¿Qué son los CFDs (contratos por diferencia) y cómo hacer trading con ellos?

qué son los cfds

De vez en cuando, me parece interesante explicar en el blog algunos productos de los mercados financieros, ya que pueden ser interesantes tanto para un emprendedor como un inversor particular. Hoy vamos a ver qué son los CFDs, también llamados contratos por diferencia, y los diferentes usos que pueden tener. También haremos algunas advertencias.

¿Qué son los CFDs?

Un contrato por diferencia, conocido normalmente como CFD por su sigla en inglés, es un derivado financiero que consiste en un contrato entre dos partes que se basa en un activo subyacente. El acuerdo estipula que el vendedor pagará al comprador la diferencia que haya entre el valor del activo y su cotización en la fecha de finalización del contrato. En caso de una diferencia negativa, será el comprador quien pague al vendedor.

En general, es un producto que permite el apalancamiento, es decir poder operar por múltiples operaciones, y así maximizar el resultado. Es un tipo de producto financiero que no cotiza en un mercado organizado, a diferencia de otros como las acciones, por ejemplo.

¿Qué son los principales usos de los CFDs?

Trading especulativo

La mayoría de los operadores usan el trading de contratos por diferencia para obtener beneficios financieros. La idea es anticipar tendencias de mercado, para, en caso de acertar, obtener grandes beneficios. Por ejemplo, si un inversor piensa que la bolsa va a subir en los próximos meses, se puede beneficiar comprando acciones. Pero, si piensa que va a bajar, las acciones no le sirven. En cambio, puede usar un CFD y apostar por una bajada de los mercados.

Además, tanto si piensa que el mercado va a subir como si opina lo contrario, puede aprovechar el efecto multiplicador de apalancamiento para obtener más beneficios.

Cobertura de riesgos de inversión o de divisas

Los CFDs son herramientas financieras que también pueden servir para cubrir riesgos financieros. Te pondré un ejemplo clásico: el riesgo de divisas.

Imagínate que tienes unas facturas por cobrar en otra divisa, y temes que su valor respecto al euro pueda bajar durante el plazo de cobro. Para tu empresa, una bajada de un 10% del valor de la divisa supondría una pérdida importante en la operación. Pero, si usas instrumentos financieros, podrías cubrir ese riesgo. Por ejemplo, con un CFD que te de beneficios por la bajada de esa divisa, estás manteniendo el valor de tu activo. Si baja la cotización, lo que pierdas en el cobro de tu factura, lo ganarás en el CFD. Si ocurre al revés, lo que pierdas en el CFD lo ganarás con la conversión del valor de las facturas a euro. Es un clásico de la gestión de riesgos en la empresa.

Esa misma estrategia se puede usar con inversiones que tengas y cuyo valor quieras congelar, por un motivo u otro.

¿Qué activos son referencias para los CFDs?

Realmente, se pueden hacer contratos por diferencia sobre prácticamente cualquier activo, pero los productos subyacentes más habituales suelen ser:

  • Las divisas, en especial sobre operaciones entre euro y dólar.
  • Las criptomonedas, que en los últimos meses están volviendo a tener mucha demanda.
  • Las materias primas y metales
  • Las acciones e índices de bolsa.

¿Qué riesgos tienes que tomar en cuenta con los CFDs?

Operar en los mercados financieros siempre conlleva riesgos. Cuando además se usa el apalancamiento, el riesgo se multiplica. El apalancamiento te permite ganar más, pero la contrapartida es que también arriesgas más y puedes perder más.

Antes de valorar operar con CFDs, y con productos financieros en general, te recomiendo que te informes en detalle de cómo funcionan, y de los riesgos asociados. Ten en cuenta que, al ser contratos entre dos partes, normalmente en una operación, si uno gana, el otro pierde. Así que, como siempre, la información y el conocimiento son claves. Pero, incluso con conocimientos, estamos hablando de evoluciones futuras de los mercados, que por definición son inciertas, así que siempre habrá un riesgo.

Para más información, puedes consultar la información sobre CFDs en el portal de la Comisión Nacional del Mercado de Valores. También ESMA, la Autoridad Europea de Mercados Financieros publicó una ficha informativa explicando los CFDs, que te cuenta como funciona y pone algunos ejemplos. Así ya puedes decidir con más información.

¡Compartir es vivir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *