¿Portátil o sobremesa para equipar tu oficina con ordenadores?

portátil o sobremesaLa reciente pandemia ha cambiado mucho la organización dentro de las empresas. El teletrabajo se convirtió de repente en una necesidad, y ha hecho replantear la forma de trabajar. Eso, sin duda, tiene un impacto sobre los equipos que usamos en el día a día. ¿Qué es mejor para la oficina? ¿Un equipo portátil o un ordenador de sobremesa? El primero parece ganar la partida, pero el segundo tiene sus ventajas. Vamos a analizar los pros y contras de cada uno.

El reto de elegir los equipos informáticos

Cuando quieres equipar tu empresa en ordenadores, o renovar el parque, tienes que pensar en varios aspectos. Evidentemente, vas a buscar unos equipos con buena relación calidad precio. Por eso irás a buscar a un mayorista de Lenovo (la empresa con mayor cuota de mercado del mundo) o a un distribuidor de otra marca reconocida. Pero, más allá del proveedor, se plantea la pregunta del tipo de equipos que vas a querer usar. Influyen factores como la movilidad, el rendimiento, el espacio y evidentemente el precio.

Estamos hablando de una inversión significativa, en un material que idealmente tiene que durarte varios años y funcionar a un nivel óptimo. No puedes tomártelo a la ligera.

El portátil le está ganando la batalla al ordenador de sobremesa

En 2019 el mercado de los ordenadores personales volvió a crecer, y lo hizo con un dominio importante de los dispositivos portátiles. Representan un 70% de las compras de equipos informáticos, frente al 30% de los ordenadores de sobremesa. Eso sí, en esas estadísticas no suelen estar incluidos los equipos que se montan por piezas, suelen ser siempre de sobremesa, y que tienen cierto éxito.

Vivimos en una sociedad cada vez más móvil, y tiene sentido que los particulares opten cada vez más por un dispositivo que pueden mover de una habitación a otra o llevarse a la cama para ver una película o conversar por Zoom. Pero en una oficina, las necesidades son distintas, y el dilema entre portátil o sobremesa tiene que ser analizado más en detalle.

¿Portátil o sobremesa? Ventajas e inconvenientes de cada uno

¿Por qué elegir ordenadores portátiles para tu oficina?

La principal ventaja del equipo portátil sobre el de sobremesa es tan obvia que casi no habría que mencionarla. Un ordenador portátil está diseñado para poder ser transportado rápida y fácilmente de un lado a otro. Es el dispositivo ideal para aquellas personas que se desplazan mucho por trabajo, o hacen idas y vueltas entre la oficina y la casa. En esos tiempos de teletrabajo forzado, que los empleados tengan un portátil facilita mucho las cosas.

Es un equipo integrado y ligero, que no ocupa sitio. No hace falta ni pantalla ni ratón, ni teclado. Es todo en uno.

El portátil tiene además autonomía, gracias a su batería. No necesitas estar siempre conectado a una fuente de alimentación eléctrica.

Está diseñado para gastar poca energía, para que la batería dure mucho, por lo que el coste en la factura de la luz es menor al de un PC de sobremesa.

¿Cuáles son las ventajas de un ordenador de sobremesa frente al portátil?

El ordenador de sobremesa suele ser mucho más cómodo de usar cuando estás en tu puesto de trabajo. Primero porque puedes tener una pantalla mucho mayor a la de un portátil. Hoy en día es muy común trabajar con monitores de más de 21 pulgadas. Además, puedes tener un teclado ergonómico, un ratón, y cualquier otro accesorio que te haga más cómoda la experiencia trabajando.

Es un equipo más económico y más potente que el portátil. Como no existe la limitación de espacio para colocar los elementos, se pueden usar piezas más grandes. Y el sistema de ventilación interna suele ser más optimizado también, lo que alarga la vida útil del dispositivo.

Otra ventaja de disponer de más espacio es que se pueden añadir más elementos para mejorar el ordenador, y también sustituir o reparar piezas de forma mucho más sencilla. En un portátil, cada pieza está integrada para optimizar el espacio, y cualquier reparación o sustitución se complica bastante.

¿Entonces: portátil o sobremesa para tu oficina?

Evidentemente, depende mucho de las necesidades de los puestos de trabajo. Si no hay necesidad de movilidad, el ordenador de sobremesa sigue siendo la mejor opción. Para los otros casos, lo mejor suele ser combinar las ventajas de cada opción. Me refiero a instalar una estación de trabajo, con su pantalla, su ratón y su teclado, pero conectada a un portátil. De esa forma, se consigue la comodidad de un equipo de sobremesa, pero con la flexibilidad del portátil.

¡Compartir es vivir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *