Qué es la logística colaborativa y cómo puede ayudarte con tu empresa

Las empresas siempre están buscando formas más optimizadas de operar, habitualmente para ahorrar tiempo y dinero, y dar un mejor servicio a sus clientes. Una de las vías más interesantes para ese tipo de optimización es la logística colaborativa, sobre todo para las empresas para las cuales los aspectos logísticos son estratégicos. Vamos a ver cómo puedes mejorar tu cadena de suministro gracias a la colaboración entre empresas.

Una cadena de suministro cada vez más integrada

En los últimos años, las empresas han ido trabajando en interno para mejorar sus procesos logísticos, permitiendo ahorrar costes, ser más reactivas, gracias a reorganizaciones y el uso de herramientas informáticas. Puede que hayas comprado un camión más eficiente, que hayas reducido los riesgos de accidentes en el proceso de carga y descarga gracias a material de delimitación y marcaje, o incluso que hayas comparado presupuestos de proveedores logísticos para reducir tu factura.

Sin embargo, intentar optimizar la logística tiene sus límites si la empresa trabaja sola. En efecto, muchos procesos de la cadena de suministro implican a otras compañías, como fabricante, distribuidor, empresa de transporte, cliente final, etc. Eso lleva a una conclusión lógica: una colaboración productiva entre los diferentes participantes de la cadena logística podría llevar a grandes soluciones de optimización, con beneficios para todos.

¿Con quién se colabora?

La primera vez que lees sobre el término de logística colaborativa, quizás te imagines que se trata de colaborar con otras empresas similares a la tuya. De hecho, es algo que ocurre en muchos sectores, con la creación de centrales de compra, por ejemplo. Pero en este caso no estamos hablando de eso, y el planteamiento se hace más bien con empresas no competidoras, sino socias en el proceso logístico de tu empresa.

¿Qué tipo de colaboración?

Se pueden imaginar muchas soluciones para optimizar la logística, pero por lo general, los elementos que se ponen en común son:

  • La información. Si el fabricante conoce mejor el ciclo de venta del distribuidor, entonces puede anticiparse y programar su producción de forma más precisa. De la misma forma, la empresa de transporte que realice los envíos entre ambos se beneficia de obtener más información, ya que podrá programar mejor las rutas.
  • Sistemas informáticos integrados. La mejor forma de compartir la información es instalando un sistema común a todas las empresas que participan en la cadena de suministro, y que permite que todos los actores tengan acceso a los mismos datos en el mismo momento. Evidentemente, solo se comparten datos relevantes para el proceso logístico.
  • Equipos dedicados. Este tipo de proyecto integrado suele funcionar mejor si se crea un equipo transversal para gestionarlo.

Requisitos para la colaboración

  • Compartir la estrategia. Si una de las empresas está orientada a un servicio Premium y con plazos cortos, difícilmente pueda colaborar con otra cuya prioridad es el bajo coste a expensas de los plazos. He puesto un ejemplo con estrategias muy opuestas, pero aunque no existan grandes diferencias, hay que establecer una estrategia en común, aprobada por todas las partes. Si no hay acuerdo en algo tan importante, es mejor buscar a otros socios.
  • Los objetivos a medio y largo plazo también importan. Si tu empresa se quiere internacionalizar, por ejemplo, y sus socios no van a querer acompañarla en este paso, también sería mejor buscar a otros socios.
  • Confianza y transparencia. Puede ser un reto hacer trabajar juntos diversas empresas, pero este reto se convierte en imposibilidad si no existe confianza y transparencia.
  • Ser abierto al compromiso y al cambio. Obviamente, colaborar con otras empresas llevará a tener que cambiar algunas cosas. Lo importante es que en el conjunto de la colaboración, todo el mundo se beneficie. Pero puede que en ciertos aspectos concretos haya que aceptar ciertos compromisos.

Artículos relacionados

antoine 80
Me llamo Antoine Kerfant y llevo 7 años asesorando a emprendedores.

Descubre ya mismo si tu idea de negocio es buena gracias a mi ebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*