5 consejos para llevar un proyecto con éxito

Llevar un negocio significa tener que enfrentarse a muchos retos de diferentes índoles. Por supuesto, el primero es el propio lanzamiento de la empresa, pero más adelante también aparecen temas relacionados a nuevas inversiones, desarrollos de soluciones informáticas, mudanzas, nuevos productos, y muchos más. Hoy te voy a dar cinco consejos para que puedas llevar a cabo con éxito ese reto o proyecto tan importante que tienes entre manos.

Fase de planificación

Es el punto de partida de cualquier proyecto ambicioso. Vivimos en un mundo complejo, con muchos parámetros y acciones interconectadas. El tiempo es limitado, hay mucho por hacer y por eso es fundamental el ejercicio de planificación. Y no se trata simplemente de sentarse frente a un folio en blanco para apuntar etapas. Hay que tener metodología específica, que puedes aprender en un máster en gestión de proyectos como el que imparte la Universidad Isabel I. Con este máster, además de instruirse en un enfoque multidisciplinar de las empresas y conocer nuevos procedimientos, herramientas y técnicas para la optimización de la gestión, entre otras tendencias del futuro, se trata de una formación online, lo que te permite compaginar trabajo, familia y estudios, así como poder acceder con la facilidad sin desplazamientos. Aspectos fundamentales para marcar tu propio ritmo de aprendizaje ahora que estás a punto de embarcarte en este emocionante proyecto y podrás repartir las horas según las circunstancias de tu día a día.

Aquí te damos algunos consejos a la hora de planificar:

  • Define precisamente el proyecto y sus objetivos. Puede parecer una obviedad, pero si no dibujas claramente el alcance de lo que quieres hacer, te va a costar trazar la ruta más óptima para llegar a ello.
  • Lista las tareas, etapas y recursos  más importantes para conseguir el objetivo. Valora un tiempo estimado para cada etapa, compruébalo con personas que saben del tema y elabora un planning completo, desde el inicio hacia el final. Es muy importante tener plazos realistas.
  • Cada tarea tiene que tener un responsable. Si vas a necesitar apoyarte en algunas personas, tienes que contar con ellas desde el principio.

Seguimiento del proyecto

Las cosas nunca van a salir exactamente como las planeaste, y por eso tienes que poder hacer un seguimiento del avance del proyecto, y tomar decisiones para solucionar algunos problemas que te puedes encontrar. Por supuesto, los responsables de cada tarea tienen que estar involucrados en el proceso.

No dudes en usar herramientas específicas. Hay software de seguimiento de proyecto muy adaptable que te permitirá saber exactamente cómo van las cosas, cuanto atraso o avance tienes en ciertas tareas y recalcular la fecha de finalización del proyecto.

Reuniones de control

Suele ser bueno hacer unas reuniones periódicas para ver la evolución del proyecto con los principales responsables. Pero, ¡cuidado a no perder tiempo en conversaciones improductivas! El objetivo es medir el avance y hacer que cada uno se responsabilice de su parte, además de resolver posibles incidencias, no hablar durante horas sobre temas periféricos.

Saber priorizar

A veces, lo que habrás diseñado no se podrá hacer totalmente como planeaste. Quizás tengas que dejar de lado algunos aspectos del proyecto, en beneficio de conseguir alcanzar el objetivo en el plazo requerido. Como responsable, tú tendrás que elegir y priorizar. En algunos casos será mejor perder algo más de tiempo para reforzar el proyecto, en otros los plazos tendrán prioridad. O a lo mejor encuentras soluciones alternativas que no estaban contempladas. Tú decides.

Medir los resultados

Un proyecto no acaba en la entrega. Las cosas se emprenden por un motivo y con unos objetivos. Por ejemplo, si has hecho una inversión, vas a querer poder medir su rentabilidad y compararla con los estudios que habías hecho. Si implementas un nuevo software para ahorrar tiempo y dinero, querrás ver si realmente cumple con tus expectativas. Por esos motivos, es fundamental que tu proyecto incluya un sistema de medición de resultados después de la implementación.

 

Evidentemente, la gestión de proyectos es una temática mucho más amplia que los puntos que he mencionado en este artículo. En un futuro iré detallando más información sobre este tema apasionante.

¡Compartir es vivir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *