¿Qué negocios se pueden montar en tiempos de inflación?

ideas de negocios que funcionan con inflaciónTodavía no se sabe si la alta inflación que estamos conociendo esos últimos meses va a ser duradera. Sin embargo, cada mes que pasa hace más probable que se convierta en estructural. Vamos a ver algunas ideas de negocios que funcionan en tiempos de alta inflación, y de sus consecuencias más probables: tipos de interés más elevados y contracción del PIB. En otro artículo, explicaré qué medidas pueden tomar los emprendedores para adaptar sus negocios a un entorno de precios altos.

¿Qué ha causado la inflación?

Inflación por expansión monetaria

Durante muchos años, los bancos centrales que emiten las dos divisas más importantes al nivel mundial, el dólar y el euro, han tenido actuaciones muy similares. Para estimular sus economías, mantuvieron muy bajos los tipos de interés, que llegaron incluso a cero. Al mismo tiempo, se dedicaron a comprar deuda pública.

En la práctica, eso significo inyectar enormes cantidades de dinero en la economía. Dinero nuevo, creado de la nada. Una práctica a la que se la conoce con la imagen más gráfica de “imprimir billetes”.

¿Y qué ocurre cuando se introducen grandes cantidades de dinero nuevo en una economía? Tarde o temprano, aparece la inflación. ¿Por qué? Simplemente porque hay mucho más dinero disponible para gastar, pero el resto de la economía no ha crecido en la misma proporción. Reduciendo todo al extremo: si antes había 10 dólares en la economía, y 5 manzanas a la venta, cada fruta se vendía por 2 dólares. Si ahora hay 18 dólares disponibles y 6 manzanas a la venta, cada fruta se venderá por 3 dólares.

Los cuellos de botella

Cuando la inflación empezó a hacerse notar, lo primero que se escuchó en los medios de comunicación fue que se debía a unos cuellos de botella en la cadena de suministro. Concretamente, se argumentaba que la recuperación post covid había sido tan rápida, que las infraestructuras de producción y logística no eran suficiente para suplir la demanda. Y todos sabemos que la ley de la oferta y la demanda hace que suban los precios en esos casos.

A eso se sumó el conflicto de Ucrania, que provocó una reducción en el suministro de algunas materias primas, especialmente para la energía y en la agricultura. Se encarecieron el petróleo y el trigo, contagiando inflación a muchos sectores.

¿Cuánto durará la inflación?

Es la pregunta del millón. Si las tensiones inflacionarias vienen de desajustes temporales en la cadena de suministro y de conflictos puntuales, entonces sería lógico pensar que la situación debería resolverse a corto plazo. Pero, si la causa principal es la expansión monetaria, la cosa cambia.

Además, no hay que olvidar que incluso una inflación temporal se puede convertir rápidamente en estructural. Si aumentan sus costes, las empresas suben precios. Los trabajadores ven que su poder adquisitivo se reduce y exigen subidas salariales. Si lo consiguen, los costes de las empresas vuelven a subir, llevando a nuevas subidas de precios. Es un círculo vicioso.

¿Cómo se puede solventar la inflación?

La principal estrategia que se suele aplicar para reducir la inflación es tomar medidas para contraer la masa monetaria. Concretamente, los bancos centrales dejarían de comprar deuda pública, o, lo que es lo mismo, de “imprimir billetes”. Al mismo tiempo, subirían los tipos de interés, haciendo más caro endeudarse, lo que suele reducir la emisión de nuevos créditos, es decir también reduce la masa monetaria.

El problema de subir los tipos es que requiere encontrar un balance perfecto. Si la subida es muy leve, no frena la inflación. Si es muy rápida, puede provocar una recesión. Y, a veces, simplemente no existe el punto de equilibrio, lo que hace que pasar por una contracción económica sea casi inevitable.

¿Por qué compartir ideas de negocios que funcionan en tiempos de inflación?

Por todo lo que he contado antes, se puede deducir que las empresas tienen que lidiar con tres problemas importantes en épocas de inflación.

  1. Si suben sus costes y no son capaces de repercutir esas subidas en sus precios, entonces los márgenes se reducen y empiezan dificultades económicas.
  2. Las subidas de tipos de interés encarecen mucho el recurso a la financiación, lo que puede afectar notablemente a las compañías más endeudadas.
  3. Si hay una recesión económica, muchos clientes dejarán de comprar, lo que se traducirá por una caída de las ventas.

De allí que a un nuevo emprendedor le pueda interesar encontrar ideas de negocio que no se vean impactadas por la inflación y su consecuencia. En otras palabras, hay que buscar actividades en las qué esos tres puntos no suponen un problema.

inflaciónIdeas de negocios que funcionan con inflación

El lujo

En tiempos de crisis, es una de las actividades que mejor se comporta, principalmente porque las personas con un alto poder adquisitivo no suelen verse muy impactadas por las recesiones. Pero, si nos vamos al caso concreto de la inflación, está claro que en un negocio que vende productos o servicios de lujo, el precio no es muy determinante en la decisión de compra. Por lo tanto, si suben los costes, no es muy difícil repercutirlo en los precios.

Además, muchos de los negocios del sector lujo funcionan con márgenes muy cómodas, lo que hace que una subida de costes tenga un impacto muy reducido en la rentabilidad de la empresa.

Compraventa de productos de segunda mano

Las personas y negocios que se dedican a la compraventa de productos usados tampoco se ven muy afectados por la inflación. Pongamos, por ejemplo, que te quieres dedicar al mercado de los automóviles de segunda mano.

Por una parte, como vendes coches usados, que son más económicos que los nuevos, te beneficias del traslado de una parte de la clientela desde los vehículos nuevos hacia los de ocasión.

Y, por otra, como vas comprando vehículos poco a poco para venderlos más adelante, siempre puedes ir ajustando el precio de venta. Compras unos activos que se van revalorizando con el tiempo, por motivo de la inflación.

Los conceptos low cost son negocios que funcionan en tiempos de inflación

En un entorno en el qué los precios de los productos y servicios se encarecen, los consumidores van fijándose mucho más en el precio. Eso representa una gran oportunidad de negocio para conceptos de bajo coste. Recuerda cómo, hace unos años, triunfaron cadenas como 100 Montaditos, porque ofrecían una alternativa más barata en tiempos de crisis.

Si puedes ofrecer una buena relación calidad precio optimizando los procesos y bajando los costes, una idea de negocio que aproveche el low cost puede ser muy rentable.

Negocios imprescindibles

Cuando suben los precios, los particulares y las empresas tienen que tomar decisiones para racionalizar sus compras. Lo habitual es que reduzcan su consumo de productos y servicios considerados como menos imprescindibles, manteniendo las compras necesarias.

En la práctica, para las familias significa gastar menos en ocio, pero seguir gastando en alimentación. Para una empresa, suele implicar reducir el presupuesto de marketing, pero conservar servicios como la limpieza o la gestoría.

Si vas a emprender, puedes analizar qué tipo de servicios y productos son imprescindibles, lo que implica que será más fácil repercutir las subidas de precios.

Algunos servicios son buenos negocios en tiempos de inflación

Si optas por una actividad que tiene pocos costes, te aseguras de que la inflación no vaya a tener mucho impacto en tu cuenta de resultados. En el sector servicios, hay muchos negocios con esas características. Por ejemplo, todas las actividades de consultoría o servicios similares como abogados, etc. Si tus únicos gastos son mantener un despacho en un coworking o una pequeña oficina, ya sabes que las subidas de costes no te van a perjudicar tanto.

En tiempos de teletrabajo y crecimiento de la mano de obra freelance, está claro que el impacto de la inflación no es tan preocupante en este tipo de actividad.

Negocios escalables

Hace unos días publiqué un artículo sobre las empresas emergentes (startups). Explicaba que, normalmente, son negocios escalables, en los cuales los ingresos tienden a crecer mucho más rápido que los gastos. Cuando en una empresa tradicional, se producen economías de escalas, que permiten ganar más al aumentar la facturación, en un negocio escalable la progresión de las ventas es casi exponencial, mientras lo gastos crecen de forma lineal. Muchas veces, el coste marginal es casi nulo.

Eso implica que, en tiempos de inflación, el impacto de una subida de costes no perjudica mucho a un negocio escalable. Eso sí, en la fase inicial, la cosa es muy diferente. Tipos de intereses más altos pueden implicar menos disponibilidad de financiación, y más presión para llegar al umbral de rentabilidad.

Negocios de reparaciones

Son otros ejemplos de actividades que suelen funcionar bien en crisis. En lugar de tener que comprar un producto nuevo, muchos clientes preferirán optar por repararlo. Simplemente porque sale más barato. Incluso con el incremento del precio de la mano de obra, compensa más reparar que renovar.

Al mismo tiempo, hay que ser consciente de que, si la situación económica se alarga, muchas personas pueden ir atrasando también las reparaciones. Puede haber varias fases.

Pongamos el ejemplo de los coches particulares. En un primer tiempo, puede que las personas atrasen la compra de un vehículo nuevo, aumentando la demanda del mercado de reparaciones. Pero, a medio y largo plazo, podría suceder que haya menos desplazamientos, por lo tanto, menos necesidad de mantenimiento. Todo depende de la intensidad de la contracción económica, y de los costes de la energía.

Negocios con una marca potente que resisten en tiempo de inflación

¿Qué hace que una empresa de bebidas como Coca-Cola pueda subir sus precios en tiempos de inflación, mientras otras compañías del mismo sector no lo logren? La marca. Han conseguido convertirse en imprescindibles para el consumidor, aunque, objetivamente, hay alternativas de consumo, especialmente con las marcas blancas.

Y eso es un consejo importante para tu propio negocio. Si haces las cosas bien, y consigues crear una buena marca, tus clientes tendrán más reparos a abandonarte. Podrás aumentar tus precios comparativamente mejor que tu competencia.

Los negocios que sufren con la inflación

No podía terminar este artículo de ideas de negocios que funcionan en un entorno de inflación sin hablar de lo contrario. Los he agrupado en tres grandes categorías.

  • Los negocios que venden productos que no son imprescindibles a corto plazo. Ya lo comenté antes, pero el ocio para los particulares, o el marketing para las empresas son compras que tradicionalmente se recortan cuando la situación económica empeora. No significa que no puedas tener un negocio rentable en esas actividades, pero es más difícil.
  • Las empresas con márgenes estrechos y que tienen difícil repercutir las subidas a los clientes. En el sector empresarial, es muy típico encontrase atrapado entre proveedores y clientes poderosos. Los primeros te imponen una subida de precios, los segundos rechazan que puedas subir tus tarifas. En esos casos, no hay otra opción que hacerles ver a ambas partes que les interesa la supervivencia de tu negocio.
  • Los negocios que necesitan mucho capital y mucha financiación. No solo será más complicado obtener y renovar créditos, sino que los costes financieros aumentarán drásticamente en los próximos meses. Venimos que una época donde el dinero estaba muy barato, pero no era normal.

 

¿Tienes más ideas de negocios que funcionan en tiempos de inflación? No dudes en compartirlos en la sección de comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.