4 ideas de negocios basadas en el blockchain (cadena de bloques)

Probablemente se conozca más el uso de la cadena de bloque a través de las criptomonedas como Bitcoin, pero la verdad es que esa tecnología tiene bastante más aplicaciones. Hoy voy a compartir algunas de las ideas de negocio que han nacido del concepto blockchain. Muchas de ellas ya están en fase de prueba o incluso funcionando en algunos proyectos. Pero, veamos esos ejemplos.

¿Cómo funciona la cadena de bloques?

El principio es muy sencillo. La información se encripta y se registra en el último bloque de la cadena de datos, que inmediatamente se replica a través de toda la red. De esa manera, no es posible modificar la información después de cualquier transacción o registro.

Las cadenas de bloque pueden ser públicas, por ejemplo es el caso de las que sustentan las criptomonedas, de tal forma que todo el mundo tenga acceso a la información por igual. También pueden ser privadas, para aplicaciones que requieren una mayor confidencialidad.

1- Los contratos inteligentes (smart contracts)

En nuestra era digital, es fácil automatizar muchas cosas en las relaciones contractuales. Usando la seguridad proporcionada por la tecnología de la cadena de bloques, es perfectamente posible definir unas condiciones que desencadenan automáticamente unas cláusulas. Soy consciente de que eso pueda sonar bastante técnico, y por eso te voy a dar algunos ejemplos.

Imagina a un agricultor que quiere asegurar su negocio en caso de sequía excesiva o, granizo, etc. Se puede perfectamente imaginar que una compañía de seguros diseñe un producto basado en blockchain y conectado con los datos de las estaciones meteorológicas para que en caso de cumplirse algunas condiciones climatológicas el pago de la indemnización se haga automáticamente.

2- Las transacciones financieras internacionales

Dentro de la Unión Europea, las transferencias SEPA son gratuitas gracias al mercado único. Pero si alguna vez has intentado mandar dinero a zonas más exóticas sabrás que los bancos cobran mucha comisión y el dinero tarda en llegar. Es un poco más rápido si usas alguna empresa especializada en remesas, pero suelen tener mucho papeleo y también cobran bastantes comisiones.

Con la tecnología de la cadena de bloques, se puede usar un sistema seguro para mandar dinero en cuestión de segundos. El importe de la comisión ya dependerá del modelo de negocio de la empresa a cargo de ello.

Hoy en día ya hay soluciones económicas que aprovechan la estructura de las criptomonedas más famosas. Si conviertes una cantidad de dólares a bitcoin e inmediatamente la vuelves a convertir en otra divisa (u otra vez a dólares) en otra parte del mundo, en los hechos has hecho una transferencia. Si de verdad el proceso es inmediato, no hay problema respecto a la volatilidad actual de las criptomonedas, y el único coste son las comisiones aplicadas en cada conversión. Pero se podría pensar en un sistema propio, que no usará Bitcoin o sus semejantes.

3- ¿Una forma de garantizar los documentos oficiales?

Hoy en día, todavía se pueden falsificar los DNIs, robar la identidad de alguien, o ser víctima de un error administrativo, como el caso de esa pobre mujer que tuvo que pelear durante 9 años para hacer reconocer por la justicia que no estaba muerta. En teoría, con la tecnología de la cadena de bloques, esos errores no se deberían producir.

Pongamos el caso de una escritura de una casa. Con blockchain, cuando se traspasa la propiedad, queda registrado el nuevo propietario en la cadena, y en lugar de presentar un acta notarial de compraventa como justificante de propiedad, bastaría con dar acceso a la consulta de los datos a las personas que lo requieran. De hecho, incluso se podría combinar esa funcionalidad con los contratos inteligentes. En la venta de una casa, si se cumplen condiciones como que no hay cargas, se ha hecho el pago, se ha firmado el contrato, etc, el registro se podría grabar automáticamente en la cadena de bloques.

4- ¿Una herramienta para votar?

Se puede imaginar un uso de la cadena de bloques para asegurar un voto fiable, seguro y rápido. Por un lado, cada persona que votase de forma electrónica recibiría un código de confirmación confidencial asociado a su voto (para garantizar que nadie hackea la interfaz entre el usuario y la cadena de bloques). Por otro lado, una vez registrado el voto y copiado muchas veces en la red, no habría forma de cambiarlo. El recuento sería casi inmediato y los resultados exactos.

En caso de duda, se podría hacer un muestreo aleatorio pidiendo a la gente que comprueben con sus códigos de confirmación si el voto que está registrado en el sistema corresponde a lo que hicieron.

Blockchain no es la panacea

Es una tecnología muy interesante, pero usa muchos recursos informáticos (hay que replicar largas cadenas de información en múltiples servidores). Y eso tiene un coste. Así que cuando muchas personas afirman que la cadena de bloques va a abaratar muchos procesos, habrá que ver si es cierto o no. Por un lado, es cierto que tiene el potencial para simplificar y agilizar muchos procesos. Por el otro, hay que ver si la cantidad de datos gestionada será algo factible para las capacidades informáticas que tenemos.

En mi opinión, hay algo profundamente improductivo en la idea de replicar miles o millones de veces una información. Está claro que eso hace que sea imposible modificarla, porque para hacerlo habría que ir modificando toda la cadena, en todas sus copias. Pero al mismo tiempo no me parece una solución tan elegante. Es como si yo dijera que para no perder mis llaves de casa hice 20 copias que he repartido entre todos mis amigos y familiares. Está claro que no me voy a quedar encerrado fuera de casa, pero: ¿merece la pena?

Tampoco soy un experto de la cadena de bloque, así que si hay algún lector que conoce mejor la temática y me puede rebatir este concepto de desperdicio de recursos, me encantaría leerlo.

¿Y tú? ¿Qué otras ideas de negocio ves factibles con blockchain?

Artículos relacionados

¡Compartir es vivir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *