Plan de empresa hecho: ¿sirve de algo?

plan-de-empresa-hechoPor el contenido de las palabras claves en Google, parece que muchos emprendedores buscan un plan de empresa hecho para adaptarlo un poco a su caso y cumplir con el trámite. Pero, ¿realmente se puede comparar un plan de negocio con un traje y decidir si queremos prêt-à-porter o un trabajo a medida? Veamóslo.

Volvamos a lo importante: ¿para qué sirve un plan de empresa?

Es una herramienta, conocida bajo numerosas denominaciones (business plan, análisis de viabilidad), cuyo objetivo es entender el potencial de un negocio, principalmente bajo el punto de vista de la rentabilidad económica y de los aspectos comerciales, pero no únicamente. Cualquier aspecto relevante para la futura empresa (sea técnico, jurídico, de recursos humanos, medioambiental, u otro) debería estar incluido.

Como herramienta, el plan de negocio va principalmente dirigido a los promotores del proyecto, para que puedan entender mejor las problemáticas de la nueva empresa, y a cualquier actor externo que quiera hacerse una idea sobre el negocio, como es el caso de posibles socios o inversores, bancos u organismos públicos.

Por lo tanto, este documento no es un formulario que el emprendedor tiene que rellenar porque se lo ha pedido el banco para analizar la posibilidad de un crédito. Por desgracia, muchas personas solo lo ven de esa forma. Como un requisito que no entienden muy bien pero que tienen que cumplir porque sí.

Una herramienta que tiene sus límites

El mejor de los planes de empresa tiene algunos límites, pese a todas las ventajas que aporta (como ayudar a los promotores a hacerse las preguntas que realmente cuentan para su negocio). Pero hoy solo voy a citar dos de estas limitaciones.

  • Como todas las previsiones, y por mucho que se haya buscado tener hipótesis muy realistas, nunca puede sustituir a la realidad. Como se suele decir: “el papel lo aguanta todo”, pero la verdadera prueba de fuego se produce en el momento en el que la empresa lanza su producto al mercado.
  • Para algunos negocios, y especialmente las start-ups que atacan nuevos mercados, tener un plan de empresa hecho es un ejercicio muy complicado. Al tratarse de sectores innovadores, cambiantes y de la oferta de nuevos servicios, a menudo no existen datos fiables para hacer estimaciones. El análisis de viabilidad sigue siendo necesario, especialmente para tener claro aspectos como la facturación mínima para llegar al umbral de rentabilidad, pero no tiene la misma relevancia que para sectores consolidados.

Los planes de negocios hechos

Ahora volvamos al asunto que nos interesa hoy. El interés por el emprendedor de buscar un plan de empresa hecho. Y allí hay dos opciones:

  • Buscar planes de empresa redactados para otras empresas del sector (reales o ficticias)
  • Recurrir a webs con plantillas predefinidas (estáticas o adaptables)

Como no se trata exactamente de lo mismo, vamos a analizar esas posibilidades más en detalle.

Planes de negocio ya redactados

No son muy difíciles de encontrar por la red. Entre las páginas especializadas en negocios y emprendedores y los portales de ayuda de las distintas comunidades autónomas hay formatos y ejemplos para aburrir, normalmente diferenciados por sectores.

  • El primer problema de esos documentos es que suelen ser muy teóricos, es decir que son ejemplos ficticios, y no planes de empresa hechos para proyectos reales. Al ser tan generales, carecen del planteamiento diferenciador de un negocio original, aunque puedan tener algunos datos interesantes sobre el sector.
  • Pero incluso cuando son casos reales, nunca van a ser adaptables a tu empresa, precisamente porque no hay dos proyectos iguales. Lo que era importante para aquella peluquería de Lugo no es necesariamente relevante para tu proyecto de peluquería en Málaga. No vas a basar tu estrategia en los mismos parámetros, ni tu experiencia personal es similar a los de la otra persona, ni tu mercado es el mismo.
  • Otro problema importante es que no sabes si el documento que lees es bueno o no. Que haya puesto como ejemplo en una web no significa que este bien redactado, aunque por suerte se puede contar con la reputación de la página para saberlo.

Muchas personas piensan que con hacer algunas adaptaciones basta para corregir aquellas diferencias. Yo no opino lo mismo. Creo que un plan de empresa nace de tu estrategia y de tu modelo de negocio, y que no puedes partir de los datos de otro.

Plantillas de plan de negocio

La otra opción disponible para aquellos que buscan un documento ya preparado son las plantillas que venden algunas páginas web especializadas. Según el sitio se trata de una simple plantilla para descargar y rellenar o de un producto algo más elaborado, que incluye funciones similares a las hojas de cálculo y te saca diversos gráficos.

Aunque estos productos pueden ser de alguna ayuda para las personas que carecen de conocimientos financieros, me parece que tienen grandes limitaciones.

  • En primer lugar son documentos estándares, y aunque estén diferenciados por sectores no dejan de ser iguales para dos empresas con la misma actividad. Pero ya sabemos que no hay dos proyectos iguales…
  • Además, suelen ser productos muy orientados a ratios económicos. Y si las estimaciones comerciales y financieras son importantes para un proyecto, no dejan de ser una consecuencia de la visión estratégica y del modelo de negocio, no son lo más importante. Esas plantillas en general carecen de la personalización suficiente para explicar precisamente lo que diferencia el proyecto de cualquier otro del mismo sector.

Tu plan de negocio debería ser totalmente personalizado

Yo creo que la situación ideal es que cada emprendedor haga su plan de empresa desde cero. Por supuesto, hay algunos elementos comunes en todos los documentos de este tipo, y por eso los documentos ya hechos pueden servir de alguna ayuda. Si lo recuerdas, hace algunos meses te había propuesto una lista de preguntas imprescindibles para preparar tu proyecto empresarial. Si consigues responderlas creo que podrás tener un análisis de viabilidad fiable.

Sino, siempre puedes pedir la ayuda de un profesional. Una de mis actividades es precisamente ayudar a los emprendedores a tener su plan de empresa hecho a medida. Puede que pienses que eso me resta legitimidad para redactar este artículo, pero yo opino precisamente lo contrario. La experiencia me ha demostrado que la personalización es muy importante.

Piensa en la búsqueda de empleo. ¿Crees que dos candidatos que compiten por el mismo puesto tienen el mismo currículum? ¿Crees que valdría con coger la hoja de vida de un compañero y hacer cuatro cambios para que tu CV fuera atractivo?

Si necesitas un trabajo personalizado, solo sigue este enlace.

Artículos relacionados:

¿Qué sueldo ponerte cuando creas tu empresa?
Visita a La Bamba Coworking
Hasta que no hayas lanzado tu proyecto al mercado, tú eres el producto

¿Te ha gustado el artículo? Hazte seguidor del blog en Google+, Facebook o Twitter.

También puedes seguir mi perfil personal en Google+.

RSS Icon Suscríbete a nuestro RSS o Abónate a nuestro boletín icono email

antoine 80
Me llamo Antoine Kerfant y llevo 7 años asesorando a emprendedores.

Descubre ya mismo si tu idea de negocio es buena gracias a mi ebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*