El poder de la inversión

Cuando eres emprendedor, en menor o mayor medida tienes que gastar dinero, con el objetivo de conseguir ingresos que a corto, medio o largo plazo merecerán la pena. Inviertes en tu negocio de varias formas, tanto dinero como tiempo dedicado (que realmente también tiene un valor monetario cuando te paras a pensarlo), y después de un tiempo, cuando hay enfocado bien tu negocio, empiezas a recoger resultados. Eso es lo que llamo yo el poder de la inversión. Explicaciones.

Si no gastas no facturas

Entiendo a todos esos emprendedores que cuando inician su negocio quieren cuidar de cualquier euro disponible, y son reacios a gastar el dinero. Pero existe una gran diferencia entre elegir con cabeza entre las posibles inversiones y negarse a gastar. Porque, casi siempre, para generar ingresos tendrás que gastar:

  • Si tu negocio tiene un local, tendrás que pagar un alquiler, adquirir algún tipo de mobiliario, quizás hacer obras.
  • Si trabajas sin local, entonces probablemente tengas que invertir tiempo y dinero en dar a conocer tus servicios, sin contar algunos gastos básicos que siempre vas a tener.
  • Si quieres llegar a tu púbico objetivo, la forma más rápida de conseguirlo es mediante un formato de publicidad adaptado a tu negocio, y eso al principio también implica un gasto.

Si eliges bien dónde invertir el dinero, el retorno de la inversión no tardará en hacerse ver.

Donde conseguir el dinero

Uno de los motivos por los cuales un emprendedor tiene normalmente mucho cuidado con sus elecciones de gasto e inversión, es porque dispone de un presupuesto limitado, y quiere hacer el mejor uso posible de lo que tiene. Pero, ¿qué pasa si ya se le han acabado los fondos o si no dispone de nada?

En caso de tener una inversión estratégica puntual, siempre se puede optar por contratar un crédito por Internet. Digamos que te han hecho un presupuesto de 3.000 euros para una campaña de publicidad, y por las características del formato, tienes buenas opciones de que esa inversión se convierta en un incremento de tus ventas y márgenes muy superior al gasto inicial. Sabes que si no te gastas el dinero, no vas a conseguir ventas, pero no dispones de esa cantidad. Entonces, una de tus opciones es valorar la posibilidad de un préstamo rápido, de los que tramitan en línea y te dicen en cuestión de minutos si te van a poder mandar el dinero o no. Aquí tienes más información con una de esas plataformas por Internet. Te da mucha flexibilidad, tanto en las cantidades de crédito como en los plazos de devolución, que se pueden extender hasta los 3 años.

Una inversión implica un retorno

La clave, es por supuesto, invertir el dinero en algo que te vaya a generar un retorno. He citado un gasto en publicidad, pero bien podría haber hablado de una maquinaría de producción. Si vas a contratar un crédito, lo razonable es que tengas ya la estrategia para poder devolverlo, y eso pasa por sacar rentabilidad a la inversión. Y es un argumento válido aunque no contrates ningún préstamo. El objetivo de tu negocio es crear riqueza, y para eso tienes que seleccionar las inversiones en función de su potencial económico.

Por ejemplo, cuando eliges alquilar un local, puedes encontrarte en la situación de elegir entre un local que cuesta 2.000€ al mes de alquiler en una zona peatonal muy transitada y otro de 800€ al mes en una calle más escondida con poco paso. Si tu negocio depende de la visibilidad, como la mayoría, normalmente es una decisión más inteligente optar por el local caro pero bien ubicado antes que el más barato sin visibilidad. Porque el primero tiene mucho mejor potencial económico, aunque suponga un mayor gasto.

antoine 80
Me llamo Antoine Kerfant y llevo 7 años asesorando a emprendedores.

Descubre ya mismo si tu idea de negocio es buena gracias a mi ebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*