Como atraer el talento a tu startup cuando no tienes mucho dinero para ofrecer

Una de las problemáticas más habituales para los fundadores de startups es que necesitan contratar a personas con potencial, pero no disponen de medios económicos para hacerlo, al menos al principio. Pero, no te preocupes, no eres el único que puede creer en tu proyecto, y si tomas unos pasos sencillos, podrás encontrar a esos talentos capaces de hacer la diferencia, a pesar de que no les puedas ofrecer mucho, al menos al principio.

Una misión clara y atractiva

Te lo voy a dejar claro desde ahora, si no puedes atraer a la gente por el dinero, tendrás mucho ganado si puedes convencerles de que la misión de tu empresa merece la pena. Y para eso, evidentemente, tendrás que tener una misión clara y atractiva. Ya sabes, eso de cambiar el mundo ofreciendo una solución innovadora a un problema importante. Pero no sobreactúes, algunas empresas tienen una misión más sexy que otras, que vende más, que atrae más. Seguramente a mucha gente le gusta más la idea de trabajar para l’Oréal que para la industria siderúrgica, y en el mundo de las startups pasa lo mismo. Si con la misión no basta, no te preocupes, hay más opciones.

El Reto

La gente con talento quiere enfrentarse a un reto, tener un puesto de trabajo interesante, donde puedan aprender y aportar. Normalmente, si necesitas gente con talento, es porque tienes tareas importantes e interesantes por cubrir. Por este motivo, tienes que currarte la definición de puesto, destacando los aspectos más sexy, pero sin exagerar. Y si la persona va a tener autonomía y libertad para proponer iniciativas, déjaselo muy claro. Todos preferimos cobrar mucho, pero si el contenido del trabajo es interesante y representa un reto, somos capaces de ser pacientes y aprovechar la experiencia.

El potencial a medio y largo plazo

Tu startup ahora mismo no tiene los medios para pagar sueldos atractivos. De hecho, probablemente tú mismo no estés cobrando casi nada. Pero no va a ser así para siempre. Tienes un plan, y la empresa va a crecer. Entrarán inversores, se conseguirán clientes claves, y el dinero empezará a fluir. No puedes garantizar que vaya a suceder, pero sí que puedes contagiar a los demás con tu certidumbre de que será así. Y si tu empresa tiene un gran potencial económico, la gente que esté desde el inicio será la que más se aprovechará. Puestos claves, participaciones en capital, sueldos altos, son muchos argumentos interesantes para captar talentos.

El resto de la gente también es buena

Si quieres captar gente con potencial, es mejor que ya tengas personal de nivel destacado, al menos los emprendedores del proyecto. La gente con talento suele seguir a sus pares, porque lo ven como una oportunidad de ganar experiencia y aprender, y también como una mejor garantía de éxito del proyecto. Así que no dudes en colar el currículum impresionante de tu socio en una entrevista de trabajo, o el tuyo mismo, pero con modestia. Quieres que el candidato note que estará con un gran equipo.

Véndele la empresa

Tienes que tener un conocimiento perfecto de tu proyecto, de tus clientes, de las perspectivas. Imagina un segundo que el candidato que tienes (y quieres contratar) no es un futuro empleado sino un inversor (hasta cierto punto, es verdad, ya que no le vas a pagar mucho y va a invertir mucho tiempo). Tiene que salir convencido de que tu proyecto es genial, que sabes lo que haces y que la empresa va a lograr todos sus objetivos. Si consigues plantar esa semilla, entonces tienes una oportunidad para atraer a esa persona con talento.

Cuídalos

Una vez que has conseguido contratar a personas que valen, tienes que cuidarlas. Mientras no dispongas de dinero, tienes que cuidar todos los demás aspectos. El ambiente en el trabajo, escuchar sus iniciativas, dejarles cierta autonomía, hacerles un feedback positivo sobre sus logros y no solamente criticar sus errores. Y comunicar sobre los progresos. Si la persona está a gusto con lo que hace y ve que la startup va bien encaminada, es muy probable que aguante bastante tiempo. Si finalmente no salen las cosas y ese personal se va, al menos se habrá quedado lo suficiente como para intentarlo en serio. Y si la empresa tiene éxito, sin duda habrá sido en parte por haber sabido cuidar ese personal.

 

Artículos relacionados

antoine 80
Me llamo Antoine Kerfant y llevo 7 años asesorando a emprendedores.

Descubre ya mismo si tu idea de negocio es buena gracias a mi ebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*