5 consejos para elegir tu calzado de trabajo

calzado de trabajoLa prevención de riesgos laborales es una prioridad tanto para los empresarios como para los trabajadores, y es fundamental tenerla presente en todo momento. Uno de los aspectos más importantes de la seguridad en el trabajo es llevar una ropa adecuada, y en particular calzado de trabajo que permita evitar incidentes. Hoy vamos a ver 5 consejos que deberías tomar en cuenta para elegir tus zapatos (o los de tus empleados).

#1 Entérate de la normativa sobre calzado de trabajo

España es un país donde las leyes relativas a la seguridad en el trabajo son muy avanzadas y detalladas. Para que no te pierdas entre tanta información y normativa ISO 20345, échale un vistazo a la página de  Prolaboral donde te detallan las principales características técnicas que tienes que tomar en cuenta a la hora de elegir botas de seguridad y otros zapatos de trabajo.

Si quieres ampliar la información y saber más sobre las leyes relativas a la protección individual de las personas en su lugar de trabajo, puedes consultar la documentación del Ministerio de Trabajo. Verás como no solo se habla de zapatos de seguridad, sino también de todo tipo de ropa y otros accesorios de protección.

#2 Calzado de trabajo con suelas antideslizantes

Ayer mismo me contaba una amiga como cuando era más joven estuvo tres meses de baja por culpa de una caída en un restaurante. En aquella época había cogido un trabajo temporal para compaginar con sus estudios. Resbaló justo después de haber fregado el suelo. Parece una tontería, pero es algo que se puede producir en todos los entornos de trabajo en los cuales el suelo es liso. Para evitar esta incidencia, lo recomendable es elegir calzado laboral con suelas antideslizantes.

#3 Zapatos de seguridad que resisten a la caída de objetos y a las perforaciones

En un entorno industrial, donde se manejan productos pesados y maquinarias peligrosas, es más habitual tener el reflejo de optar por un calzado de trabajo que ofrece protección contra la caída de objetos o las perforaciones. Pero incluso en entornos laborales más comunes, como por ejemplo la cocina de un restaurante, es buena idea pensar en botas de seguridad que puedan evitar desgracias.

Que caiga un cuchillo muy afilado no es nada improbable. Si cae en un zapato de calle normal, o unas zapatillas, puede perfectamente atravesar el cuero y provocar una herida importante. Pero si tienes cierto modelo de  zapatos de seguridad, te puede caer un peso de 20 kilos desde una altura de un metro y no lo notarás.  Y con un sistema antiperforaciones, el cuchillo afilado solo rebotaría.

4# Calzado de trabajo que absorbe energía y evita la electricidad estática

Si eliges zapatillas para correr, está claro que uno de los factores que vas a tomar en cuenta es la absorción de energía que tiene el calzado. La idea es que mientras tengas tu actividad física, la zapatilla absorba parte de los choques para evitar que toda la energía afecte a tus articulaciones. Con tu calzado laboral ocurre lo mismo. Si tienes una actividad con movimientos que pueden sobrecargar tus rodillas, es bueno que tus zapatos absorban energía.

Otro factor que es muy importante en ciertos entornos laborales es que los zapatos de seguridad estén diseñados para ser antiestáticos. Así evitas los posibles riesgos asociados con la electricidad estática.

5# La comodidad es fundamental en cuestión de zapatos de trabajo

Más allá de todas las características técnicas y de seguridad que requiere el calzado laboral, es importante que la persona que lo vaya a usar lo encuentre cómodo. Trabajamos ocho horas diarias, cinco días a la semana, y es evidente que la comodidad de los zapatos es fundamental para poder trabajar en buenas condiciones y ser productivo. Sé que es un factor mucho más subjetivo, y que dependerá de las sensaciones de cada persona, pero me parecía importante recordarlo.

 

Nota: no he cubierto en el artículo todos los requerimientos específicos de todos los sectores. En algunas actividades necesitas calzado resistente a hidrocarburos o a otros químicos. En otros necesitarás que los zapatos resistan al frío o al calor, o simplemente unas botas que protejan más ciertas partes del pie. Es difícil ser totalmente exhaustivo en un artículo informativo, y por eso te invito a que busques más información en el enlace que compartí al inicio del post.

¡Compartir es vivir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *