¿Poner un anuncio en Google o buscar un posicionamiento orgánico?

poner un anuncio en googleSi quieres conseguir clientes, tener visibilidad en los resultados de los buscadores es un método muy eficaz y rápido. Pero, en realidad, tienes dos opciones de lograrlo. Por un lado, puedes trabajar para aparecer en los resultados orgánicos. Por el otro, tienes la opción de poner un anuncio en Google. Habitualmente se habla de posicionamiento web (o SEO) y de resultados patrocinados (o SEM). Vamos a analizar los pros y contras de cada opción.

Dos métodos para aparecer en los resultados de Google

En lugar de hablar de buscadores, voy a decir Google, porque la verdad es que sigue siendo el buscador más utilizado, con una cuota de mercado apabullante. Si quieres aparecer en sus resultados, tienes dos opciones:

  • Pagas, y entonces podrás poner un anuncio en Google, que aparecerá por encima o por debajo de los resultados normales del buscador. Eso para una serie de búsquedas que hayas configurado de antemano. Cada usuario que pinche en tu anuncio te costará unos céntimos.
  • Si no, también puedes trabajar para que Google considere las páginas de tu web como información relevante. De esa manera, aparecerán en los resultados naturales del buscador, sin que tengas que pagar nada.

¿Y cuál es la mejor opción? Déjame que te cuente las ventajas y desventajas del SEM y del SEO para que te hagas una idea. Ya te adelanto que no hay una mejor opción, sino que son herramientas diferentes que te pueden servir mejor o peor en función de tu situación.

Poner un anuncio en Google: una opción rápida y flexible

Pagar por colocar resultados patrocinados es la opción más rápida para obtener visibilidad para tu página. Te metes en Google Adwords, configuras una campaña, eliges las palabras claves y el presupuesto que quieres gastar, y enseguida puedes recibir visitas.

Por supuesto, exige un poco más que eso. Por ejemplo, tendrás que estudiar muy bien las palabras claves relevantes para tu empresa. No quieres pagar por visitas de personas que no tienen interés por tus productos.

¿Por qué digo que es flexible? Pues porque entre la elección de las palabras claves y la determinación del presupuesto adjudicado a la campaña, puedes configurar cualquier tipo de estrategia. Si tienes poco presupuesto y te quieres centrar en un nicho de mercado, puedes elegir algunas palabras claves específicas y poco competidas, con un coste por clic más bajo. Y por supuesto puedes hacer todo lo contrario, con una campaña generalista de mucho presupuesto.

Otra ventaja del SEM es que los anuncios de Google se colocan primeros, antes que cualquier otro resultado. Tienen mucha más visibilidad.

Los límites de pagar por anuncios patrocinados

En mi opinión, la principal desventaja del SEM es el coste a medio plazo. Pagar por anuncios puede ser muy bueno para crear marca y conseguir clientes cuando empiezas, pero si tienes que pagar por cada nuevo cliente, tu cuenta de resultados se resiente.

Aquí quiero matizar, porque todo depende de tu modelo de negocio y del Customer Lifetime Value (CLV). Si el coste de captar un cliente por técnicas de SEM es muy inferior al valor que te genera cada cliente, entonces puedes seguir con esa estrategia sin demasiado problema.

Otra limitación es que poner un anuncio en Google puede hacer que no llegues a parte de tus clientes potenciales. Me refiero a aquellos usuarios que ignoran la publicidad, o incluso tienen un programa para bloquear anuncios.

Además, si tus clientes ya conocen tu marca, puede ocurrir que te busquen en Google, salga un anuncio tuyo y hagan clic en la publicidad en lugar del resultado orgánico. En cuyo caso, pagas para nada. Es más frecuente de lo que puedes imaginar.

¿Por qué una estrategia SEO puede ser mejor que pagar un anuncio en Google?

La principal ventaja del SEO es que cuando funciona, desconectas el coste de tu estrategia de comunicación del volumen de visitas. Porque, que a nadie le quepa duda, el posicionamiento web no es gratis. Requiere tiempo y muchas veces la contratación de expertos. Pero, una vez que apareces en buen lugar en los resultados, todo el tráfico que recibes es gratis.

Otro punto a favor del SEO es que sus efectos suelen ser duraderos. Pese a los cambios de algoritmos en Google, normalmente, si estás en el top 5 de una página, te vas a quedar en la primera página durante semanas o meses.

Los inconvenientes del posicionamiento orgánico

Probablemente la mayor pega del SEO es el tiempo que tarda en obtener resultados. Aunque creas contenidos de gran calidad y enlaces de sitios de confianza, puede que pasen semanas, o meses hasta verte en buenas posiciones.

Y, a diferencia de pagar un anuncio en Google, no tienes garantía de posicionarte bien para una palabra clave en concreto. Algunas son muy competidas. Si optas por los resultados patrocinados, solo tienes que aumentar tu presupuesto. Con el SEO no es tan evidente. Ten en cuenta que el algoritmo de Google no es público y cambia frecuentemente.

¿Entonces, es mejor pagar un anuncio en Google o trabajar el posicionamiento web?

¿Es mejor apostar por el SEO o por el SEM? Depende. En general, la respuesta es probablemente empezar con estrategias de SEM, mientras desarrollas el SEO. Los resultados patrocinados te darán visitas a corto plazo, el posicionamiento web te las dará a largo plazo.

Y, más adelante, lo mejor suele ser combinar ambas soluciones. La proporción depende mucho de tu mercado, de tu presupuesto, del ya mencionado CLV y de muchos otros factores que costaría detallar en este artículo informativo.

¡Compartir es vivir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *