¿Qué diferencia hay entre eficiencia y eficacia en una empresa?

diferencia eficacia eficienciaLos términos de eficacia y eficiencia se usan frecuentemente en el lenguaje cotidiano como palabras sinónimas. Sin embargo, existe una diferencia conceptual entre eficiencia y eficacia, especialmente cuando se aplica a la empresa y a la economía en general. Te voy a explicar esa diferencia, para que puedas tomarlo en cuenta en la gestión de tu negocio.

¿Qué es la eficiencia?

Para entender de qué se trata, vamos a ver el concepto de eficiencia tal y como lo explica Economipedia en su portal. Nos cuenta que se habla de un sistema de reparto de recursos eficiente cuando puede ser considerado como la mejor opción posible entre las existentes. En otras palabras, alcanzar la eficiencia significa optimizar los recursos para conseguir los mejores resultados posibles.

¿Qué es la eficacia?

La Real Academia Española define la eficacia como la capacidad de lograr el efecto que se desea o se espera. O, lo que es lo mismo, la eficacia es conseguir el objetivo fijado. Puedes apreciar cómo, en esa definición, no se habla de los recursos que se han utilizado para lograr el propósito. Porque la forma de alcanzar el objetivo no importa tanto como el hecho de haberlo alcanzado.

Diferencia entre eficiencia y eficacia en la vida cotidiana

De lo anterior, se entiende que la principal diferencia entre los conceptos de eficacia y eficiencia está en la optimización de recursos. Una forma de actuar eficaz consigue su propósito, pero una actuación eficiente lo hace optimizando los recursos de tal manera que no había una mejor forma de alcanzar el objetivo fijado.

Por eso se usa mucho la noción de eficiencia cuando se habla de medioambiente, por ejemplo. La conducción eficiente es aquella en la que se intenta optimizar el rendimiento del motor y del combustible, usando marchas largas, anticipando la conducción, y cuidando de todos los elementos del vehículo, como los neumáticos, para que duren. En cambio, una conducción eficaz sería llegar al punto de destino en un tiempo récord, sin preocuparse por el exceso de consumo provocado por la conducción deportiva.

Diferencia entre eficacia y eficiencia en una empresa

Como puedes imaginar, en un negocio, los recursos que tienes a tu disposición son limitados, y no importa si hablamos de empleados, tiempo, dinero o maquinaria. Por lo tanto, buscar estrategias eficientes en la gestión de tu empresa es una forma de incrementar tus resultados aprovechando al máximo los recursos disponibles.

Pero quizás será mejor que te ilustre esa diferencia con un par de ejemplos prácticos.

El caso más conocido de la eficiencia es cuando se habla del proceso de producción. En este caso, las empresas buscan usar el mínimo de recursos para fabricar el máximo de productos, en un esfuerzo para reducir costes y mejorar la rentabilidad. Para eso, van a buscar maquinarias y procesos más eficientes, que buscan aumentar la productividad.

Ahora imaginemos el caso de una tienda online. Una campaña de marketing eficaz sería publicar un anuncio en Google que permita conseguir tráfico y conversiones. Pero para que el proceso sea más eficiente, se puede trabajar sobre el ratio de conversión en la página, optimizando el diseño de la web, eligiendo textos y botones, para que cada euro invertido en publicidad tenga más ventas. De la misma manera, se puede mejorar el texto del anuncio para obtener más clics en las impresiones.

La eficiencia absoluta nunca se alcanza

Si estuviéramos en un entorno fijo, se podría encontrar la forma más eficiente de trabajar y aprovechar los recursos. Pero estamos en un escenario cambiante, en el que los factores limitantes y los recursos disponibles cambian continuamente, lo que obliga a volver a pensar en la optimización.

Por eso digo que nunca se puede realmente llegar a la eficiencia, pero es un objetivo de referencia. Aplicando una lógica de mejora continua, y buscando siempre incrementar la productividad, se puede lograr acercarse a la eficiencia en un momento dado.

Se consciente de la diferencia entre eficacia y eficiencia para gestionar tu empresa

Este artículo no es un ensayo sobre vocabulario. El propósito es que reflexiones sobre tu forma de trabajar actual, y te preguntes si te estás conformando con un sistema eficaz, cuando realmente podrías apuntar a la eficiencia.

Son tantos los factores que puedes modular. Te pongo algunas pistas:

  • La organización de tu tiempo de trabajo.
  • Subcontratar tareas o recuperar otras que habías subcontratado.
  • Optimizar la logística de tus envíos.
  • Mejorar la productividad de tu proceso de fabricación.
  • Medir el impacto de tus campañas de marketing y publicidad.
  • Evaluar el rendimiento de tus empleados.
  • Escuchar sugerencias de mejora.

Hay muchos más factores. Pero para todos ellos te vendrá bien tener indicadores de seguimiento, que te permitirán medir el rendimiento de tu negocio y de tus decisiones de gestión.

 

¿Te ha quedado claro cual es la diferencia entre eficacia y eficiencia? ¡Ahora la puedes aplicar en tu empresa!

¡Compartir es vivir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *