La seguridad online y su importancia en 2020

seguridad online 2020La preocupación por la seguridad online es lógica, pues el número de transacciones digitales que se realizan diariamente en el mundo cada vez es más importante. Más volumen puede implicar más riesgos. Por este motivo, la ciberseguridad, se ha convertido en pocos años en una herramienta vital para la sociedad. Vamos a ver algunos aspectos de la seguridad online en 2020, y unos consejos para navegar seguros.

Los problemas de una industria cada vez más digitalizada

El sector industrial ha aumentado su digitalización, beneficiándose así de los grandes progresos que esto supone. Los procesos informatizados son generalmente más baratos porque tras una inversión inicial se pueden automatizar, reduciendo el coste de personal.

El problema es que, aunque la rentabilidad sea mayor, por otra parte, aparecen nuevos peligros en materia de seguridad. Una brecha en el sistema puede implicar una caída de los servicios o de la producción. También es posible el robo de datos o de tecnología. Todos esos peligros, y muchos más, se tienen que tener en cuenta para no sufrir los costes asociados.

Por supuesto, existen múltiples soluciones para proteger los sistemas digitales de las empresas. Herramientas como programas antivirus, sistemas de protección de redes o programas de cortafuego permiten evitar intrusiones. También hay herramientas para luchar contra el spam para que no invada los correos electrónicos (lo que puede afectar la productividad).

La protección de los datos, un apartado fundamental en Internet

No solo el sector industrial y del comercio precisan estar protegidos online. Hoy en día existe una gran preocupación sobre el respeto de las normativas relativas a la protección de datos y la privacidad online. Queremos que nuestros hábitos y preferencias solo se compartan si estamos de acuerdo, o solo cuando el funcionamiento del servicio los requiere. De allí que existan las famosas cookies.

Al navegar para comprar online compartimos nuestros datos bancarios, por lo cual es, siempre es recomendable aplicar unos consejos de seguridad de sentido común. Por ejemplo, es mejor llevar a cabo transacciones en páginas muy conocidas o verificar si una página es fiable buscando las opiniones de otros usuarios.

Uno de los sectores en que se comparten datos es también el ocio, y este es uno de los sectores en que hay que ir con más cuidado.

  • Para las páginas en las cuales se puede jugar gratis, es importante recordar que el producto eres tú y la información sobre tus gustos. Lo mismo que Google y Facebook son herramientas gratuitas, que luego venden publicidad. No es nada nuevo, pero tienes que ser consciente de ello.
  • Aún más atención cabe prestar a las páginas en las cuales se juega online con dinero, como es el caso de los casinos online, uno de los mercados en auge al momento. Por esto, es recomendable que busques información para reconocer los casinos seguros, ya sea buscando opiniones en la red o asegurándote que una página tenga licencia.

¿Qué se puede hacer para aumentar la seguridad online?

Ya he comentado antes algunas de las soluciones más habituales de protección contra los peligros de Internet, pero voy a repasar algunos consejos importantes.

Saber qué webs son peligrosas

  • Los navegadores actualmente avisan de las páginas que no cuentan con la seguridad necesaria para visitarlas. A veces pecan de precavidos, pero la mayoría de las veces aciertan, así que toma muy en cuenta el aviso y solo visites la página si estás totalmente seguro de que no hay peligro.
  • Pero también hay muchas páginas que aparentan ser seguras para que no las detecten los navegadores. Por ejemplo, las páginas que usan técnicas de “phishing”. Básicamente, lo que hacen los hackers es mandarte un correo haciéndose pasar por una entidad seria, con un enlace que te lleva a una página que parece legítima. Allí, si introduces tus datos de conexión, te los roban y los usan para conectarse en tu lugar en el verdadero servicio. Por suerte, es fácil detectarlo si revisas la URL de las páginas y en general no sigues enlaces de correos para servicios críticos como bancos o similares.

Blindaje de los dispositivos

Contar un buen antivirus es necesario, para lo que siempre es bueno elegir uno que tenga buenas opiniones de los usuarios. Existen muchas compañías que llevan años de experiencia y que dan gran servicio. Incluso cuentan que las últimas versiones del antivirus de Windows son bastante buenas.

También es recomendable instalar un programa contra el malware, porque esa parte suele escapar a los antivirus tradicionales. Detectaran aquellos programas que quieren robarte datos o aprovechar los recursos de tu ordenador para su propio beneficio.

Comprar de forma segura

El comercio es uno de los sectores que más han cambiado desde que llegó Internet, pues ahora es posible adquirir todo tipo de productos y servicios sin salir de nuestro hogar o desde donde quiera que nos encontremos gracias a los dispositivos móviles.

En este sentido, conviene prestar siempre atención a las posibles estafas que puedan producirse. Para evitarlo, comprar en tiendas conocidas y pagar con métodos populares como PayPal o con tu tarjeta bancaria. Los bancos suelen tener muchos sistemas de protección, por ejemplo, te mandan un código de confirmación al móvil. Así  no tienes que preocuparte.

Lo que puede suceder por Internet es que lo que hayas comprado no se parezca nada a lo que se veía en pantalla. Muchas malas experiencias de compra se producen por este motivo, con niveles de gravedad que van desde un simple malentendido hasta estafas organizadas. Por suerte, tienes de tu lado el derecho del consumidor. Y en caso de que sea una estafa, los principales métodos de pago (especialmente las tarjetas), suelen tener seguros que te protegen contra esas incidencias. Pero tendrás que revisas las condiciones de tus pólizas.

Una vez se conocen las medidas a tomar es más sencillo contar con la necesaria seguridad que tan importante es en la red de redes. Actuar con precaución y sentido común suele ser la mejor forma de evitar riesgos innecesarios.

 

 

¡Compartir es vivir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *