7 consejos para una buena campaña de email marketing

campaña email marketingTener una base de correos electrónicos de personas interesadas por tus productos o servicios puede ser una excelente forma de conseguir ventas. En este artículo, te voy a dar una serie de recomendaciones para que tu campaña de marketing por email tenga un impacto máximo. Como todas las herramientas, lo importante es hacer un buen uso de ella. Te lo cuento todo.

Actualiza tu lista de destinatarios

Voy a suponer que ya dispones de una base de correos, que has obtenido con el consentimiento de los usuarios. También voy a considerar que se trata de una base de personas interesadas por tus servicios. Es decir que se han registrado en tu base porque realmente quieren recibir tus ofertas y propuestas. Esto es muy importante para centrar tus esfuerzos en usuarios que son verdaderamente clientes potenciales.

Ahora bien, una base de datos de correos evoluciona. Si tus contactos son profesionales,  en el último año puede que hasta un 20 o 30% de ellos hayan cambiado de actividad, de correo electrónico o de prioridades. Como consecuencia, quizás ya no estén interesados en lo que tienes que ofrecer. Con los particulares, probablemente el ratio de cambio sea inferior, pero dependiendo de lo que vendes, el interés de las personas también puede haber cambiado con el tiempo.

¿Cómo lo puedes saber? Es muy sencillo. Analiza tus campañas anteriores. Si usas una herramienta completa como Mailrelay, podrás ver por ejemplo si una persona en concreto no ha abierto ninguno de los últimos 5 correos que le has mandado. Este tipo de información te tendría que llamar la atención.

Los contactos que no abren tus mensajes pueden empeorar tus campañas. Los algoritmos de gestión de correos pueden penalizar tus envíos si muchos usuarios borran los mensajes sin leerlos o los marcan como spam. Así que tendrás que ver si intentas reactivar el cliente con alguna estrategia o si lo quitas de tus próximas campañas.

Optimiza el nombre del remitente

Es lo primero que van a leer tus usuarios, justo antes de ver el asunto del correo.  Y si tu contacto se ha registrado voluntariamente en tu base de datos, debería reconocer inmediatamente quien le está escribiendo.

Aquí hay un pequeño dilema. Por un lado, el nombre de tu marca es más reconocible. Pero, por el otro, el nombre de una persona genera más confianza. Para resolver el asunto, lo que hacen muchos profesionales del marketing es combinar nombre + marca. Por ejemplo en este caso, yo escribiría como Antoine de Crear mi Empresa.

¡Cuidado! Que eso no necesariamente vale para cualquier negocio. En otros casos, será mejor poner como remitente tus nombres y apellidos completos. Y en algunas ocasiones, podría ser más interesante optar por el nombre de la empresa o la marca.

La forma más fácil de resolver el dilema es si tu nombre es tu marca personal. Eso funciona muy bien en algunos sectores como la formación o la consultoría.

Haz un impacto con el asunto del correo

Es probablemente lo más importante de toda tu campaña de email marketing. Tienes que conseguir que el usuario sepa para qué le estás escribiendo y tenga ganas de leer el correo. Es una tarea difícil, precisamente porque hoy en día todas las personas reciben muchos emails. Deciden en una fracción de segundos si van a dedicarle tiempo a un correo, o si lo van a borrar.

Tienes que suscitar un interés, que el contacto tenga ganas de saber más y abrir el correo. Lo puedes hacer con una pregunta retórica, dando una solución a un problema que pueda tener, o cualquier otra técnica que consideres eficaz.

Inspírate en los correos que recibes tú. ¿Cuáles has descartado y por qué motivo? Y al contrario, ¿por qué abriste los otros? Analiza los motivos relacionados con la redacción del asunto y mira si te puede servir de inspiración para tus propias campañas.

Cuida mucho el diseño del correo

No voy a hablar hoy de los boletines de noticia. Me voy a centrar sobre todo en los correos destinados a provocar una acción por parte de tu contacto.

Un texto corto y conciso suele funcionar mucho mejor que grandes correos. La gente no tiene mucho tiempo y prefiere ir al grano. Quiere entender el mensaje en unos segundos.

Personaliza el contenido. Por supuesto, el correo tiene que ir dirigido personalmente al usuario (llamándole por su nombre), pero no me refiero a eso. Lo ideal es que hagas referencias a algo más concreto. Por ejemplo, el comportamiento anterior de esa persona.

De esa forma, en lugar de percibir el correo como spam, tu interlocutor verá que intentas resolver un posible problema que haya tenido.

Imagina por ejemplo que mandas un correo a los clientes que devolvieron un producto en particular. Puedes mandarles una sugerencia con otro producto similar, o incluso incluir un bono de reducción para una nueva compra.

Llama a la acción

Cada correo que mandes a tus contactos tiene que tener un objetivo claro. Por ejemplo, vender uno de tus servicios. Pero, evidentemente, no basta con qué tú lo sepas. El contenido del mensaje tiene que ponérselo en bandeja a las personas que reciben el email.

Para eso, la mejor herramienta es una llamada a la acción. Es tan sencillo como invitar a tu interlocutor a hacer lo que esperas de él. Cerrar con una invitación a descubrir el servicio que pretendes vender puede ser una excelente forma de incitar a tu prospecto para que dé el primer paso.

Ya sabes que en el mundo digital hay muchas solicitudes. Tienes que captar la atención del usuario en el momento.

Optimiza la página de landing

Si no sabes lo que es una landing (palabra inglesa para decir aterrizaje), te lo explico. Suele ser una página destinada a recibir las visitas de tus campañas de marketing, sean por email o por publicidad de pago.

Es un formato optimizado, donde intentas llevar al usuario hacia la compra, evitando cualquier otra distracción. Por eso no suele haber menús ni otros enlaces en una landing.

Evidentemente, hay ir probando diversos formatos para optimizarlas. Es lo mismo que cuando quieres subir el ratio de conversión en una tienda online. Puedes usar una estrategia de ensayo y error, pero te irá mejor si usas herramientas automatizadas que te permitirán testear las diferentes opciones.

Mide los resultados para aprender y mejorar

Unas de las grandes ventajas de hacer una campaña de email marketing es que dispones de muchísimos datos estadísticos. Puedes analizarlos para luego mejorar.

  • Sabes cuantos correos no han llegado a sus usuarios. Y eso te permite limpiar la base de datos.
  • Tiene el dato de cuantos correos no se han abierto. Lo que debería llamar tu atención sobre elementos como el remitente y el asunto del mensaje.
  • Sabes cuantas veces se ha hecho clic en cada uno de los enlaces que incluiste en el correo. Y eso te permite poner a prueba el diseño y la eficacia de la llamada a la acción.
  • En tu web, también puedes medir cuantas de las visitas han acabado con la compra, cuantas personas abandonaron el proceso a mitad de camino, etc. Puedes aprender y mejorar cada aspecto, como la conversión.

 

Con esos 7 consejos, tu campaña de email marketing tendrá un gran impacto y buenos resultados. No dudes en aplicarlos desde ahora.

 

Artículos relacionados

¡Compartir es vivir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *