Negocios de familia: ventajas y problemas de las empresas familiares

negocios de familia

Si estás pensando en emprender, quizás te hayas planteado montar una empresa con la familia. Es un modelo muy habitual, sobre todo en las pequeñas y medianas empresas. Tiene algunas ventajas, pero también presenta serios inconvenientes. Te he preparado este artículo sobre los negocios de familia con ejemplos y consejos para que valores los pros y contras.

Definición de los negocios de familia

Si nos atenemos a los criterios que propone el Instituto de la Empresa Familiar, una empresa familiar tiene las siguientes características:

  • La mayor parte del capital pertenece a una misma familia (en el sentido amplio de la palabra).
  • Esa participación mayoritaria se traduce en una mayoría de derechos de voto en el consejo de administración.
  • Además, al menos una persona de la familia hace parte del órgano de dirección de la compañía.

En otras palabras, una empresa familiar es un negocio controlado y gestionado por una familia. Nada sorprendente al respecto.

La compañía más antigua de España

Pese a que los estudios hayan demostrado que la inmensa mayoría de las empresas familiares no superan la tercera generación (solo un 5% lo consiguen en Estados Unidos según el informe de Neubauer y Lank de 1998), algunas compañías superan todos los obstáculos y llegan a durar siglos. Es el caso de Cordoniú, la famosa marca de Cava, que remonta al siglo XVI. Incluso hay quien la considera la empresa más antigua del mundo.

Los negocios de familia tienen mucho peso en el sector empresarial español

Según un estudio de 2018 de EAE, los negocios de familia representan un 58% del Producto Interior Bruto (PIB) en España. Se trata de una mayoría de empresas pequeñas, ya que la mitad de ellas tienen menos de 9 empleados. Con semejantes cifras, se puede apreciar la importancia del fenómeno de la empresa familiar, más acentuado en nuestro país que en el resto de la Unión Europea. Otro forma de valorarlo es que emplean a 6,5 millones de personas, es decir un 35% de todas las personas ocupadas en España.

Ventajas de una empresa familiar

Si el modelo de empresa familiar tiene tanto éxito dentro de las Pymes, es porque tiene una serie de ventajas indudables. Listemos algunas.

Flexibilidad

En una empresa donde se mezclan los vínculos familiares con las relaciones de trabajo, es más fácil ser flexible, al menos en lo que se refiere al tema laboral. Como la empresa es de todos, normalmente cada uno está dispuesto a llevar a cabo las tareas que hacen falta en el momento preciso que hacen falta. Desaparecen los límites de horarios, las separaciones entre funciones, y esto tiene como resultado una mayor flexibilidad, beneficiosa en muchos casos.

Confianza

Otro factor muy importante es la confianza. Evidentemente, es un factor mucho mayor dentro de una familia que entre personas de orígenes diferentes. Además, el hecho de que no haya diferencia entre la esfera familiar y la profesional hace más difícil que se quebrante esta confianza. Simplemente porque las consecuencias serían mayores que una simple pérdida de trabajo.

Estabilidad

La presencia de empleados familiares permite asegurar una estabilidad en los puestos de trabajo que puede resultar beneficiosa, ya que no ocurren las pérdidas de tiempo en volver a formar personas por una alta rotación de personal. Tener el capital en manos de la familia también es un factor que permite tener más tranquilidad a la hora de invertir a largo plazo.

Inconvenientes de los negocios en familia

Sin embargo, pese a esas ventajas, los negocios de familia tienen que superar algunas contras muy significativas, algunos derivadas de los puntos a favor que señalamos antes.

Sucesión

Uno de los grandes problemas es el cambio generacional, especialmente en las labores de dirección de la compañía. A menudo el fundador de la empresa tenía dotes empresariales que no tienen sus hijos. Es muy recomendable no dar por sentado quien será el sustituto. Siempre es mejor escoger a la persona más apta aunque haya que buscarla fuera o dentro de los empleados que no son familiares. Pero allí intervienen el ego y los sentimientos familiares que pueden complicar la decisión.

La transmisión de patrimonio también se puede convertir en un grave problema fiscal si no se prepara con anticipación el tema de la sucesión.

Inmovilismo

Un núcleo familiar suele ser más conservador que la media.

Es un factor positivo en algunos momentos (por ejemplo, durante la pasada crisis las empresas familiares aguantaron más porque habían arriesgado menos).

Sin embargo, es un freno importante para el crecimiento. Por este motivo la mayoría de las empresas familiares se quedan en Pymes y nunca crecen por encima de cierto volumen, a la vez que son poco internacionalizadas (exportan algo pero no se arriesgan a implantarse en otros países).

A largo plazo, la estabilidad y el conservadurismo pueden convertirse en inmovilismo, perjudicando el futuro.

Incompetencia

Una trampa muy peligrosa es contratar a un miembro de la familia en la empresa, solo porque hace parte de la familia. Es muy difícil resistir a esta “obligación moral” cuando un familiar no tiene trabajo y muchos otros ya hacen parte de la compañía. En ocasiones, entran en el negocio personas sin la preparación o el rigor necesarios, que pueden provocar serias complicaciones.

Falta de formalismo

La flexibilidad de la empresa familiar se puede volver en contra, especialmente cuando la actividad tiene cierto volumen. Medir los resultados y tener procedimientos no es un capricho que tienen las grandes empresas, es la única forma de gestionar correctamente una organización compleja. A menudo, los negocios familiares se llevan con muy poco formalismo, “a ojo”, lo que puede dar lugar a malas sorpresas de mucho calibre.

Conclusión sobre los negocios de familia

Las empresas familiares son estructuras ideales para iniciar un negocio, a condición de tener claros algunos puntos claves. Son especialmente importantes el formalismo en la gestión, una preparación adecuada de la sucesión, hacer prevalecer la competencia sobre la procedencia familiar e incluir cierta cultura del riesgo empresarial.

 

Artículos relacionados:

¡Compartir es vivir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *