Como evitar ser moroso cuando eres emprendedor

como evitar ser morosoUna de las principales preocupaciones para una persona que inicia un negocio es conseguir cobrar sus facturas lo antes posible, y evitar los impagados de sus clientes. Pero, para el emprendedor también es importante cuidar las finanzas del negocio, para evitar convertirse en moroso, con todo lo que pueda implicar para el futuro de la empresa. En este artículo, vamos a repasar algunos consejos para evitar las tensiones de tesorería que podrían llevarte a no pagar a tiempo tus compromisos financieros.

¿Por qué deberías evitar ser moroso cuando eres emprendedor?

Sin entrar en el extremo del concurso de acreedores y de la bancarrota, ser moroso suele ser un problema importante cuando tienes un negocio propio. A pesar de que existen préstamos estando en ASNEF que permiten un acceso a la financiación incluso en situaciones delicadas, por lo general, figurar en un fichero de moroso complica bastante la vida del emprendedor. Por ejemplo, puede hacerse mucho más difícil acceder a algunos servicios, ya que las empresas consultan el ASNEF y archivos similares.

Además, aunque nunca llegues a estar registrado en alguna de esas bases de datos, el hecho de pagar tarde da mala imagen y genera desconfianza a tus proveedores. La información puede circular, y perjudicar tu potencial de ventas. La idea es que, si una empresa tiene dificultades para pagar, algunos clientes pueden imaginar que podría impactar la calidad del producto u servicio. Incluso, pueden estar preocupados de si recibirán lo que vayan a pagar.

¿Cómo puede llegar un emprendedor a entrar en un fichero de impagados?

El motivo más habitual para ser incluido en un fichero de moroso es no haber pagado un crédito. Pero también se puede acabar en el ASNEF tras no haber abonado el importe de facturas de proveedores. En particular, las grandes empresas de servicio, como las de telefonía o las energéticas no suelen dudar a la hora de registrar a un cliente en los ficheros, si no paga. Pero cualquier proveedor podría informar de una deuda. Finalmente, los incumplimientos de obligaciones contractuales también pueden ser un motivo para ser reportado e incluido en la lista.

¿Cómo evitar ser moroso cuando eres emprendedor?

Partiendo de la base de que, sí tienes la capacidad económica para honrar tus compromisos financieros, pagarás todo lo que debes, evitar ser moroso implica cuidar tu situación financiera para no tener problemas de liquidez que te obliguen a retrasar tus pagos. Eso se puede hacer de diversas maneras.

Planificación financiera

Es difícil estimar las ventas futuras de un negocio, pero el resto de los elementos es bastante predecible. Conoces el alquiler, las nóminas, y otros gastos similares. Si elaboras un presupuesto, puedes tener una idea bastante aproximada de cuáles van a ser las necesidades de financiación de la empresa, en función de las posibles ventas. Eso te permite buscar la financiación suficiente para lanzar el negocio con algo de colchón financiero, y evitar las tensiones sobre la liquidez.

Control de tesorería

Obviamente, tienes que seguir con mucha atención todos los cobros y pagos de tu negocio. Lo ideal sería tener una previsión de como evolucionará la tesorería en los próximos días y semanas, para así anticiparte a problemas. En cualquier caso, necesitas tener un registro actualizado de tu situación de tesorería, para saber exactamente con qué liquidez puedes contar, y tomar acción si necesario.

Establecer condiciones de cobro adecuadas para los clientes

Idealmente, deberías procurar que todos tus clientes te paguen al contado. Es el caso de muchos comercios y pequeños negocios que venden en su mayoría a particulares. Pero, si tus compradores son otros profesionales y empresas, lo habitual es que te pidan unas condiciones de cobro más ventajosas. Incluso, a veces, te las imponen.

Es importante que, en la medida de lo posible, solo aceptes aquellas condiciones que te parecen adecuadas. En ocasiones es mejor no vender que aceptar plazos muy largos para clientes que no aportan mucho margen.

También es fundamental que sigas con atención el comportamiento de pago de tus clientes, persiguiendo a aquellos que suelen pagar tarde, e negándote a proporcionarles más servicios o productos hasta que paguen lo que deben. Para eso es importante tener una contabilidad al día.

Diversificar los clientes

Si dependes en exceso de un grupo restringido de clientes, corres el riesgo de que el impago de uno de ellos tenga un impacto demasiado grande sobre tus finanzas, obligándote a ti también a retrasar el pago a tus proveedores. Por eso es importante procurar ampliar y diversificar la base de clientes. Además, si dependes menos de un cliente, tendrás más capacidad de negociación.

Negociar plazos de pago favorables con los proveedores

Aunque no suele ser fácil, como cliente de tus proveedores lo normal es que negocies para conseguir unas condiciones de pago ventajosas. De esa manera, haces que parte de tu financiación venga de tus proveedores, y reduces la necesidad de recurrir a préstamos u otras soluciones para financiar tu negocio.

No abusar de los créditos

Finalmente, si no quieres tener dificultades para pagar tus facturas, necesitas usar los préstamos de una manera responsable. Cuantos más créditos contrates, más probable es que acabes pagando una cantidad muy notable de intereses, que podrías tener dificultades para cubrir con los beneficios de tu actividad.

Lo importante es que escojas la solución de financiación más adecuada para tu negocio, una que te proporcione estabilidad financiera a un coste razonable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio