguir el apoyo de un inversor privado. En cualquier caso, tendrás que evitar decir algunas cosas a tu inversor potencial si no quieres espantarlo.

#6 Diseñar un modelo de negocio alternativo

Otra posibilidad para financiar un nuevo proyecto empresarial es pensar en una forma de no necesitar tanto dinero para arrancar. Eso se puede hacer de varias maneras, pero citaré tres de ellas.

Racionalizar el concepto para invertir únicamente en lo necesario. Es la idea de plantear la inversión mínima posible para que el negocio siga siendo viable. Muchas veces se quiere empezar a lo grande, pero con un planteamiento más austero, se tiene más flexibilidad financiera.

Otra opción es renunciar a comprar algunos equipos, para pasar a una solución de alquiler o renting. De esa manera, la inversión inicial necesaria es mucho menor.

Pensar en un modelo de negocio alternativo también permite evitar tener que buscar mucha financiación, especialmente si se opta por algo que hace que sean los clientes quienes adelanten el dinero. Es lo que suele ocurrir con muchos negocios de suscripción, por ejemplo. En realidad, en esos negocios, los clientes pagan primero para un servicio que se les presta a posteriori, a veces con bastante demora.

Valora las ventajas e inconvenientes de cada opción antes de decidir

Como ves, hay muchas alternativas para financiar un negocio. Puedes optar por alguna de ellas, o incluso por varias, combinándolas para conseguir un mayor capital inicial. Pero, antes de optar por cualquiera, párate a pensar en los pros y contras de cada opción.

Por ejemplo, en el caso del “dinero del amor”, reflexiona sobre el impacto que podría tener esa deuda sobre la relación con la persona que te prestó el dinero. Si optas por un inversor privado, valora la pérdida de control sobre tu negocio que puede suponer. En caso de elegir un crédito, mira las condiciones y los costes. Y así para cada opción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.