Trabajar en un startup y coger experiencia para emprender

trabajar en un startupEn el blog hemos insistido en muchas ocasiones sobre la importancia de una buena formación antes de emprender. También hemos repetido que la experiencia previa es fundamental para maximizar las posibilidades de éxito. Hoy vamos a analizar una de las opciones más interesantes para un futuro emprendedor: trabajar en un startup. Se puede hacer como becario o como empleado, y hay mucho para ganar.

Prepararte para conseguir un trabajo en una empresa innovadora

  1. Lo primero que necesitarás para conseguir ser contratado en cualquier empresa es un buen currículum. Es muy importante que lo personalices para destacar. Por suerte, tienes herramientas online para ayudarte, como ejemplos-curriculum.com.
  2. Por supuesto, tendrás que estar pendiente de las ofertas de trabajo, creándote filtros para recibir notificaciones de empleos en startups.
  3. Si te llaman para una entrevista, será recomendable que te informes un máximo sobre la empresa, para adaptar tu discurso. También es importante que te prepares para las preguntas más habituales.

¿Por qué trabajar en un startup?

Todo depende del tipo de negocio que estás pensando montar en el futuro. Si lo que quieres es abrir un restaurante, obviamente lo más recomendable sería que trabajaras en hostelería para adquirir experiencia. Y si quieres montar tu propio startup, es ideal haber trabajado anteriormente en uno.

Pero la experiencia del startup te vale para todo tipo de proyectos emprendedores, porque tiene unas características muy particulares.

  1. Los startups son empresas muy innovadoras, que por lo tanto se mueven en entornos con mucha incertidumbre. Eso lleva a sus trabajadores a tener que encontrar soluciones originales para problemas que nunca se habían planteado hasta el momento en otras empresas.
  2. Suelen ser organizaciones muy flexibles, donde cada persona tiene que hacer un poco de todo. Por lo tanto, no crean especialistas, sino perfiles polivalentes, capaces de gestionar asuntos diversos, desde la tecnología hasta las ventas pasando por la administración y el marketing.
  3. Es probable que estés trabajando codo con codo con otras personas con talento, que quizás podrán acompañarte en tu propio proyecto más adelante.
  4. También es una oportunidad para hacer muchos contactos profesionales, en todas las áreas de los negocios.

Esas características constituyen un entrenamiento excelente para cualquier persona que quiera emprender, en el sector que sea.

Opciones para trabajar en un startup

Colaborar como becario con un contrato de prácticas

Si todavía estás estudiando y quieres emprender en el futuro, una de las mejores opciones que tienes a tu disposición es buscarte una práctica en un startup. Puedes ver las ofertas que gestiona tu universidad o escuela de negocios, pero también tienes herramientas online.

Hay portales especializados que ponen en relación las empresas que buscan talento con estudiantes que buscan una oportunidad de hacer una práctica provechosa. Parece una oportunidad interesante para ambas partes, y por lo que he podido ver, es una solución muy económica para la empresa innovadora de encontrar becarios con talento.

Si consigues trabajar como becario en un startup, también es posible que la empresa te contrate cuando acabe el periodo de práctica, lo que permitiría profundizar la experiencia.

Conseguir un empleo en un startup

Si ya estás en el mercado laboral y estás buscando una oportunidad de empleo con la idea de más adelante montar tu propia empresa, evidentemente, postular a un puesto dentro de un startup es una buena idea.

Para ello, se puede pasar por un contrato de prácticas, como ya explicamos, pero también se pueden buscar ofertas de trabajo, tanto en los servicios de empleo de las universidades como en los portales de empleo especializados y generalistas que todos conocemos.

¿Cuánto tiempo trabajar en un startup para capitalizar la experiencia?

En un entorno innovador, lo que se aprende en unas pocas semanas ya puede ser una experiencia interesante. Pero lo ideal es pasar algunos meses, incluso un par de años, de tal forma a poder vivir diferentes etapas en la creación de empresa.

Los startups suelen pasar por diferentes fases. Al principio de todo, la empresa es poco más que una idea con gente imaginativa que se pone a desarrollar una versión mínima viable y a buscar tracción. Por desgracia, muchas son las empresas que nunca superan esa fase, puesto que la contrapartida de la innovación es un mayor riesgo de fracaso.

Pero, para aquellas que consiguen algo de tracción, llega el momento de convencer a unos inversores de acompañar el proyecto. Si lo consiguen, obtienen los medios para seguir avanzando y creciendo. Se suceden las rondas de financiación, al mismo tiempo que se consiguen ventas y poco a poco, se acerca la rentabilidad.

Cada startup tiene su ritmo, y algunas pueden ser grandes éxitos sin conquistar el mundo entero. Si embargo, entre el arranque del proyecto y la estabilización y conversión en una empresa ya más tradicional, suelen pasar años.

Si tienes la oportunidad de estar en el startup al menos hasta que consiga un par de rondas de financiación y ventas significativas, es una buena oportunidad para aprender en aspectos comerciales y financieros.

Incluso si el startup acaba fallando, la experiencia es valiosa

Ya lo comentamos antes: el carácter innovador de los startups las hace mucho más propensas al fracaso que un negocio tradicional. Pero el fracaso no es malo, si analizas sus causas, puedes sacar conclusiones muy valiosas. Decía Edison: “no he fracasado, he encontrado 10.000 maneras que no funcionan”. Una de las frases más interesantes de Henry Ford es “fracasar es la oportunidad para volver a intentarlo de forma más inteligente”. Hay mucha verdad en ello.

Las personas aprendemos en parte por nuestros errores, probablemente mucho más que por nuestros éxitos. Cuando nos equivocamos, el mal sabor de boca nos motiva a cambiar de estrategia para que no vuelva a pasar. Está claro que hay que estar dispuesto a reconocer el error y aprender de él, pero es una experiencia muy valiosa.

Así que incluso si tu aventura de trabajar en un startup acaba con el cierre del proyecto, seguro que habrás aprendido grandes lecciones sobre los negocios, que te ayudarán a lanzar tu propio proyecto con más fuerza y mejores garantías de éxito.

 

Y eso es lo que queríamos compartir contigo sobre trabajar en un startup. ¿Lo has hecho? ¿Quieres comentar tu experiencia? No dudes en hacerlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *