Cómo redactar títulos impactantes para los artículos de tu blog

Ya sabes que para tener un blog de éxito, tener un buen contenido es la clave. Pero de poco sirve si escribes artículos de calidad y originales si luego nadie los lee. Y el primer paso para interesar a tu lector es redactar un título atractivo. Es lo primero que se ve cuando compartes tu post en tus redes sociales o cuando aparece en los resultados de búsqueda. Por eso es muy importante que cuides su redacción.

Escribe primero el artículo, luego el título

Cuando piensas en una temática, es lógico que quieras empezar redactando el título, y que de allí vayas pasando a la introducción y a los párrafos. Pero te voy a dar un consejo que suele dar buenos resultados: hazlo al revés. Escribe primero el post, y luego, cuando lo hayas acabado, escoges un artículo que tenga sentido con lo que has escrito. Eso te permite ajustar mucho mejor el título al contenido, y encontrar datos curiosos o ideas impactantes que puedes usar para un mayor impacto.

Los términos que permiten conseguir más clics

Si llevas un tiempo en el mundo del blogging, e incluso si hasta ahora solo te limitabas a leer artículos escritos por otros, te habrás dado cuenta que existen ciertos patrones de se repiten en los títulos. Y no es casualidad. Hay construcciones de frases que funcionan mucho mejor que otras. Te voy a citar los principales trucos:

  • Las listas. Son muy frecuentes. “10 sitios para perderte este puente”, “9 formas de adelgazar”, “100 blogs que no te puedes perder”, etc. Por algún motivo, a los lectores les gustan las listas, y especialmente si se menciona un número de ítems. Como es un recurso muy utilizado, es recomendable que tengas cuidado en no exagerar. Por ejemplo, si solo tienes 7 puntos, no te inventes otros 3 más para poner 10 en el título. Los números impares también funcionan, incluso dan más credibilidad a tu artículo.
  • Cómo. Cuando intentas explicar algo, es lógico empezar con un “cómo”. De hecho, es el recurso que he usado para el título de este post. Además, suele coincidir con términos de búsquedas.
  • ¿Por qué? El motivo es similar al anterior, salvo que en lugar de centrarse en la realización de algo, el contenido trata de explicar las causas. Allí estás picando la curiosidad de tus lectores. También se puede usar las palabras razones o motivos, pero llaman menos la atención.
  • Guía. Esta palabra da mucha credibilidad al artículo. Eso sí, no la puedes usar para contenidos muy cortos. Tienes que tener un artículo extenso y detallado, a la altura de las expectativas de tus lectores cuando leen el título y hacen clic en el post.
  • Consejos, recomendaciones, tips, trucos. Puedes usar una u otra palabra en función de tu audiencia y del contenido que has redactado. En mi opinión, las palabras “tips” y “trucos” se refieren a una clase de consejos más informales que los otros dos términos.
  • Secreto. Allí estamos ya usando un término más potente. Evidentemente, los secretos no se publican abiertamente en un blog, pero la palabra tiene un poder de atracción importante, y si la usas para sustituir “consejo” o “truco”, puedes conseguir muy buenos resultados.
  • Mejor. Los superlativos también llaman la atención. Usar el término mejor en tu frase gancho puede tener mucho más impacto. Por ejemplo, no es lo mismo escribir “10 consejos para ganar dinero” que publicar “los 10 mejores consejos para ganar dinero”. El segundo tendrá probablemente más clics. Pero, igual que antes, es importante que luego la calidad del artículo este a la altura, sino creas una mala experiencia para el lector, que se siente defraudado.
  • Definitivo. Es una forma distinta de usar un superlativo. Una cosa es publicar una guía, y otra muy diferente hablar de una guía definitiva. Este término sugiere que el artículo es el más completo que el lector va a poder encontrar sobre esa materia. En el mismo orden de ideas está el término “imprescindible”.
  • Herramientas, aplicaciones. Muchos lectores están buscando soluciones para resolver un problema, y hablar de herramientas en concreto les suele llamar la atención

Y por supuesto, se pueden combinar varios términos para un mayor impacto:

  • Los 9 mejores trucos para ligar, y la herramienta definitiva.
  • Guía secreta de trucos para viajar más barato.

Aprovechar una frase conocida

Una forma un poco más original de redactar un buen título es usar una frase que todo el mundo conoce, y adaptarla para el contexto de tu artículo. Los refranes, las frases de películas, y cualquier referencia obvia que todo el mundo entiende, a pesar que vayas deformándola un poco para tu post.

En lugar de hablar de errores comunes de los emprendedores, se puede usar una formula como “los 7 pecados capitales de los emprendedores”. O si anuncian una nueva crisis económica, podrías empezar el título con un “se acerca del invierno,¿ está preparada tu empresa?”, en referencia a Juego de Tronos. Vale, a veces puede ser que la referencia no sea tan obvia, pero dependiendo de tu público, puedes llamar mucho más la atención si juegas con frases populares.

Usar un lenguaje directo

Otra técnica bastante efectiva es alejarse de formalidades y usar un estilo mucho más directo, con lenguaje de la calle. Me explico. No es lo mismo decir “10 hechos sorprendentes sobre tal cosa” que “no te vas a creer esos 10 hechos sobre tal cosa”. La segunda formulación llama más la atención, en buena parte por su informalidad.

Lo bueno, si corto, dos veces bueno

Una de las grandes virtudes de un buen título es que sea corto. Primero porque los lectores ven mucha información, y tienden a ser perezosos. Si se cruzan con un título de una extensión de 3 o cuatro líneas, probablemente ni se molesten en leerlo ni por supuesto en hacer clic para leer el artículo. El otro motivo es que los buscadores te exigen que el título no supere los 60/65 caracteres, o si no lo cortan en los resultados de búsqueda.

Por este motivo, cuando hayas terminado de escribir el post y estés pensando en el nombre de tu artículo, deberías probar diferentes formulaciones, intentando que se quede lo más corto posible, sin perder su esencia. No hay que pasarse, porque el título tiene que informar del contenido del artículo. Si es demasiado corto, no puede cumplir con esa función esencial.

 

¿Ves? No es tan complicado escribir un buen título. ¿Estás preparado? Ve a redactar un nuevo artículo y haz un esfuerzo especial para conseguir una frase impactante. Ya verás que se consiguen buenos resultados.

 

Artículos relacionados

antoine 80
Me llamo Antoine Kerfant y llevo 7 años asesorando a emprendedores.

Descubre ya mismo si tu idea de negocio es buena gracias a mi ebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*