¿Por qué puede interesarte contratar una consultoría empresarial para tu negocio?

consultoría empresarialCuando estás inmerso en la gestión diaria de tu negocio, es probable que no te des cuenta de todas las oportunidades de mejora que estás desaprovechando. Una visión externa puede aportar mucho, especialmente cuando se trata de una opinión profesional y especializada. En el dinámico y competitivo mundo empresarial, la consultoría aparece como una herramienta muy útil para potenciar el crecimiento y la eficiencia de las organizaciones. En este post, voy a analizar en qué consiste la consultoría empresarial y cómo puede ser un catalizador para el éxito de tu negocio. Para eso último, miraremos los beneficios de contar con esa aportación externa de valor.

¿Qué es la consultoría empresarial?

Cuando hablamos de consultoría empresarial, generalmente nos referimos a un servicio profesional que proporciona asesoramiento externo a una empresa, con el objetivo de mejorar su rendimiento, resolver problemas específicos y lograr metas estratégicas. Hay muchos tipos de consultoría empresarial, algunas con un claro enfoque en la optimización de la función comercial, como, por ejemplo, la consultoría Cruda Evidencia, otras orientadas a sistemas informáticos, a recursos humanos, finanzas, y a cualquier otra área de la gestión empresarial.

El ámbito de actuación de una consultoría empresarial puede abarcar toda la empresa, con consultores expertos en diversas áreas, o puede limitarse a un aspecto concreto que los dirigentes del negocio quieren mejorar. Los profesionales externos ayudan a cambiar procesos, poner en marcha nuevas metodologías y herramientas, y a crear valor para el negocio.

Los beneficios de contratar una consultoría empresarial

1. Perspectiva externa e imparcial

La consultoría empresarial aporta una perspectiva fresca y objetiva a los desafíos internos de tu empresa. Como no están directamente involucrados en la dinámica diaria de tu negocio, los consultores pueden evaluar de manera imparcial sus procesos, identificar problemas y proponer soluciones, sin verse influenciados por sesgos internos.

2. Experiencia especializada

Los consultores empresariales suelen ser expertos en sus campos, aportando conocimientos especializados y experiencia previa en situaciones similares. Simplemente porque han estado trabajando en otras empresas que enfrentaban los mismos retos que la tuya. Esta experiencia permitirá a tu negocio abordar sus problemas de manera más eficiente, y aprovechar las mejores prácticas de la industria, a través del benchmarking.

3. Optimización de procesos y eficiencia operativa

Uno de los principales objetivos de contratar asesores externos, y también uno de los principales beneficios de la consultoría empresarial es, evidentemente, la capacidad de mejorar la eficiencia operativa. Los consultores que contrates analizarán los procesos internos de tu negocio. Irán identificando problemas, cuellos de botella, y oportunidades de mejora, para proponerte soluciones para optimizar la cadena de valor. Eso tendrá como resultado aumentar la productividad de tu empresa y reducir sus costes.

4. Desarrollo de estrategias de negocio

Optimizar está muy bien, pero también es necesario mirar hacia el futuro, para maximizar el potencial de desarrollo de la empresa. En este sentido, la consultoría empresarial ayuda a tu negocio a elaborar y ejecutar estrategias efectivas. Desde la planificación a largo plazo hasta la implementación táctica, los consultores colaboran estrechamente con el equipo directivo, para garantizar que las estrategias estén en línea con los objetivos comerciales y la visión a largo plazo que tenéis para el negocio.

5. Gestión del cambio

Ya lo decía Charles Darwin. No sobreviven las especies más fuertes ni las más inteligentes, sino las que mejor se adaptan al cambio. Algo muy similar ocurre para los negocios. En un entorno empresarial en constante evolución, la gestión del cambio es un aspecto fundamental, y difícil de poner en práctica por la inercia de las costumbres y la naturaleza humana. Los consultores empresariales no solo identifican áreas de mejora en tu empresa. También te ayudan a implementar cambios de manera efectiva, gestionando la transición y minimizando la resistencia interna, que siempre está allí.

6. Desarrollo de talento y formación

Volviendo al reto de preparar a la empresa para el futuro, hay un aspecto muy importante para el cuál una consultoría empresarial te puede aportar mucho. En efecto, los profesionales externos pueden ayudarte en el desarrollo de talento. Lo harán, por ejemplo, proporcionando programas de formación y asesoramiento para fortalecer las habilidades internas y garantizar la sostenibilidad del crecimiento de tu negocio a largo plazo.

Recomendaciones sobre contratación de una consultoría empresarial

Como hemos visto antes, recurrir al asesoramiento externo puede aportar mucho valor a tu empresa. Sin embargo, como con cualquier herramienta, es importante usar correctamente la consultoría empresarial. De allí que sea interesante indicar algunos consejos a la hora de trabajar con profesionales externos.

Hacer un análisis coste beneficio

Es evidente que contratar a talento externo tiene un coste, y para que sea rentable para tu negocio deberías tener una idea aproximada de los posibles beneficios económicos que podrás conseguir a corto, medio y largo plazo. Por supuesto, no hay nada garantizado, pero es interesante tener una idea general de las magnitudes potencialmente alcanzables. Me refiero a un incremento potencial de ventas, una reducción de costes, etc.

Conservar el conocimiento en interno

Algunas empresas cometen el error de externalizar demasiados temas con profesionales externos. Un buen uso de una consultoría empresarial es cuando los miembros de la organización aprenden nuevas metodologías y el uso de nuevas herramientas para ser autónomos y más eficientes. Un mal uso sería depender a largo plazo del conocimiento externo.

Preparar la colaboración entre personal y asesores

Para que el trabajo de la consultoría empresarial tenga un impacto duradero en tu empresa, necesitas que los trabajadores de tu negocio vean el valor aportado y sean partícipes del proceso. Por eso es importante cuidar la comunicación y la información previa a la llegada de los consultores. Al mismo tiempo, es fundamental asegurarse de que los profesionales externos toman el tiempo de entender las idiosincrasias de tu negocio, para integrarlos en su trabajo y no ofrecer una solución estándar que podría provocar un rechazo.

 

Contar con asesoramiento externo experto es una gran ayuda para tu negocio, que te permite levantar la vista de los problemas rutinarios para encontrar soluciones provechosas para tu empresa. Recibes los frutos del conocimiento y de la experiencia de unos profesionales con un perfil distinto al tuyo, que aportan mucho valor. Es una opción con muchos beneficios, y que deberías plantearte, incluso cuando el negocio marcha bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *