Conciencia social: un valor al alza en el mundo empresarial

conciencia social empresarialSi quieres captar y fidelizar clientes para tu negocio, tienes que aportarles valor añadido. Eso pasa, por supuesto, por ofrecer una buena experiencia con tu producto o servicio, pero no tiene que limitarse a ello. También puedes conectar con tus clientes por medio de valores compartidos. Y aquí coge mucha relevancia la conciencia social empresarial. Si demuestras que tu negocio tiene una contribución activa para mejorar el mundo, tu público objetivo empatizará mucho más con tu marca. Te voy a dar algunos ejemplos concretos en diversos sectores y ámbitos.

Famosos comprometidos con mejorar el mundo

Los actores, deportistas y otras celebridades fueron de los primeros en tomar conciencia de que podían usar su fama, influencia y riqueza para intentar hacer un cambio positivo en el mundo. Al mismo tiempo, luchar por sus convicciones les ayuda a construir una marca personal más potente, con la que muchos de sus seguidores se identifican. No voy a entrar muy en detalle, porque seguro que ya conoces la labor de mucho de ellos. Aquí tienes un artículo con siete ejemplos actuales.

Cada personalidad se suele involucrar en una o varias causas que reflejan sus ideales y convicciones. Pueden aportar su notoriedad para recaudar fondos contra una enfermedad, luchar contra la pobreza y el hambre en el mundo, o concienciar al público sobre el medio ambiente. El cambio climático es, sin duda, uno de los temas más importantes de nuestra sociedad, y por lo tanto muchas celebridades se involucran para procurar frenarlo.

Ecwid

La conciencia social empresarial crece en todos los sectores

Empresas de productos de gran consumo

Vivimos en un mundo complejo, donde intervienen muchos actores para que los productos que consumimos lleguen a nuestras manos. Por ello, muchas de las empresas que fabrican los artículos que usamos a diario, como cosméticos o detergentes, buscan minimizar su huella ambiental. Hacen productos ecológicos, pero también se preocupan por el proceso de fabricación, el transporte, y todas las fases necesarias para que puedas disfrutar del producto.

Pero incluso van más allá. Una empresa que vende detergentes, por ejemplo, puede darte consejos prácticos para ayudarte a minimizar tu impacto. Una cosa tan simple como explicarte bien el significado de los símbolos de lavado, te permite no cometer errores cuando haces la colada. Así, tu ropa dura más tiempo, lo que evita despilfarrar recursos.

La conciencia social empresarial también provoca disrupciones tecnológicas

Un gran ejemplo de como la conciencia social puede hacer un cambio efectivo en el mundo es el caso de Tesla. La visión de Elon Musk no fue intentar hacer una adaptación eléctrica de los coches existentes. Diseñó unos vehículos totalmente pensados para ofrecer una gran experiencia de conducción, incluyendo una excelente autonomía de las baterías. Sus modelos tuvieron tanto éxito que provocaron la reacción de todos los constructores, que no querían quedarse atrás. Y hoy estamos presenciando una transición a los vehículos eléctricos que probablemente será mucho más rápida de lo que se anticipaba hace unos años.

Y eso es solo un ejemplo dentro de las muchas innovaciones actuales que tienen un impacto positivo para la sociedad y el medioambiente. Las tecnologías sostenibles como la inteligencia artificial, la computación en la nube, la realidad virtual, y muchos más avances permiten ganar en eficacia y reducir nuestro impacto ambiental.

La conciencia social empresarial no solo es para el medio ambiente

Está claro que la ecología es un tema muy importante, porque nos afecta a todos y a escala global. Por eso hace un tiempo propuse unas ideas de empresas ecológicas para combinar emprendimiento y responsabilidad medioambiental. Pero hay muchos más temas importantes para la sociedad. Citaré las acciones que llevan a cabo algunas empresas.

La integración de algunos colectivos que tienen un acceso más complicado al mercado de trabajo es una de las medidas con más impacto social que puede tomar una empresa. En España es de sobra conocido el papel de una fundación como Once y de su rama empresarial, Ilunión, por ejemplo.

Otras empresas eligen trabajar para reducir la desigualdad en el planeta, empleando parte de sus beneficios para crear proyectos de desarrollo en países del tercer mundo.

Incluso hay algo todavía más sencillo, del que se habla poco, pero que tiene un gran impacto social: pagar mejor a los trabajadores. Algunas empresas son conocidas por ofrecer una remuneración significativamente más alta a sus empleados que la media del sector en el que operan.

Y también podría citar la labor cultural que realizan otras muchas entidades, como lo que hacían las cajas de ahorro con sus fundaciones, y que ofrecen al público el acceso a exposiciones gratuitas.

¿Has integrado tu conciencia social en tu negocio?

Cuando estés planteando tu proyecto de empresa, integrar la conciencia social dentro de tu modelo de negocio empresarial es una buena idea. No solo porque es lógico que lo que emprendas refleje tus creencias y aspiraciones. También porque puedes comunicar sobre ello y conectar con un público que comparte tus valores. Por supuesto, lo tienes que hacer de forma sutil. No se trata de alardear ni de exagerar, sino de compartir con tus clientes potenciales tus ideas para mejorar el mundo y la sociedad.

 

¿Tienes una idea original para tener un impacto positivo? No dudes en compartirla en la sección de comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.